Una última etapa con recuerdos del WRC para alcanzar la gloria

Los últimos 120 kilómetros cronometrados de la 40ª edición se desarrollarán entre lechos de ríos y caminos de rallies de las que Carlos Sainz tiene buen recuerdo.

Córdoba (Argentina).- “Está claro que hasta que no acabemos, no está terminado. No ha sido un Dakar loco, pero sí muy difícil”. Estas fueron las palabras de Carlos Sainz en la noche cordobesa tras ver cómo Peterhansel volvía a fallar y quedaba descolgado del podio de la 40ª edición.

“La primera parte fue realmente complicada, muy difícil, con muchas trampas y a una media de 50km/h y no sé qué pasó detrás, pero seguro que hubo muchos problemas porque era complicada de gestionar. Nos quedamos atascados en un sitio porque estaba parado Al Qassimi. Luego destalonamos una rueda y tuvimos que parar a cambiarla. Esta segunda fue bien, en algunas partes todo era muy estrecho y era complicado pasar con este coche”, reconoció el español.

Lo que le queda por delante para lograr su segundo Dakar son 71 kilómetros de enlace hasta La Falda, en la Sierra Córdoba, para iniciar ahí 119 kilómetros de especial protagonizados por pistas sinuosas y estrechas con cauces de río secos o con poca agua.

Después de esos primeros kilómetros llegará la montaña con pistas rápidas, pero estrechas, con trazados ondulados. Allí Sainz guarda buenos recuerdos. Su última victoria en el WRC, en 2004 y con Citroen, fue en los tramos argentinos.

Este Dakar de Perú y las dunas ha deparado miles de sorpresas. Solo 120 kilómetros por delante y todos los ojos puestos en el Peugeot 3008 DKR Maxi de techo azul marino y pontones del mismo color. La historia le espera.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar
Tipo de artículo Noticias
Etiquetas carlos sainz, dakar 2018, noticias dakar, rally dakar 2018, sainz dakar