Menos motores, más peso y nuevas sanciones en 2015

La temporada de Fórmula 1 de 2015, que comienza este fin de semana en Melbourne estrenará una serie de novedades reglamentarias

Entre las novedades  que destacan la reducción de cara al nuevo campeonato es el número de motores disponibles, el aumento del peso mínimo de los monoplazas y la inclusión de nuevas sanciones.

Los cambios reglamentarios de la nueva temporada afectan principalmente a los motores, ahora llamados 'unidades de potencia'.

Los equipos cuyos coches están equipados con motores Ferrari y Renault, que no atinaron el año pasado con los nuevos propulsores híbridos con turbo de 1,6 litros, presionaron para tratar de mejorarlos y acercarse a los bólidos de Mercedes, que dominaron con autoridad la campaña pasada.

Un vació en la reglamentación hizo que la FIA autorizase saltarse la normativa vigente de congelación del desarrollo de los motores para permitir la introducción de una serie de cambios que les permita acercarse al poderoso constructor alemán.

Los nuevos motores tenían que ser homologados antes del 28 de febrero pasado, fecha a partir de la cual ya no podrían experimentar mejoras hasta el final de la campaña. Sin embargo, la nueva normativa ya no marca una fecha límite de homologación. Así, Ferrari y Renault, por ejemplo, tienen más tiempo para hacer cambios más allá de ese 28 de febrero.

Si en 2014 cada piloto podía utilizar cinco motores por temporada, en 2015 sólo podrán ser cuatro.

En el caso de que un piloto cambie completamente un motor, esta acción no acarreará una penalización automática. Las penalizaciones pasan a ser acumulativas en función de los componentes que se sustituyan de la unidad de potencia.

Otra novedad reglamentaria afecta al peso mínimo de los monoplazas, que ha aumentado de 701 a 702 kilos con el depósito de combustible vacío.

Asimismo, en 2015 quedan prohibidos los sistemas de interconexión entre las suspensiones delantera y trasera. Éstas tienen que estar diseñadas de tal forma que cualquier cambio en su rendimiento tiene que ser el resultado directo de la carga que se aplique directamente sobre ellas. Dicho ingenio se usaba para mantener una altura constante del coche en curvas y frenadas y así mejorar la estabilidad del monoplaza.

Como consecuencia del grave accidente sufrido por el francés Jules Bianchi en el Gran Premio de Japón de 2015, se ha aumentado la altura de los paneles que rodean la célula de supervivencia del habitáculo de los coches, que deben estar a la altura de la cabeza del piloto.

Si tras la señal de 15 segundos permanecen en la parrilla mecánicos o parte de su equipamiento, el piloto afectado tendrá que salir desde la calle de garajes y deberá cumplir un 'stop and go' de diez segundos.

Asimismo se ha clarificado el sistema que se seguirá en las sesiones de clasificación. Así, si la parrilla está formada por 24 coches, siete de ellos quedarán eliminados en las dos primeras rondas (Q1 y Q2). Si los monoplazas son 22, serán seis los bólidos excluidos en cada una de las dos primeras tandas.

En 2015, si un piloto es castigado con la pérdida de posiciones en una parrilla de salida y termina la sesión de clasificación en una posición que impide la aplicación completa del castigo, el resto de la sanción no se aplicará en la parrilla de la siguiente prueba, sino en forma de tiempo sobre el acumulado en la carrera de ese mismo gran premio.

En la nueva temporada los morros de los coches de 2015 deberá ser más bajos que en 2014 y queda anulada la doble puntuación de la última carrera, como sucedió en 2014 en el pasado Gran Premio de Abu Dabi.

También como consecuencia del accidente de Bianchi, y para evitar que por su larga duración una carrera pueda acabar con poca luz, el comienzo de cinco de las carreras de 2015 se ha adelantado una hora, de manera que no se produzca a menos de cuatro horas de la caída del sol. Estas pruebas son las de Australia, Malasia, China, Japón y Rusia.

El accidente de Bianchi también ha forzado la introducción del llamado 'coche de seguridad virtual' (VSC), lo que obligará a los pilotos a reducir la velocidad. Una señal aparecerá en la pantalla del volante de cada piloto.

El VSC se aplicará en situaciones de potencial peligro para pilotos y oficiales y en las que no puede salir a la pista el coche de seguridad. La primera señal para su aplicación será cuando ondeen dobles banderas amarillas.

En cuanto a los casos en los que intervenga el coche de seguridad, una vez que el último coche con vuelta perdida pase al líder de la carrera, el 'safety car' regresará a la calle de garajes al final de la siguiente vuelta y el director de carrera ya no tendrá que esperar a que todos los doblados lleguen al final del pelotón por detrás del coche de seguridad.

Asimismo, en 2015 el diseño de los cascos de los pilotos tendrá que ser el mismo durante toda la temporada para que los espectadores no tengan dificultades a la hora de identificarlos.

Esta norma entrará en vigor esta misma temporada casos como el del alemán Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo y que durante su carrera ha cambiado hasta sesenta veces el diseño del casco. El objetivo es que cada piloto sea identificado por un solo tipo de casco fácilmente cuando está al volante, como sucedía antiguamente.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Australia
Pista Albert Park Circuit
Pilotos Jenson Button , Fernando Alonso , Lewis Hamilton , Nico Rosberg , Sebastian Vettel , Jules Bianchi
Tipo de artículo Vista previa
Etiquetas ferrari, mclaren, mercedes