Loeb, un talentoso todo terreno

Mauricio Gallarddo repasa los grandes desafíos que afrontó Sebastien Loeb a lo largo de su extensa trayectoria mientras el francés se prepara para su más reciente incursión, el Rally Dakar.

No caben dudas de que Sebastien Loeb es un virtuoso del volante y cada vez que puede lo ratifica, mientras los fans lo disfrutan. Ahora va por el Dakar.

Es el rey del rally mundial, por lejos, marcó números increíbles en las estadísticas y más allá de que en la historia hubo otros grandes pilotos que cautivaron el corazón del público, Loeb, con su estilo preciso y eficiente, se encaramó a lo más alto de todos los podios en la especialidad de los derrapes.

Más allá de estos logros, entre los que destacan 9 campeonatos mundiales, 78 victorias, 116 podios y 906 triunfos en tramos de carrera, el francés ha demostrado que puede llevar rápido y bien, casi cualquier máquina de competición que tenga en sus manos.

Ya sea en alta competencia o simplemente en eventos por invitación, Sebastien siempre destaca, sin importar si hay mucha o poca potencia, si tuvo o no el tiempo suficiente para prepararse, aunque casi todo lo hace con gran compromiso y profesionalismo y esto lo distingue.

Muchos otros pilotos con menos pergaminos, descansan en los laureles conquistados y allí se apaga esa llama sagrada que alguna vez los impulsó. No es el caso de Seb, que lejos de darse por satisfecho, mantiene intactas sus ganas de competir.

Independientemente del rally, la lista de vehículos o competencias en los que el hombre de Hagenau sorprendió, es inmensa.

En 2005 disputó por primera vez las 24 Horas de LeMans y al año siguiente, Loeb conquistó un fantástico segundo lugar en la mítica prueba de endurance.

En 2012 agitó a los Estados Unidos, una tierra donde no era tan conocido puesto que el rally no tiene allí mucha penetración. Loeb participó por primera vez en los espectaculares X-Games donde especialistas como Ken Block o Tanner Foust fueron aplastados por el francés que los apabulló y se quedó con la medalla de oro.

También en su haber se destaca un magnífica triunfo en el difícil callejero de Pau, al volante de un Porsche 997 GT3 y otras 4 victorias en el Campeonato FIA GT, donde hizo "hablar" en las pistas a un poderoso McLaren.

Con sede en Colorado, Estados Unidos, Pikes Peak con 156 curvas, fue otra de las conquistas del talentoso francés. La prueba de trepada, ahora completamente asfaltada ya no es lo que era, pero esto poco le importó a Loeb quien estableció un nuevo récord en 2013.

Corrió en karts en numerosas ocaciones, ganó tres veces la famosa Carrera de Campeones en forma individual y una vez en equipo, representando a Francia, y hasta se animó, con buenos resultados, a competir en motos de velocidad. Su última actuación en dos ruedas lo situó en un meritorio 13° lugar.

Ahora bien, si algo hizo Loeb para mostrar su versatilidad fue deslumbrar a propios y extraños a bordo de un auto de Fórmula 1. Tras una exhibición con Renault en 2006, en 2008 se subió a un Red Bull. Hizo un pequeño shakedown en Silverstone y luego participó en pruebas colectivas en Barcelona, donde Sebastien completó mas de 80 vueltas y marcó el 8vo mejor tiempo entre 17 monoplazas, a dos segundos del más rápido, que fue Takuma Sato y precedido por Robert Kubica en la tabla de tiempos.

Actualmente compite con Citroën en el Campeonato Mundial de Turismo y no le va mal a pesar de la enorme presión que su trayectoria le impone. Corre de igual a igual con pilotos que se han formado íntegramente en pistas. Loeb demuestra su enorme potencial y aunque le ha costado más de la cuenta la fricción en el pelotón, hasta aquí consiguió una pole position, cinco triunfos y cinco vueltas rápidas.

Pero como nunca es suficiente para este ex gimnasta de la región de Alsacia, ahora dijo sí al Rally Dakar. Todos sabíamos que era cuestión de tiempo para verlo a Sebastien Loeb disputando la prueba mas dura del mundo y se sumó al impresionante Team Peugeot junto a Stephane Peterhansel, Carlos Sainz y Cyril Despres.

Nadie duda de que va a sorprender y mucho menos de que este no será el último desafío para quien pocas veces se muestra efusivo, pero que a la hora de acelerar no se guarda absolutamente nada.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar , WRC , WTCC
Pilotos Sébastien Loeb
Tipo de artículo Artículo especial