Análisis: ¿Vientos de cambio al tope de la F1?

Nico Rosberg alcanzó su triunfo más sólido en lo que va de la temporada 2015 de la Fórmula 1 en el Gran Premio de Austria, según analiza Gustavo Roche.

Nico Rosberg alcanzó su tercera victoria de la temporada en Austria y sin mucha oposición, manteniéndose a 10 puntos del liderato en manos de su compañero Lewis Hamilton.

El piloto alemán, registró su más sólido triunfo en lo que va de temporada.  En España no cometió errores, y una vez por delante de su compañero quien perdió posiciones nada más empezada la prueba, y en tal circuito, donde los adelantamientos son muy difíciles, pues la victoria era de Rosberg para botarla, cosa que no hizo, así que Hamilton lo escoltó a casa.

En Mónaco sabemos que un segundo lugar era lo más que Rosberg podía aspirar, hasta que Mercedes cometió el imperdonable error de llamar a pits a Hamilton mientras lideraba –más por ritmo que tiempo en ese momento- en las postrimerías de la carrera. El disgustado británico se reincorporó no detrás de Rosberg sino de Vettel, quien ahora marchaba segundo, y nada más se pudo hacer.  Uy!...que disgusto el del inglés, con razón claro está.

 No obstante, en Spielberg todo fue diferente. 

A grosso modo y en lo personal considero a Hamilton ligeramente más rápido que Rosberg (diferente a por ejemplo Vettel y Webber hace unos años), rara vez son más de 15 segundos entre uno y otro, pero este fin de semana, al Alemán se le vio más cómodo y con mejor ritmo de carrera.

Diametralmente opuesto a lo visto en Canadá donde Hamilton parecía jugar con su acelerador y frenos para mantener a raya a un impotente Rosberg,  además poco apoyado para ir al ataque por su equipo.  Parece mentira, en su mejor momento, cuando reducía la brecha en tiempo y casi dentro de la zona de DRS, su equipo le recuerda que si “los frenos” que si “el combustible”, así cualquiera de desencanta de la Fórmula 1.

Bueno, pero ese no es el punto. Rosberg logró una merecida victoria en Austria al doblegar a su compañero nada más al llegar a la primera curva. Hamilton intentó recuperarla en curvas consecutivas sin suerte, después apareció el ‘safety car’ y partir de ahí se despegaron ambos, con Rosberg marcando el paso, repito con comodidad, pero algo de tensión también.

Nada más basta recordar los pasos por pits de ambos para entender lo que se estaban jugando estos dos. Rosberg, en su apuro por hacer el proceso de cambio lo más rápido posible casi se pasa de los 80Kph de velocidad, clavó los frenos por varios metros, dejando las ruedas ‘cuadradas’ en el proceso, casi un milagro lo salvó de una penalidad.

Similarmente, y desperado por ganar tiempo –y quizás algo de descuido también- Hamilton se salió de la línea de reingreso entre la pista y salida de pits, algo que le costó 5 segundos de penalización. 

La falta de Hamilton quizás no hubiese hecho mella, pues el ritmo del Alemán estaba allí.  De alguna forma nos recuerda el para muchos mejor triunfo de Rosberg en 2014 en Brasil donde no tuvo par en la carrera.  No obstante, tal esfuerzo apareció tarde pues Hamilton había triunfado en la cinco carreras anteriores, y moralmente el campeonato era para el inglés, si bien hubo que esperar hasta Abu Dhabi para decidirlo en esa locura que fue la repartición doble de puntos en la última carrera del año. 

Son apenas 10 los puntos que separan a Rosberg del líder Hamilton, pero quizás con tres victorias en cuatro pruebas, los vientos de cambios llegan. Con ventajas tan pequeñas muchas cosas pueden pasar, cierto, Hamilton se debe sentir imbatible, pero Rosberg también debe estar recuperando esa confianza en extremo necesaria para triunfar en estas lides. 

Curiosamente, en 2014 llevaban la misma repartición de victorias por bando, 4-3 a estas alturas, pero el Inglés contaba con dos retiros. Así, Rosberg lideraba la tabla, que luego cedió cuando su compañero empezó a hilvanar su seguidilla, algo que el alemán tiene que evitar, pues de esa no se recuperaría.

Los fans, hasta los de Hamilton, piden más emoción en la parte alta de la tabla, así que el llamado es a Nico, si el de las cinco lenguas, afable y elocuente, de tres nacionalidades y una vida similar a la Gwyneth Paltrow (bueno no tanto) a que siga con ese ritmo para que la pelea por el cetro sea eso, una pelea, y no una amenaza. 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Lewis Hamilton , Nico Rosberg
Equipos Mercedes , Scuderia Ferrari
Tipo de artículo Comentario