Un "as" bajo la llanta

Nuestra columnista Giselle Zarur reflexiona sobre la importancia de la mente para un corredor de Fórmula 1 y cómo Lewis Hamilton ha logrado vencer a Nico Rosberg en ese aspecto para superarlo en el campeonato del mundo.

En el camino de vuelta a casa después del Gran Premio de Rusia, dediqué mis horas en los aviones a leer a Toni Nadal, el entrenador del exitoso tenista español, Rafael Nadal. En su libro titulado "Todo se puede entrenar" el tío Toni relata su experiencia formando al ganador de 14 Grand Slam.

Pensarán que me he equivocado de deporte, que envié la columna equivocada, pero no. 

¿Qué tiene que ver el deporte blanco con el automovilismo?

De bote pronto, no mucho, pero si nos empeñamos a compararlos encontraremos que ambos son deportes en donde se ganan títulos individuales, aunque haya un gran equipo de trabajo que los lleva a obtener esos resultados, que tienen que viajar por todo el mundo para participar en cada competencia y que por ende tienen que conseguir mucho dinero, llámese patrocinadores, para poder lograrlo.

A través de sus palabras, Toni Nadal expone su forma de pensar, de ver la vida y el cómo fue forjando a su sobrino en el camino al éxito. Una lectura muy sencilla pero que en distintos capítulos me llevó a relacionarla con la Fórmula Uno. Habla de la importancia de tener una ilusión, de tener un sueño pero trabajar y llegar a él basando el día a día en esfuerzo, constancia, superación, responsabilidad y corrección. Asegura que con eso, todo se logra.

Tras varios años de dedicación, la escudería Mercedes se hizo de su segundo título de constructores el pasado fin de semana, el campeonato de pilotos está a una o máximo dos carreras por definirse y es justo en este tema donde las palabras de Toni Nadal me trasladaron de una cancha de tenis a las pistas de la Formula Uno.

Lewis Hamilton y Nico Rosberg han peleado a lo largo del año por ese título, mismo auto, mismas posibilidades, pero conforme pasaron las carreras el británico no sólo sumó más victorias y puntos que el teutón, si no que iba creciendo su confianza en sí mismo y en su manejo, su mentalidad siempre ha sido ganar, ser el mejor, aguantar y resistir en cada batalla.

Toni Nadal confiesa que hay partidos que Rafa perdió desde antes de entrar a la cancha, así como muchos otros en que fue el trabajo mental el que le dio la fuerza para seguir adelante. El poder de la mente ha sido el arma mas fuerte del tenista español, al igual que la de Hamilton, su as bajo la manga o bajo la llanta, este año y el pasado, y Rosberg no ha podido con eso.

Lewis ha venido trabajando en ese aspecto, sigue corriendo con la misma ambición de cuando debutó, pero con mayor temple al de años pasados, sigue siendo aguerrido y agresivo en su manejo, pero lo disfruta y es mas consciente que antes.  No perdona el error, si hay algo mal, lo corrige en la siguiente vuelta, lleva el auto al límite, busca siempre la perfección.

Hamilton ha destrozado a Rosberg en poles, en victorias, pero sobre todo mentalmente hablando, mientras Nico se empeñaba en mejorar en calificación, para tratar de sacar ventaja, Lewis ya pensaba en la victoria, cuando el alemán buscaba como quitarse de encima al "coche rojo", porque así llama a las Ferrari, el británico solo se dedicaba en hacer una buena largada y ganar la carrera.

Lewis es tan exigente consigo, que incluso en las entrevistas se nota su molestia cuando las cosas no le han salido bien, da respuestas cortas, casi monosílabas y al día siguiente todo lo contrario, respuestas largas, ¡claro! ha ganado la pole, ventaja extra para el campeón, pero no sólo en pista, sino también a nivel mental.

Ambos están en igualdad de circunstancias, con el mejor monoplaza, el mejor motor de la actualidad, pero solo uno ha logrado explotar su potencial. Y no se trata de opacar a Nico, que también ha hecho un gran trabajo, los dos son excelentes pilotos y nos han demostrado que pueden pelear en la pista, pero al rubio, al natural ¡eh!, ya no se le ve pelear como antes, aunque diga que continua en la lucha por el campeonato, ha bajado los brazos desde hace varias carreras. En el deporte la mente es la vencedora.

El tercer título del hombre rebelde de la F1, del viajero, del socialité, esta por llegar. Tal vez a Rafa Nadal no lo vemos en tantos eventos como a Lewis Hamilton, pero al leer el libro encontré en ambos esas características de las que habla Toni, las que marcan la diferencia entre un deportista y un campeón.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Lewis Hamilton , Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Artículo especial