Análisis: ¿Lo perdió Williams o lo ganó Hamilton?

Lewis Hamilton ganó un emocionante Gran Premio de Gran Bretaña, pero Williams se veía como una amenaza real. ¿Fallaron en la estrategia ? ¿O la victoria de Hamilton era inevitable?

El podio del Gran Premio de Gran Bretaña  tuvo poco de novedoso, con Lewis Hamilton acompañado de Nico Rosberg y Sebastian Vettel por sexta vez esta temporada. Pero, ¿cómo llegamos allí? No fue nada sencillo.

Aquellos que critican la actual F1  y desean mirar al pasado con espectáculos rosas, deberían de  considerar lo raro que últimamente ha resultado que haya cuatro coches de dos equipos involucrados en la clase de  batalla como la que vimos en Silverstone.

Esta habría sido una gran carrera en cualquier época, y mientras que Hamilton y Mercedes se llevaron el triunfo, Williams hizo trabajar fuerte a  los campeones del mundo. 

El inesperado arranque

Todo pareció arrancar al revés, cuando los dos Williams pasaron a la cima gracias a un efectivo arranque.

Después de la reciente confirmación por parte del Grupo de Estrategia de la F1 de que habrá más del controlador de entrada, era fascinante ver lo mucho que ha perdido en los últimos años el mundo  motor fuera de la línea de arranque.

También hubo quienes recordaron lo sucedido a  Hamilton en Austria y se  preguntaban si existía alguna conexión. Pero no la había.

Paddy Lowe, director ejecutivo de Mercedes, le  dijo a Motorsport.com: "Incluso en Austria no fue un problema de embrague. En realidad, Lewis tuvo el mejor comienzo en Austria, no fue sólo un retraso en el inicio de ella,  sino un problema de agarre".

"Creo que la calibración era correcta, pero los Williams hallaron más agarre en Silverstone. Nuestros chicos se quejaron todo el fin de semana de que el agarre era muy bajo, pero lo que no sé es cómo Williams ha encontrado algo de agarre y nosotros no", agregó Lowe.

Hamilton utiliza cada onza de su experiencia para ponerse por delante de Valtteri Bottas para tomar el segundo puesto, antes de que el coche de seguridad saliera.

En la reanudación, mostró que  hablaba en serio y empezó a presionar a Felipe Massa,  y dejando tras de sí a Bottas. Era cuando ya teníamos una verdadera carrera.

"Parecían tener un montón de agarre allí en el comienzo", dijo Lowe. "Hemos tenido un poco de problemas para conseguir poner nuestros neumáticos a temperatura en las primeras vueltas, tanto después de la salida y después de que el coche de seguridad."

 

Williams y su dilema en la estrategia

Para Williams, tener los dos coches en la parte delantera era novedad, lo que, inevitablemente, le hizo la vida un poco más difícil. Impulsado por el DRS, Bottas sentía que él era más rápido y quería salir, y separarse respecto a  Hamilton y Rosberg.

Pero en sentido contrario, Massa  optaba por una estrategia más conservadora, lo que fue una situación difícil de administrar para Williams.

Rob Smedley, jefe de Williams, dijo: "El verdadero punto clave fue que no queríamos pelear unos contra otros".

"Y ese fue el mensaje que nos dio. Porque si estábamos luchando entre nosotros, entonces no estaríamos tirando para alejar a los Mercedes, así que estábamos seguros de que podríamos tener un ritmo razonable en contra de ellos", agregó Smedley.

Mientras tanto, los volantes de Mercedes sabían que tenían que ser pacientes.

"No fue difícil, ellos saben lo que están haciendo, saben cómo manejar una carrera", dijo Lowe.

"Williams tuvo un fuerte ritmo de carrera, pero es muy difícil adelantar en este circuito, especialmente con un coche que se configura en una forma muy similar en términos de poder y de arrastre. Era muy difícil de superar", remarcó el directivo de Williams.

 Las paradas en pits

Con una estrategia predeterminada, el  calendario de las paradas fue crucial.

Mercedes sintió que Williams estaba forzando la vida de sus neumáticos, así que el plan era que los autos blancos se detuvieran antes de lo deseado, y que tuvieran que correr con los neumáticos duros más de lo deseado.

De hecho, en la vuelta 14, vimos a los Mercedes en los boxes, en una jugada de astucia.

La esposa de Toto Wolff, observando desde el garage de Williams, adivinó lo que estaba sucediendo, y llamó a su marido.

"Recibí un mensaje de texto '¿están ustedes intentando sabotearnos nosotros o qué?'," relató el avergonzado jefe de Mercedes. "Pensamos que si la carrera hubiera seguido en seco, no habría necesidad de otra parada".

"Yo creo que eso es parte de la estrategia. Pero, ¿es realmente necesario, con los actuales sistemas de software que se pueda dejar al azar una decisión así? Probablemente no..."

 Hamilton entró en la vuelta 19 a pits, y dado que los Williams estaban al frente,  no podían responder.

Cuando Massa se detuvo en la siguiente vuelta, no tenía ninguna posibilidad de regresar como líder, incluso sin dejar de arrastrar a 3.8 s la parada, en parte porque los mecánicos tuvieron que retirar los escombros de un alerón

 

¿Williams podía jugar  demasiado fuerte?

 ¿Pudo Williams hacer las cosas mejor? En otras palabras ¿ser agresivo y se deterse antes que Hamilton? La vida de los neumáticos en la segunda tanda fue la cuestión clave.

"No quisimos entrar demasiado temprano porque queríamos asegurarnos de que habíamos acertado en la primera parada", dijo Smedley.

 "Sabíamos que Hamilton era el más rápido, y no queríamo entrar al juego del gato y el ratón y tener que parar temprano", refrendó Smedley.

 Y esa fue la decisión que estaban haciendo. Estamos viendo lo que Mercedes iba a hacer, a sabiendas de que había un coche más rápido.

 Hamilton poco a poco se alejó  de Massa. Abrió la diferencia de 3.3 segundos en la vuelta 22, a  6,3 segundos en la vuelta 33.

 

¿Williams lo perdió solo? 

"Sabemos que no hay magia", dijo Smedley. "Una vez que el Mercedes se pone al lado de usted y tienen un coche más rápido, iba a ser muy difícil tener dos autos delante de ellos".

 "Tenemos un razonable grado de pragmatismo, pero queremos venir aquí y ganar , pero también llevar los dos coches al podio. No ha ocurrido así, por lo tanto por supuesto que estamos todos integrantes decepcionados", aceptó Smedley.

Lo que sí hicieron fue darle a Mercedes algo en qué pensar, como sucedió en Austria el año pasado.

"La gente siempre me dice antes de la carrera: este va a ser fácil", dijo Lowe. "Yo siempre digo que nunca es fácil, nunca se sabe qué esperar en la F1, y creo que hoy fue un gran ejemplo de eso".

Y así fue, por lo menos antes de las paradas de pits, en Gran Bretaña.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Gran Bretaña
Pista Silverstone
Pilotos Lewis Hamilton
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Análisis