¡Así no se gana Nico!

Quizás un cambio de estrategia, y algo de suerte le hubiese dado la victoria a Rosberg por encima de Hamilton en Spa-Francorchamps.

No es descabellado pensar, que a estas alturas, Lewis Hamilton es definitivamente más rápido que Nico Rosberg. En las 11 carreras que van hasta ahora, el alemán ha triunfado en tres, pero lo cierto es que, quizás sólo en Austria demostró mejor ritmo que el de su compañero.

Cuando un piloto se encuentra en una situación desventaja, con ello empieza su proceso de internacionalización de esa realidad,  lo cual puede tardar en llegar y absorberse como para tomar acción.  

Queda de parte de otros contribuir a mermar ese sentimiento, a través de decisiones que arrojen resultados positivos que interrumpan ese desánimo de sentirse, como no, inferior en eso que llaman velocidad.

El domingo pasado fue una oportunidad clara, que en mi opinión personal, perdió Rosberg y su gente en el pit wall, de la cual ya tengo mis dudas como manejan las carreras, y si lo hacen con total imparcialidad.

Si la misma cabeza, toma las decisiones de competencia para ambos pilotos, y en carrera, pues estamos mal.

Quedó evidente  durante toda la carrera de Bélgica que Hamilton era más veloz que Rosberg, así que este para ganar no le quedaría más que optar por la estrategia para cambiar ese ‘status quo’ en pista, donde, como siempre, marchaba en la estela controlada por su compañero.

A ver,  en el último cuarto de carrera, llaman a Hamilton primero para cambiar neumáticos, y apenas una vuelta después a su compañero. Dándole la oportunidad para una decisión. La pregunta es:

¿Por qué no dejarlo en pista –en primer puesto- a ver si aguanta hasta el final?

Considero que la probabilidad de triunfo para Rosberg era mucho más posible si permanecía en pista. Claro, estaba el precedente de que un neumático le estalló el viernes (y después pasaría con Vettel), pero es muy simple: el que no arriesga, no gana.

Las cosas que pudieron haber pasado de haberse quedado en la pista mientras Hamilton SI cambiaba neumáticos:

  1. Llegaba primero, pues Hamilton no le alcanzaba o lo podía adelantar.

  2. Hamilton lo adelanta, y bueno, termina segundo, que era su posición de antes.

  3. Los neumáticos ceden, uno revienta y se la acaba la carrera.

No hay mucho que buscar aquí, se están disputando el campeonato, y hay que ganar. Cierto, muchos han ganados títulos basados en la mera estrategia, pero nunca siendo duplicados en victorias.  

El peor resultado hubiese sido no puntear, pero al cabo vemos que se sigue alejando.  En Hungría, de haber calzado gomas suaves, era más que probable un adelanto a Vettel y contener a un Ricciardo, quien marchaba con suaves.

Demasiado conservadora Mercedes en sus análisis y decisiones.  El reloj no se puede retroceder, pero ¡imagínese como estaría la lucha por el campeonato con Rosberg triunfando en dos ocasiones seguidas!

Así, actuando pasivamente, no se ganan campeonatos.

 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bélgica
Pista Spa-Francorchamps
Pilotos Lewis Hamilton , Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas mercedes, nico rosberg