Exclusiva de Jean Todt: La seguridad es un derecho, no un privilegio

En entrevista exclusiva, el presidente de la FIA, Jean Todt, habló de la importancia de prevenir los accidentes en las calles y sus consecuencias.

 

Es un error común pensar que el presidente de la FIA, Jean Todt, sea un hombre con una sola misión. El francés se ha hecho un nombre como defensor de los usuarios de las carreteras, tanto aquellos que van en vehículos, como de los peatones. Pero sus intereses son muchos y variados. 

"Mi vida se divide entre diferentes intereses", dijo el ex jefe de Ferrari durante una comida en el motorhome de la FIA en Barcelona. "Quizás la seguridad vial sea el más visible". 

"Estoy interesado en muchas de cosas: el desarrollo de la Fórmula 1, crear un nuevo campeonato como la Fórmula E, nuevas tecnologías, el medio ambiente... Hay muchas áreas que son me interesan". 

Como presidente de una FIA que ha estado definida durante varias décadas de esfuerzos concentrados para mejorar los estándares de seguridad en todo el mundo del automovilismo de competición, no sorprende que Todt haya expandido su compromiso con la seguridad a las carreteras. 

Mientras que el deporte es un brazo de la Federación, la movilidad tiene su propia importancia y afecta a mucha más gente. 

"La seguridad ha sido importaste en la competición durante décadas y en la movilidad es importante para los usuarios de las carreteras. Como sabes, estoy involucrado en el instituto médico ICM [Institut du Cerveau et de la Moelle épinière]".

Los accidentes de carretera "no son algo normal"

El ex jefe de Ferrari ha dejado el control del instituto a los expertos, aunque fue pionero en su creación. Sus esfuerzos tienen más, reconoce, sirven mejor en otras áreas en las que es un experto y una autoridad.

"Lo que es muy importante para mí es que la gente se dé cuenta de que los accidentes en carretera no son algo normal", dice. "Es una pandemia. Debe ser interpretado como tal. Necesitamos líderes mundiales concentrados en ello. Hablamos de derechos humanos, de refugiados, del Ébola, del Zika". 

"No quiero hacer comparaciones. Cada persona que muere en el mundo es algo serio. Pero hay una guerra en las carreteas y 1,3 millones de personas mueren. Tenemos la prescripción para arreglarlo. Sabemos qué tenemos que hacer". 

"Eso es por lo que siento que, como enviado especial de la ONU y presidente de la FIA –la asociación de usuarios de carreteras más grande del mundo–, necesitamos tomar las riendas". 

"La prescripción tiene que ver con la educación, una ley –lo cual es esencial– que refuerce la infraestructura vial y a los vehículos en sí mismos", continúa. "En un país como Francia, la edad media de los vehículos que circulan es de nueve años". 

"Puedes creer que son dos o tres, pero realmente son nueve. ¿Puedes imaginártelo en países en desarrollo? La edad media allí ronda los 15-30 años". 

"Otro elemento es la atención post accidente. Después de un accidente con consecuencias, el tiempo entre el rescate y el tratamiento debe ser rápido, como lo es en competición". 

"Desde el momento del accidente al momento de llegar al hospital, cada segundo es vital. ¿Cuánto tiempo lleva? Eso es otro parámetro muy importante". 

"El progreso debe ser mayor, pero está empezando ahora. Cada viaje comienza con un pequeño paso". 

Presión a los gobiernos para que realicen cambios

Parte de ese paso involucra la presión a los gobiernos para convencerlos de la importancia de reducir las muertes y las lesiones en carretera. El costo humano es sin duda elevado, con una media de 3.500 personas que mueren en carretera cada día.

Pero igualmente elevado es el coste social, con los gobiernos de los países en desarrollo gastando más de 100 billones de dólares cada año como resultado de los accidentes en carretera, el equivalente a las ayudas internacionales que esos mismos países reciben. 

"Recientemente estuve en Jamaica en una reunión", revela Todt. "Me reuní con el primer ministro y después me dijo 'Me comprometo a reducir a la mitad el número de muertes en carretera para 2020".

"Para mí, eso es un éxito. Se comprometió. Eso hizo que todo el viaje –de Ginebra a Londres, de Londres a Nueva York, de Nueva York a Kingston, de Kingston a Miami y finalmente a Londres– fuera útil". 

"Además dijo que quería adoptar la Convención de Seguridad Vial de la ONU. No todos los países adoptan esas convenciones, por lo que una de las cosas que hago es presionar a los gobiernos". 

"Mira los estándares mínimos de seguridad de los fabricantes: de un país a otro puedes comparar un coche y parecerá el mismo. Pero los estándares de seguridad son distintos". 

Aumentar los estándares de seguridad

Hacer que esos estándares de seguridad sean universales es un paso vital en la lucha por mejorar los índices de supervivencia para los peatones y los conductores. 

"Somos muy afortunados [de vivir en países con altos estándares de seguridad vial]. En Londres no hay problema. Pero si vas as Bangladesh o a India, es diferente", dice Todt. "Por ello, somos muy afortunados. Pero aunque seas afortunado, tienes gente cerca de ti que sufre accidentes". 

"La seguridad vial no debe ser un privilegio, debe ser un derecho. Todos tenemos gente que han sido víctimas de accidentes en carretera. Todos necesitamos estar unidos en esta lucha y cuanta más visibilidad tengas, más comprometido debes estar. Y eso es lo que hacemos".

"En mi vida, en toda mi carrera, he tenido que convencer a gente, hacer que se comprometieran. Durante muchos años ha sido mi trabajo diario, lo hice por mi interés, por mi trabajo. Pero creo, y esto es muy personal, que necesitas dar algo a cambio".

"Todo lo que estoy haciendo ahora es tratar de devolver lo que me han dado. Es mi pasión, mi energía, mi motivación". 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Automotive
Evento Campaña seguridad vial FIA
Pilotos Jean Todt
Tipo de artículo Entrevista
Etiquetas accidentes, fia, jean todt, onu, presidente, seguridad vial, un