El Dakar piensa en la propulsión con hidrógeno para 2030

La organización del Rally Dakar está desarrollando un plan para potenciar las energías alternativas entre sus competidores y ve en el hidrógeno el objetivo final.

El Dakar piensa en la propulsión con hidrógeno para 2030
Cargar reproductor de audio

El Dakar ya piensa en su futuro a medio y largo plazo. La mítica prueba, ahora trasladada a Arabia Saudita desde 2020 tras 11 ediciones en Sudamérica, no quiere quedarse atrás respecto a los nuevos paradigmas de la industria automotriz. 

Para ello, Amaury Sport Organisation (ASO), organizador de la carrera, está desarrollando un completo plan de transición con el que esperan que todos los coches y camiones de la prueba funcionen con hidrógeno en 2030

El reto es sumamente complejo, pero la industria automotriz ya ha dado el paso hacia la electrificación en los últimos años y prácticamente todas las principales marcas tienen modelos híbridos o eléctricos. Pero el Dakar piensa más allá y considera que la pila de hidrógeno será el futuro. 

“Ahora hay muchas opciones que empiezan a surgir de energías alternativas y el Dakar tiene que hacer también su transformación en este sentido. Estamos analizando cómo tener un Dakar con tecnologías más verdes, porque no podemos ir al revés de todo el mundo. El futuro del Dakar a largo plazo también depende de que sigamos esta vía", aseguró David Castera, director del Dakar, a Motorsport.com.

También lee:

"Lo primero es que necesitamos motores eléctricos, pero para llegar ahí hay que tener electricidad. Actualmente, existen tres maneras de generarla: o con batería y tu vehículo pesa 2 toneladas y no puede hacer más de 200 km; la segunda opción es el híbrido, que no me gusta mucho porque es un motor con gasolina que te permite generar electricidad, eso es un generador, pero gasta mucha gasolina aun así; y la tercera es la pila de hidrógeno. Hacer hidrógeno también crea una huella de carbón importante, y para evitarlo hay que generarlo con electricidad verde".

La idea es que la primera fase del proyecto lleve a que los coches y camiones Élite marquen el camino, con vehículos de propulsión híbrida (electricidad + combustión interna) primero, y propulsados por hidrógeno en 2026. Cuatro años después, todos los competidores de estas categorías deberán contar con motores alimentados por hidrógeno.

"Nos hemos planteado si para 2030 podremos organizar el Dakar con propulsión de hidrógeno en Arabia Saudita con la ayuda del gobierno. Estamos trabajando con ellos para intentar llegar. La idea es tener el híbrido 2-3 años y que los vehículos Élite de coches y camiones marquen el camino. Sin este proyecto no se puede atraer a ningún nuevo constructor, porque ahora los fabricantes están mirando a la tecnología verde y creemos que con esto ya hemos despertado el interés de algún gran fabricante", especifica Castera.

De hecho, Audi anunció el pasado lunes su intención de correr el Dakar 2022 con un vehículo con sistema de propulsión eléctrico y convertidor de energía. 

Cuando se le preguntó a Castera más detalles, el director del rally dejó claro que expondrán su plan al completo el 11 de enero en Neom, durante la etapa 8. 

"El proyecto está muy avanzado, pero aún no lo tenemos finalizado. El 11 de enero haremos una gran presentación con varias sorpresas para explicar cómo vamos a llegar a 2030", apuntó.

Ya en la edición del próximo enero de 2021, habrá varios proyectos que quieren ser pioneros en esta nueva aventura.

Uno de ellos es el liderado por Cyril Despres, cinco veces ganador del Dakar en motos, y Mike Horn, famoso explorador, que competirán en la edición 2021 con un Peugeot 2008 DKR de PH Sport para recoger datos para su proyecto Generation Z. El objetivo es crear el primer motor de hidrógeno que compita en el Dakar en 2023 instalado en un SSV. 

Por otro lado, el proyecto de GCK Motorsport, liderado por el francés Guerlain Chicherit está probando ya un vehículo completamente eléctrico: el GCK e-BLAST 1, que se mostrará en Neom también el 11 de enero. 

Basado en el chasis del Peugeot 3008 DKR, está propulsado por un motor eléctrico y una batería de 150kW, que es capaz de genera 340 CV y 1000Nm de par. Al mismo tiempo, las compañías hermanas GCK Technology y GCK Energy trabajan ya en el proyecto del motor de hidrógeno. 

El Dakar apuesta por las energías verdes y este año ya alimentará en parte con energía solar el vivac de Neom, como ensayo para el futuro: suministrando así electricidad a la pantalla gigante, el espacio de briefing, el espacio de competidores, el despacho de los comisarios y la sala de prensa.

Además, compensará el 100% de las emisiones de COgeneradas por la organización de la carrera y los competidores a través de la colaboración con la ONG Greenoxx, que lucha contra la deforestación del Amazonas; tratará los residuos de la carrera y redistribuirá los alimentos no consumidos.

compartidos
comentarios

Video relacionado

Audi correrá el Dakar 2022 y analiza un LMDh para Daytona y Le Mans
Artículo previo

Audi correrá el Dakar 2022 y analiza un LMDh para Daytona y Le Mans

Artículo siguiente

X-Raid lleva a los SSV con Ekström y Yamaha para el Dakar 2021

X-Raid lleva a los SSV con Ekström y Yamaha para el Dakar 2021