Paraguay: el Rally Transchaco y el Dakar, un sueño automovilístico

El país sudamericano ha logrado celebrar la primera etapa del Dakar y cuenta con cinco representantes en competición. Los ecos del Rally Transchaco, el evento del año en el país, resuenan estos días en Asunción.

Asunción (Paraguay).- El Transchaco es a Paraguay como la Indycar es a Estados Unidos. El rally que se corre en la inhóspita zona de el Chaco paraguayo corre de boca en boca de todos los ciudadanos. Sus vencedores se convierten en héroes, algo similar a lo que ocurre en otras latitudes con el fútbol o la F1.

Los taxistas de Asunción recitan de memoria los nombres de los ganadores del Transchaco. El último de ellos fue Víator Ictor Galeano con un Mitsubishi Lancer Evo X, que repitió su victoria de 2013.

Blas Zapag, subcampeón del Transchaco este año, disputará su segundo Dakar, tras perderse en el desierto de Fiambalá en 2016 y abandonar la carrera. Esta vez estará junto a su hijo Enrique en un Hilux Toyota 4x4.

 

“Realmente es una sensación muy especial, muy emotiva. Cuando se iniciaron las gestiones y se comentaba que podía llegar a Paraguay a mí me parecía imposible. La afluencia de diferentes nacionalidades es algo sin precedentes, marca un hito. Como paraguayo espero que podamos dar el mejor servicio y como corredor es algo cómodo: estoy en casa, entrené aquí…”, asegura a Motorsport.com.

Junto a él estarán Jose Candia, con una KTM Replica; Nelson Augusto Sanabria, que ya quedó 7º en 2016 y 4º en 2015 en quad, con un Yamaha Raptor; Beto Recalde y Thomas Walter Englert, desde los siete años en Paraguay, pero nacido en Alemania, y su copiloto Hans Paul Thiede Weiler.

“Hay una suma de preocupaciones, ansiedades y emociones. Pero estamos muy contentos y ojalá que todos los extranjeros sientan el calor humano paraguayo”, comenta, ilusionado, Zapag.

Pero el Dakar no es el Transchaco, para bien y para mal. El rally por antonomasia en Paraguay consta de tres días en tramos cortos que no llegan a sumar 1.000 kilómetros, prácticamente lo que sería una etapa de Dakar.

 

“El Chaco es una zona medio inhóspita paraguaya, es un suelo fesh fesh. En el Dakar corremos en otro tipo de suelo, medio rojo, bastante resbaladizo, en el caso de que esté mojado, y firme. No representa para nada el Chaco”, explica Zapag, que sueña con que en 2018 el rally más duro del mundo se quede más días en Paraguay y muestre al mundo la esencia del Chaco.

Durante el domingo en Asunción, algunas voces apuntaron que la primera etapa corría peligro si los espectadores no se limitaban a estar en las nueve zonas acotadas para ello. Si eso ocurriera, no haría falta añadir que Paraguay tendría sumamente complicado volver a albergar ni un solo kilómetro de Dakar.

La esencia del Chaco habla de héroes locales, de personas encumbradas en una sociedad de siete millones de habitantes, de polvo en el aire y en los pulmones, de la leyenda de una de las zonas más profundas de un país pequeño. La esencia del Chaco no estará en el Dakar, pero los cinco pilotos que representarán los colores del país llevan consigo el olor de este pequeño rincón de Sudamérica, el sabor de un rally de leyendas que sueña con darse a conocer al mundo. Algún día. Quizás.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas dakar, dakar 2017, dakar paraguay, paraguay dakar 2017, rally dakar, rally dakar 2017, rally transchaco