Baréin volverá a vivir protestas durante la F1

Se espera que las manifestaciones tengan como motivo la detención de un activista de los derechos humanos a raíz de unos tuits en los que denunciaba el apoyo del gobierno local a Yemen en la represión de rebeldes chiis

En lo que va la década, el Gran Premio de Baréin se disputa en un clima  de ‘calma tensa’.

Los reflectores internacionales que atrae la carrera es el momento idóneo para la mayoría chii para manifestar sus protestas frente a la minoría suní, gobernante en el país, comenzado por la dinastía Al-Khalifa. Protestas que el gobierno intenta estén alejadas del circuito y su entorno.

Dichas  protestas  fueron sangrientas en el pasado por la represión sufrida por los contestatarios y que obligaron a suspender el Gran Premio en 2011.

Incluso, en 2012 se detuvo a unas mujeres que intentaban ingresar explosivos en el recinto del Gran Premio.

Este año se espera que las protestas sean mayores debido a la prolongación de la detención de Nabil Rajab, activista chii de los derechos humanos a raíz de unos tuits en los que denunciaba el apoyo de Bahrein al gobierno del Yemen frente a los rebeldes chiis.

La detención tuvo lugar el 2 de abril, bajo los cargos de propagación de noticias falsas. El eje de la oposición chií, Cheik Ali Salmane, está siendo juzgado por ‘complot contra el régimen’.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bahrein
Pista Bahrain International Circuit
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas bahrein, formula1