50 años de la primera victoria de México en la Fórmula 1

Pedro Rodríguez de la Vega consiguió el 2 de enero de 1967 el primer triunfo de un piloto mexicano en la máxima categoría.

Cinco décadas han pasado desde que el nombre de México se instauró por primera vez en lo más alto del clasificador de un Gran Premio de la Fórmula 1. El 2 de enero de 1967 es una fecha que poco se recuerda pero que tiene un gran significado, porque fue la primera de dos victorias que logró Pedro Rodríguez en el máximo circuito, el único competidor azteca que ha alzado el trofeo de ganador en el Gran Circo. 

El destino cortó rápido las alas de su hermano Ricardo Rodríguez de la Vega y, en apenas 1962 su vida terminó en un trágico accidente en el circuito de la Magdalena Mixhuca. Para muchos especialistas él estaba llamado a ser un protagonista de la Fórmula 1. Al final, fue su hermano quien brilló para el país. 

El Gran Circo no era desconocido para Pedro Rodríguez. En 1963 participó en dos carreras, Estados Unidos y México, aunque ambas con retiro. Para 1967 tuvo su oportunidad con el equipo Cooper Car Company y de inmediato demostró sus habilidades en la primera fecha del calendario que se disputó en el circuito de Kyalami. 

En 1966, Sudáfrica ya había recibido a los poderosos monoplazas pero en una fecha no puntuable del calendario. Con apenas unas semanas después de haber concluido la temporada, la nueva campaña se ponía en marcha tan pronto iniciaba el año. Los equipos presentaban ligeras modificaciones ante el poco tiempo que existió para esta nueva aventura de 1967. 

Pedro Rodríguez compitió en cuatro carreras en 1966, sin éxito alguno, pero la salida de John Surtees quien emigró a Honda, dejo una vacante abierta en Cooper y que fue ocupada por el mexicano en una oportunidad para demostrar su talento. Lo hizo a los mandos del Nº 4 (la foto principal muestra el Nº 11 con el que corrió ese mismo año en Mónaco y con el que terminó quinto). 

 

Como en este año, la carrera se disputó un lunes, lo que obligó a que los pilotos pasaran el Año Nuevo en tierras sudafricanas. El mexicano se clasificó para la cuarta posición. 

La carrera, pactada a 80 vueltas en el circuito cercano a Johannesburgo, arrancó con Denny Hulme y su Brabham-Repco tomando la primera posición seguido por Jack Brabham, Surtees, Jochen Rindt y Rodríguez completando los cinco primeros de la carrera. 

La competencia comenzó a cambiar desde la tercera vuelta cuando Brabham sufrió un trompo a consecuencia de un error. A su vez, el coche de Stewart perdió aceite del motor y esto provocó que Rindt trompeara. Pedro se mantenía calmo y persiguiendo a los líderes donde Hulme y Surtees se escapaban.

Sin embargo, el mexicano no tendría una carrera tranquila. En el transcurso de la competencia perdió la segunda y cuarta velocidad de su caja, dejando únicamente funcionales la tercera y quinta, según relata Carlos Jalife en su libro "Los Hermanos Rodríguez". 

Los problemas se siguieron presentando en los punteros, con Rindt quedando fuera de la competencia en el giro 15 por un fallo en el motor, mientras Surtees estaba detrás de John Love (Cooper-Climax) y Dan Gurney (Eagle-Climax). Hulme mantenía el liderato. 

Brabham quedó fuera de la carrera cuando su motor falló y esto llevó a que Love tomara la segunda plaza. Gurney, quien marchaba tercero, quedó fuera de la competencia por un fallo en la suspensión trasera de su Eagle. Con todos estos incidentes, Hulme parecía llevar a su Brabham-Repco a la primera posición, sin embargo, no contó con un sobresalto del sistema de los frenos que le permitió a Love tomar la delantera y dejar a Brabham en la sexta posición final de carrera. 

Mientras, Pedro Rodríguez peleaba por ingresar a los tres primeros del clasificador. En la vuelta 54 pasó a Surtees para después beneficiarse de los problemas de Hulme en la parte final de la carrera. El mexicano inició una persecución en las últimas 20 vueltas contra Love, quien tenía una ventaja de 24 segundos. 

Conforme avanzaba la carrera, el tiempo parecía no alcanzar para reducir esa diferencia, sin embargo, la suerte sonrió a Pedro Rodríguez. Love ingresó a boxes a siete giros del final para una recarga de gasolina, lo que permitió que el mexicano tomara la punta y se encaminara a su primera victoria con un margen de más de 20 segundos. 

Cuando Pedro cruzó la meta cronometró un tiempo total de 2h05m45.900s  para adjudicarse el primer triunfo de México en la Fórmula 1 portando el Nº 4 en su monoplaza. 

El podio resultó diferente a lo que hoy en día conocemos. La organización no estaba lista para la victoria del mexicano, así que en lugar del himno nacional "buscaron un disco LP con música en español y en el podio, Pedro escuchó 'Al sur de la frontera'.", dice Carlos Jalife en su libro.

La canción estaba alejada del himno mexicano, pero que era lo más cercano para celebrar. Ese triunfo le permitió un contrato para todo el año a Pedro quien hasta hoy sigue siendo el único mexicano en ganar un Gran Premio de Fórmula 1. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Pedro Rodriguez
Tipo de artículo Artículo especial