¡A Mil Por Hora! Hamilton y el GP de Alemania  

¿Que tendrán en común uan Manuel Fangio, Jim Clark, Ayrton Senna o Alberto Ascari con Lewis Hamilton? Su alto porcentaje de asertividad. El análisis de Ángelo della Corsa previo a Alemania.

De nueva cuenta y todas las veces que se necesite ratificarlo, en cuanto a que los números son abstractos y que por sí solos, tienen apenas un leve significado. Acaso sirven para darle corpulencia, o sustancia, a algunas aseveraciones. Contar, es determinar.

Lo mismo se puede decir de la letra, de lo que se habla, de las ideas o de las nociones: habrá quien las crea, otros que las desconocen; pero lo que nadie podrá alegar en contra es que los sucesos, lo que ha ocurrido: se amarra al presente con letras y números. De igual manera, traspondrá al tiempo y se lo podrá saber más delante. Así será el legado. La herencia que se transmita. Esa rara circunstancia a la que se ha ultimado por llamarla cultura. Lo que se siembra y lo que, con un poco de fortuna, dará de sí para cosechar.

De la misma manera en que se puede tomar a Ulises como un turista o un viajero de los tiempos que fueron; si se leen con atención sus trajines en La Odisea, también se podrá descubrir al padre de cada uno o a sí mismo, dando el giro por la realidad. Siendo dueño de la vida y por qué no, de su muerte. La cultura es, ni hay que pensarlo mucho, un pariente muy cercano de la libertad.

Ya se entiende que hay de culturas a culturas.

 Cada cual reviste su importancia en el momento en que viene al caso. La cultura musulmana, da pie para entender el tiempo presente. La del cristianismo, o de otras creencias “confesionales” serán capaces de obsequiar una forma para que sea más fácil comprender lo que cuesta tanto trabajo asumir, como inevitable. Lo actual está ligado a lo previo. Sí. La especie trae arrastrando sus “culturas”, sus cultivos. Es obvio, que hay divagaciones –como la presente– que se prestan para centrar asuntos mucho más frívolos. Entonces tratar, aunque no tan a fondo: de la cultura del deporte. Los enfrentamientos que dan prueba de cuál de los hombres (y evidentemente de las mujeres) es el más apto, así como no queriendo la cosa, jugando. Ora con una raqueta, ora encima de una bicicleta o a bordo de los coches.

 Tomando a esto último como más apasionante y que tiene que ver con la temática de las columnas que aparecen por acá, semana tras semana.

 Desde ya: la Fórmula 1. La victoria. Los héroes. El ídolo y sus seguidores. Y entrar ahora sí, con descaro en el objeto, en la pretensión de desenmascarar al protagonista. A tocar desde el ángulo que se pueda, las osadías de Lewis Hamilton. El piloto de hoy en la categoría superior de competición, por excelencia.

E insistir con ferocidad en un matiz. Ya que en efecto, es muy común que en el vértigo del presente no se pueda paladear con plenitud, cuando pasa frente a uno el ave rara. El elegido. El especial. Confusión o desatención que se debe al tumulto de datos y las cataratas de chismes, a la lluvia de estrellas, a la distracción propia del diletante que, mucho después, ya en la calma del tiempo pasado: comienza a recapacitar –reciclándolo– el prodigio que le pasó tan de cerca.

 Es normal luego de los años, decirse que, por supuesto que Stirling Moss, o Wolfgang von Trips, o Gilles Villeneuve, fueron excepcionales y sin embargo, el barullo de aquel presente de entonces, no permitió deleitarse con las hazañas que dejaron plasmadas cuando se las tuvo para ser miradas en vivo. Otro tanto, sobre los números que reunió Michael Schumacher, excesivo en su ambición pero no por eso, menos grande.

 

Es preciso que se vuelva una cosa clásica, tan querida a las culturas, para que entonces sí que sea aceptado como válido universalmente lo que ocurrió.  Ya una vez que se asentó ante la prueba del tiempo. Ajá. Hay que darle tiempo, al tiempo… 

 

De ninguna manera la pretensión es de defender lo que no tenga defensa. El interés individual es nulo. Se trata en todo caso, de promover para que la atención se fije en el protagonista de estos días. Y no se deje pasar por alto su monstruosidad. He acá, que nada mejor que poner a Hamilton a la par de los más grandes de todos los tiempos. Los venerados según qué épocas. Los que firman la historia. Por supuesto, este paso o andadura particular que no tiene más valor que, dentro de lo que se cuenta en el mundo de los deportes. Como jugando.

 

Así las cosas, se acude a unos cuadros –llenos de letras y números insulsos– que bien que dejarán ver lo que va logrando el tricampeón británico en su paso por la Fórmula 1, e imaginar entonces,  lo que quizás le falte aún por coronar.

 

Todo ello, aunque se deba de considerar que estos tiempos son otros y que tal vez tengan más artificios que los días que ya volaron en los calendarios viejos. No importa. En esta mirada, se va a poder sospechar del valor de sujetos como Juan Manuel Fangio, Jim Clark, Ayrton Senna o hasta de Alberto Ascari, si donde se pueda: se ven sus porcentajes de asertividad. Por eso, es que fueron enormes.

 Un día, no tan lejano, se irán a decir cosas parecidas de algunos de los pilotos de hoy o ¿acaso España ha tenido a un corredor más grande y completo de lo que es Fernando Alonso? ¿No se sentirá muy orgulloso el aficionado alemán, con las proezas de Sebastian Vettel, que son tan precoces?

 

Pues muy bien. Pase por favor a mirar y a admirar a Hamilton bajo la lupa de las estadísticas más celosas que puede haber. No dicen todo. Pero tampoco, mienten en nada.           

 

POR LARGADAS

 

Rubens Barrichello

323

Michael Schumacher

307

Jenson Button

295

Fernando Alonso

263

Riccardo Patrese

256

Jarno Trulli

252

David Coulthard

246

Kimi Raikkonen

242

Felipe Massa

240

10º

Giancarlo Fisichella

229

22º

HAMILTON

178

 

CAMPEONATOS MUNDIALES

 

M. Schumacher

7

Juan Manuel Fangio

5

Alain Prost

4

S. Vettel

4

Jack Brabham

3

Jackie Stewart

3

Niki Lauda

3

Nelson Piquet

3

Ayrton Senna

3

10º

HAMILTON

3

 

VICTORIAS

 

M. Schumacher

91

29.64%

A. Prost

51

25.63%

HAMILTON

48

26.97%

S. Vettel

42

25.00%

A. Senna

41

25.47%

F. Alonso

32

12.17%

Nigel Mansell

31

16.58%

J. Stewart

27

27.27%

Jim Clark

25

34.72%

=

N. Lauda

25

14.62%

11º

J. M. Fangio

24

47.06%

 

POLE POSITIONS

 

M. Schumacher

68

22.15%

A. Senna

65

40.37%

HAMILTON

55

30.90%

S. Vettel

46

27.38%

Jim Clark

33

45.83%

A. Prost

33

16.58%

N. Mansell

32

17.11%

J. M. Fangio

29

56.86%

Mika Hakkinen

26

16.15%

10º

Nico Rosberg

26

13.27%

 

VUELTAS MÁS RÁPIDAS

 

M. Schumacher

77

25.08%

K. Raikkonen

43

17.77%

A. Prost

41

20.60%

N. Mansell

30

16.04%

HAMILTON

30

16.85%

J. Clark

28

38.89%

M. Hakkinen

25

15.53%

S. Vettel

25

14.88%

N. Lauda

24

14.04%

10º

J. M. Fangio

23

45.10%

 

PUNTOS

 

HAMILTON

2,059.00

11.57/ GP

S. Vettel

2,006.00

11.94/ GP

F. Alonso

1,802.00

6.85/ GP

M. Schumacher

1,566.00

5.10/ GP

N. Rosberg

1,395.50

7.12/ GP

K. Raikkonen

1,288.00

5.32/ GP

J. Button

1,227.00

4.16/ GP

F. Massa

1,109.00

4.62/ GP

Mark Webber

1,047.50

4.87/ GP

10º

A. Prost

798.50

4.01/ GP

 

PODIOS

 

M. Schumacher

155

50.49%

A. Prost

106

53.27%

F. Alonso

97

36.88%

HAMILTON

95

53.37%

S. Vettel

84

50.00%

K. Raikkonen

84

34.71%

A. Senna

80

49.69%

R. Barrichello

68

21.05%

D. Coulthard

62

25.20%

10º

N. Piquet

60

29.41%

 

LAPS LIDERANDO

 

M. Schumacher

5,111

A. Senna

2,931

A. Prost

2,683

S. Vettel

2,677

HAMILTON

2,665

N. Mansell

2,091

J. Clark

1,943

J. Stewart

1,919

F. Alonso

1,767

10º

N. Piquet

1,600

 

HAT TRICKS

 

M. Schumacher

22

J. Clark

11

HAMILTON

10

J. M. Fangio

9

A. Prost

8

S. Vettel

8

Alberto Ascari

7

A. Senna

7

N. Mansell

5

10º

Damon Hill

5

=

M. Hakkinen

5

=

F. Alonso

5

 

GRAND CHELEM

 

J. Clark

8

A. Ascari

5

M. Schumacher

5

J. Stewart

4

A. Senna

4

N. Mansell

4

S. Vettel

4

N. Piquet

3

J. M. Fangio

2

10º

J. Brabham

2

=

M. Hakkinen

2

=

HAMILTON

2

=

N. Rosberg

2

 

No deja de ser sorprendente de qué suerte Lewis está metido, o entreverado, con los más grandes de todos los tiempos. Y vaya que lo hace con un cinismo bárbaro. Ese es otro punto a su favor: la irreverencia. No hace mucho, un par de décadas atrás, en ninguna casa con “buen nombre” se le podría haber contratado como chófer. Simplemente, por la pinta de gallo.

 

Pues aquí se lo ha visto en una radiografía inclemente. Indiscreta a más no poder. O sea, que ante hechos, sobran los argumentos.

 

No deje de visitar su página preferida para saborear con especias especiales la Fórmula 1. Su fórmula, que está en: www.tf1.mx

Muy amigable mente,

Ángelo della Corsa

 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Alemania
Pista Hockenheim
Pilotos Lewis Hamilton
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Análisis