Que drama el de Red Bull

La poderosa escudería austriaca, con sede en Milton Keynes, parece encontrarse entre la espada y la pared en relación a su futuro en la F1, y en parte por propia responsabilidad. No es cuento nuevo este que nos ha estado llegado por parte de toda...

No es cuento nuevo este que nos ha estado llegado por parte de toda la plana mayor de Red Bull Racing, y desde hace tiempo ya.

Cada día aparecen nuevos temas; que el motor Renault no sirve, que las limitaciones de desarrollo de la F1, que Mercedes no da tregua y son unos malucos, que Ferrari está haciendo “juegos” de palabras, en fin…todo un drama pues.

Digamos que hay algo de cierto en todo esto, pero vamos por partes, y a tratar de poner en perspectiva lo que Chris Horner (Principal), Helmut Marko (Asociado Especial) y el mismo jefesote de TODO Red Bull, Dietrich Mateschitz andan transmitiendo desde hace un tiempo, y que en las últimas semanas y con cada día parece ser una situación peligrosa para la escudería, además con consecuencias para la Fórmula 1.

Cierto, Renault no ha podido desarrollar en dos años ya un motor (híbrido como es hoy en día) realmente competitivo. No obstante, circunstancial o no, Ricciardo se llevó tres victorias en 2014. Esta temporada ha sido aún más difícil pues ha estado llena de problemas de fiabilidad e inconsistencia.

Me pregunto, quien paga la cuenta con cada cambio de motor extra o fuera de su estipulado tiempo de servicio, Red Bull, o Renault el fabricante.

En mi cuenta van más de 28 entre Toro Rosso y Red Bull, técnicamente son 16 máximos por año, y esto sin considerar penalizaciones en el grid. Ah…faltan cinco carreras, lo que implica que esa cuenta va a subir.

Por supuesto, a esa errática fiabilidad le añadimos el asunto de la falta de potencia y el tiempo en traer mejoras y nuevos desarrollos, generando entonces desconfianza, y con ello la repartición de responsabilidades entre uno y otro, quedando no otra opción que el divorcio.

Así es, ya que Renault y Red Bull extra-oficialmente anunciaron su separación, un año antes de lo que estipula su contrato (2016). Dejando con esto a los dos equipos del Sr Mateschitz sin unidad propulsora. Que problemón este.

El asunto se agrava con la eventual compra y vuelta a la F1 como constructor de Renault al adquirir Lotus, lo que pondría a Red Bull, de seguir con esos motores Renault (si se reconcilian), en un segundo plano, similar un poco a lo que viven Williams y Force India con Mercedes.

Con toda razón, Red Bull advierte que no aceptaría ningún motor de Ferrari o Mercedes sin una paridad real en performance. Es decir, tendría que ser exacto en desempeño al que usaría el equipo ‘works’. Si no, para que competir si de entrada no tendrías opciones reales.

Sin duda, Mercedes razona que un Red Bull con toda la capacidad que tiene esa escudería de crear máquinas con la mejor eficiencia aerodinámica, impulsadas por sus motores podría ser, no sé, imbatibles? al menos serios aspirantes? Pues es lógico y entendible.

Ferrari aparenta ser más ‘pro-competencia’ y estaría dispuesto a entregar motores de primera, sólo que ahora les entraron la dudas, pues como no, a cualquiera.

Considero que Red Bull tardó mucho en aceptar -y con discreción- la falta de desempeño de su propio chasis, el cual tenía ciertos problemas que por supuesto, se combinaron con los de la unidad de potencia. Incluso el lenguaje de reclamo fue en ocasiones inadecuado.

El RB11 ha estado muy lejos de lo que ha sido en temporadas recientes. En ocasiones hemos visto a los mismo jóvenes de Toro Rosso con mejor desempeño. La inconsistencia del chasis ha sido evidente con resultados diametralmente opuestos en carreras consecutivas. Pero cierto, ha habido una mejora reciente.

Ah…no nos olvidemos que, Adrian Newey, probablemente el mejor diseñador de todos los tiempos, ya no anda dedicado a tiempo completo a la F1; y se siente.

Toda esa tierra tirada sobre Renault no hizo sino incrementar esa animosidad, y no olvidemos que la casa Francesa fue dueña hasta hace unos años de la misma Lotus, así que ya había cierta afinidad, por lo que pasar por tanta lata, después de tanto logro, pues no es justo. Mejor 'monto lo mío' sería el razonamiento.

A todo este lío, le sumamos ahora el nuevo por parte de Volkswagen, cuyos rumores de una unión o adquisición de Red Bull a través de su marca Audi venían sonando, pero que ahora seguro se engavetarán mientras sale de su mega lío (otra vez esa palabra!) del engaño de las emisiones.

Pues así es, “entre la espada y la pared” se encuentra Red Bull. Cada día la amenaza es más real de que están dispuestos a marcharse de la F1 con todo y sus empleados, instalaciones, etc y dedicarse a otra cosa si no se cumplen sus peticiones.

En teoría hay contrato con F1 hasta el 2020, pero ya hemos visto la flexibilidad de estos documentos.

Sería, en lo personal, una pérdida fuerte para la categoría.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Red Bull Racing
Tipo de artículo Análisis