Fórmula 1
26 sept.
-
29 sept.
Evento finalizado
10 oct.
-
13 oct.
Evento finalizado
24 oct.
-
27 oct.
Evento finalizado
01 nov.
-
03 nov.
Evento finalizado
14 nov.
-
17 nov.
Evento finalizado

El día que la F1 perdió al gran Ronnie Peterson

compartidos
comentarios
El día que la F1 perdió al gran Ronnie Peterson
Por:
10 sept. 2019 21:56

Recordamos el accidente de Ronnie Peterson en el GP de Italia de 1978, con un desafortunado desenlace el día después de la carrera.

El 10 de septiembre de 1978, momentos después del inicio del Gran Premio de Italia en Monza, uno de los mejores pilotos de Fórmula 1 de su época, el sueco Ronnie Peterson, resultó gravemente herido al volante de su Lotus.

Ronnie Peterson, un hombre tranquilo y discreto en la vida cotidiana, se transformó en un formidable funambulista al volante. El gran piloto solo conocía una manera de conducir: ¡pie derecho a tabla y su coche cruzado! De hecho podría haber triunfado en rallies, pero prefería los circuitos.

Al igual que Gilles Villeneuve, Peterson pudo destacar al volante de coches no muy destacados. Y además, Peterson no era un genio a la hora de poner a punto un monoplaza.

Se habló de que después de una sesión de test con el equipo Lotus, Peterson se desabrochó el arnés y le dijo a Colin Chapman:  "Ya está, la configuración es realmente buena" . Sin embargo, Chapman se enfureció cuando vio fotos que se habían tomado en la parte trasera del circuito y en las que se veía a Ronnie con el Lotus en dirección completamente contraria.

El camino a la Fórmula 1

Después de triunfar en karting, en el campeonato europeo de Fórmula 3 y la F2, Peterson dio el salto a la F1 en 1970 con un March del pequeño equipo privado Antique Automobiles Racing Team. Luego, en 1971, se convirtió en el compañero de equipo de Niki Lauda en el equipo oficial STP March, y logró ser subcampeón del mundo en su segundo curso en la máxima categoría gracias a sus primeros podios.

Entre 1973 y 1976 fue piloto de Lotus, y acabó tercero en el campeonato de 1973. Volvió a March para 1976, y luego pilotó el famoso Tyrrell-Ford de seis ruedas en 1977. Logró 8 victorias en esos años.

También lee:

La vuelta a Lotus

Volvió a Lotus en 1978 como segundo piloto, con Mario Andretti como compañero. Su contrato estipulaba que si el americano abandonaba o tenía problemas, entonces tenía "derecho" a luchar por la victoria. Y consiguió ganar el Gran Premio de Sudáfrica y Austria de ese año.

Pero en los entrenamientos del Gran Premio de Italia, su bonito Lotus 79 negro sufrió un accidente. El chasis quedó dañado y no podía ser reparado. Peterson se lastima las piernas. Chapman, en medio de las duras negociaciones con él para la siguiente temporada, no le permitió utilizar el Lotus 79 reserva de Andretti y le ordenó ponerse al volante de un 'viejo' Lotus 78...

Y en la salida, al poco de arrancar la carrera, llegó el desastre total. La mitad de la parrilla aún no se había detenido en la parrilla, cuando se dio inicio a la prueba. Peterson se vio atrapado en el tráfico y la pista, muy ancha en la recta principal, se estrechaba camino a la primera curva. Mientras los coches zigzageaban entre sus rivales intentando pasar por delante, uno de ellos, el McLaren de James Hunt, tocó al Lotus...

También lee:

Varios pilotos al rescate inútil

Más de una docena de coches giraron en todas las direcciones y el Lotus golpeó violentamente las protecciones, incendiándose.

Hunt, Patrick Depailler y Clay Regazzoni intentaron sacar a Peterson de los escombros en llamas. Peterson, con las piernas destrozadas, quedó tumbado, y el peor parado parecía Vittorio Brambilla, que había sido golpeado por un neumático suelto. El italiano entró en coma y tardó un año en recuperarse, aunque pudo volver a ser piloto.

Peterson fue llevado al hospital. Las radiografías revelaron ocho fracturas en su pierna derecha, cuatro en su pie derecho, una en su pierna izquierda, y quemaduras en su mano izquierda y antebrazo.

Los médicos le operaron sin demora, pero otros cirujanos se oponían. Todo parecía ir bien y Peterson pasó a la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Sin embargo, su condición empeoró repentinamente durante la noche: Peterson sufrió una embolia grasienta. Los depósitos de grasa se filtraron en sus vasos sanguíneos y acabaron obstruyendo sus pulmones. Murió justo antes de las 10 de la mañana del 11 de septiembre.

Peterson había aceptado la oferta de McLaren para la temporada 1979. La F1 desafortunadamente había perdido a uno de sus mejores pilotos.

Artículo siguiente
'El GP de Italia en 4 apuntes', por Luis Manuel "Chacho" López

Artículo previo

'El GP de Italia en 4 apuntes', por Luis Manuel "Chacho" López

Artículo siguiente

Imola y Mugello evalúan las ofertas para carrera de F1

Imola y Mugello evalúan las ofertas para carrera de F1
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor René Fagnan