La pasión nunca se extingue

Mauricio Gallardo reflexiona sobre la llegada de Jacques Villeneuve a la Fórmula E a 18 años de haber alcanzado el campeonato mundial de la Fórmula 1.

Un piloto nunca puede dejar de competir. La sangre y la adrenalina llaman a mantenerse en las carreras, tal como le sucede al campeón del mundo Jacques Villeneuve, quien está por empezar una nueva etapa en la Fórmula E.

Villeneuve es un claro ejemplo de ello y va por un nuevo desafío, 18 años después de su conquista en la Fórmula 1. Ahora apuesta por los autos eléctricos.

Sin dudas dejar de hacer lo que a uno le apasiona, por determinadas circunstancias, puede ser frustrante y es por ello que vemos todo el tiempo, en el caso de los deportistas por ejemplo, lo difícil que les resulta pasar a otro plano y más si lograron realizar sus actividades al más alto nivel.

Esto indica además que con el paso del tiempo se dejan en el camino muchas cosas, aunque la pasión nunca se extingue.

En ese contexto y entrando ya en el mundo del motorsport, ejemplos hay muchos, con motociclistas que pasan a competir en autos prolongando su retiro definitivo, o pilotos de rally que encontraron en el cross country una vía para retornar.

Por estos días destaca un caso muy especial, con Jacques Villeneuve como protagonista, al confirmar su incorporación a la Fórmula E.

Para los nuevos fans de la Formula 1 quizás no les genere nada escuchar su apellido, pero para los nostálgicos, siempre es alguien que termina por llamar la atención.

Quienes vivieron su momento de esplendor no pueden negar que el canadiense aportó cierta brisa de aire fresco, primero por el porte de un apellido que de la mano de su padre, Gilles, enamoró a los defensores a ultranza de la Fórmula 1 en estado puro y luego porque el propio Jacques se encargó de demostrar que tenía condiciones.

Lo hizo primero en Indy y luego cuando irrumpió con su desfachatez y enorme velocidad en el siempre parco universo de la F1.

Casi gana en su estreno y luchó de igual a igual por el título con Damon Hill, su compañero en Williams, hasta que Frank puso orden y el simpático Villeneuve tuvo que esperar hasta 1997 para celebrar su conquista del Campeonato del Mundo, en una polémica definición con autazo incluido de parte de Michael Schumacher en Jerez de la Frontera.

Después de haber alcanzado la cima, la estrella de Jacques comenzó a perder brillo. Se dedicó a otros pasatiempos, como cantar, y en lo deportivo fue seducido por Craig Pollock, su antiguo manager y fundador del equipo BAR, el cual fue un fiasco total y terminó de sentenciar la campaña de Villeneuve, quien fue perdiendo motivación.

Tras pasar sin pena ni gloria por varios equipos, se retiró de la Fórmula 1 en 2006, dejando atrás casi 10 temporadas en las que disputó 163 grandes premios, con 13 poles position, 9 vueltas rápidas, 23 podios, 11 triunfos, un subcampeonato y un campeonato del mundo, nada mal para un piloto formado en el automovilismo americano.

A pesar de su declive en la F1, en esos tiempos pudo mostrar destellos de su talento en endurance, ganando los 1000 km de Spa-Francorchamps y logrando el 2do lugar en las míticas 24 horas de Le Mans.

Más adelante se lo vio compitiendo en NASCAR, también en categorías de Turismo en Argentina y Brasil y finalmente tuvo algún intento sin demasiado éxito en el Rally Cross.

Ahora, a 18 años de su título mundial en Fórmula 1 y con 44 años de edad, Jacques se plantea un nuevo objetivo de tiempo completo, con mucho por descubrir en la Fórmula E.

Para el marketing de la categoría ecológica nada mejor, ya que tendrá una grilla de ensueño en cuanto a apellidos ilustres, con Senna (Bruno), Piquet (Nelsinho), Prost (Nico) y ahora Villeneuve.

El gran desafío para el canadiense es lograr entender ésta nueva propuesta del automovilismo, donde la premisa es administrar la energía antes que correr a fondo. Si lo consigue y sus resultados aparecen rápidamente, no cabe dudas de que será uno de los favoritos en cada ePrix, pero más allá de eso, no podemos dejar de reconocer que este canadiense personifica más que nunca aquello de que la pasión nunca se extingue.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Formula E , F1
Pilotos Jacques Villeneuve
Tipo de artículo Análisis