¡A Mil Por Hora! Rosberg apunta a la leyenda

Nuestro experto, Angelo della Corsa presenta el balance más detallado de lo vivido en el Grand Prix de China 2016.

 

 Hijo de papá, Keke, quien al fin de cuentas acabó siendo campeón mundial de la Fórmula 1 en 1982, con apenas una carrera ganada (en el GP de Suiza que se disputó en en el circuito de Dijón-Prenois) y por ello, siempre se reputó a tal mono-monarca finlandés, como un piloto insulso: el vástago, Nico Rosberg, en cambio, hace pensar que está hecho de otra pasta, incluso, parece que se ha tomado muy es serio que quiere sobreponerse a su compañero de establo, Lewis Hamilton, quien nunca ha ocultado que ve en el alemán a un niño bien, y bien portado; obediente a los mandos del equipo y fieramente disciplinado.

 

Qué, cuidado, se preparó con obsesión para hacer realidad su anhelo en esta temporada.

 

Los augurios parecen estar dando la razón a Nico: gracias a un entramado de seis carreras con victorias sucesivas que se ha metido en los bolsillos.

 

Si bien, el de este año es el torneo más largo y peliagudo de la historia, al cual, le faltan 18 carreras por jugarse y por eso, cualquiera puede ser el final del melodrama. Es que, tienen la palabra la consistencia y la tenacidad que enfrentarán a las potencias de un tricampeón mercurial, temerario y pícaro.

 

No sólo de eso viven los hechos, porque habrá más que dejar puntualizado, haciendo un recorrido de lo menos importante, hasta llegar a lo obtenido por el volante nacido en WiesBaden, el 27 de junio de 1985; y ya con una buena dote de carreras encima: va en las 188.

 

Su padre, hizo nada más 114 largadas pero las coronó y entró, a chaleco, en la historia. Ese es el pistón que impulsa al heredero de su linaje. La moneda de la suerte está el aire. 

 

Sigue, dar cuenta de todos los hechos posibles de recabar.

 

DE LOS PILOTOS

Romain Grosjean (quedó el 19º esta vez) había logrado hacer un sueño cosa real, al meter a los puntos en sus dos primeras pruebas a un equipo que se presentó en esta temporada, pero en Shangai, ya no pudo repetir el milagro. Su cumpleaños (número 30) tuvo poco de feliz. Nunca encontraron el reglaje ideal para su Haas. Sufrió un golpe en la parte delantera de su auto, en la melé que inició Kimi Raikkonen a poco de la largar, y todo concluyó en tratar de llegar hasta el final, renqueando. 

 

Nico Hulkenberg (15º) registró la vuelta + rápida de la tarde y aún así, sucumbió ante su compañero de cuadra. Es la segunda vez que marca el mejor giro (2.06%) en su andar, dentro de la F1. Antes, fue en la noche de Singapur en la campaña de 2012 donde también la registro. Llega ya a 97 GP sin obtener ningún podio, siquiera. Es el quinto de la historia más improductivo; de ganar una, pues, menos chances hay, todavía. Valga como referencia que este giro + rápido en la carrera marcado por Hulkenberg, estuvo por arriba de la marca de Michael Schumacher con 7.6 segundos, esto es, más lento. De alemán viejo, a alemán joven.

 

Esteban Gutiérrez (14º) un antihéroe natural, al revés que el triunfador de hoy, el regiomontano: también lleva de tres posibilidades, tres. Pero que sale sin un punto, de perdida.

 

Fernando Alonso (12º) sigue con su caída en barrena, ha llegado a once salidas de las cuales no obtiene cosecha. Cero puntos. En el año de su debut –2001– con Minardi, llegó a reunir un rosario de 17 abalorios de esterilidad. No obstante, a ser el único piloto que ha dado fin a los trece Grandes Premios chinos de la historia.

 

Sergio Pérez (11º) parece tocado por la oncena, desde siempre declaró que él hubiera elegido ser futbolista. El número cabalístico lo persigue. Ha sido undécimo cuatro veces en Shangai, del año 2012 al 2016. La excepción, fue en 2014, cuando terminó en el noveno puesto. En trece ocasiones más, ha repetido la llegada igual: el 11º. Son ya 16 veces, en sus 96 largadas.

 

CORONA ABOLLADA

Lewis Hamilton (7º) a quien le excita rebasar, no importa que sea al límite; es muy hábil remontando, está vez realizó nada más 18 rebases o Sorpassi. En el GP de Hungría de 2014, hizo hasta 19 adelantamientos. Aunque también es cierto, que en Shangai, en dos ocasiones fue sobrepasado. Arrancó de último y llegó hasta el séptimo sitio. Su peor puesto, más reciente, ha sido en el GP de Brasil de 2013 en el cual terminó siendo el noveno. La llegada más pobre, hecha por él, fue en el GP alemán de 2009 en el Ring de Norburgo: cuando terminó el 18º. Ha realizado ya, su largada número 170.

 

Tenía ocho veces seguidas llegando al podio, desde el GP de Japón del año anterior. Traía dos PolePositions seguidas y no pudo seguir hilando tan fino. Incluso, fue penalizado por el cambio de su caja de velocidades. Traía el santo de cabeza.

 

Llega ahora a seis carreras sin triunfo, claro que son menos que lo sucedido en 2013, al iniciar con las Flechas Plateadas: desde el GP de Australia hasta el de Hungría, no encaramó a lo más alto del podio, fueron diez carreras en las que tuvo que contentarse con lo que pescara.

 

Kimi Raikkonen (el 5º) pasa por encima de Jenson Button (13º). Y ahora el finés, se convierte en el tercer piloto de la historia, en solitario, que ha cosechado puntos en más Grandes Premios diferentes. Acabaló los 156. Contra 221 que marcó Michael Schumacher y 179, que lleva Alonso, cosechado en diversas plazas.

 

RUSO EN EL ESPACIO

Daniil Kvyat (3º) ha subido por segunda vez al podio (5.13%) en su cuarta campaña, con 39 largadas que experimentó. Quedó el tercero en el GP chino, había largado desde el sexto cajete. Llega bien posicionado para enfrentar la carrera en casa, que será en Sochi, el primero de mayo. Queda en la ubicación 112 de las estadísticas, igualando a otros 38 corredores. Aunque se parquea en fijo, como el volante 139º que lo consigue por dos veces. Es así, el tercer podio para Rusia, ya que Vitaly Petrov se había hecho con uno (1.75%) en el GP de Australia de 2011, al servicio de Renault (en la carrera #840 de todas las ya dirimidas).

 

Por nacionalidades, están igualados los timoneros rusos con los de Japón. Pero con tres diferentes protagonistas: Aguri Suzuki (1.56%) en el GP japonés de 1990; Takuma Sato (1.11%) en 2004, jugando en Indianápolis de los EUA y, Kamui Kobayashi en Suzuka, en el año 2012 (con 1.33% de producción).

 

Daniel Ricciardo (4º) por tercera vez seguida, termina en la cuarta posición, el 100% de posibilidades en 2016. Otro australiano, había hecho lo mismo y un poco más: Mark Webber quedó de cuarto en Australia, Malasia, China y Baréin en 2012; lo mismo, al servicio de Red Bull. Lo que sí que ha conseguido Ricciardo, quien largó en Shangai desde la primera fila –al lado de Rosberg– ha sido, estar por dos Laps en la punta sobre sus 21 colegas. Van tres años sucesivos, en los que se pone a la cabeza del pelotón, al menos, por un giro. La suma personal de vueltas liderando, llega a 81. Es por ello el número 85º en las estadísticas; está a cuatro para dar alcance al mexicano don Pedro Rodríguez.

 

Firma un HatTrick Ricciardo, son tres veces seguidas en las que termina –también en el cuarto puesto– para dar inicio a una campaña. Lleva 36 puntos anotados y es éste su mejor comienzo, nunca lo había hecho así en otra temporada previa.

 

A LA CABEZA

Después de jugadas tres pruebas, sólo han liderado este año: Nico Rosberg 133 Laps, de las 170 ya negociadas (78.2%). Sebastian Vettel 31 (18.24%); Kimi Raikkonen 3 (1.76%); y Ricciardo, el par de giros del domingo (para el 1.18%). Aunque usted no lo crea: Lewis Hamilton va con sólo una vuelta como líder (0.59%), y lo fue, mientras cambió las 4 ruedas su compañero, en Baréin, sobren el giro número 45.

 

POR ENCIMA DEL MÁGICO

Vettel (2º) ahora ya ha rebasado a Ayrton Senna en lo tocante al número de ascenso a los podios, y eso que el “Tetra” alemán: lo ha hecho con una carrera menos que el “Tri” brasileiro. 81 podios (50.63%) en 160 largadas de Sebastian; contra los 80 (49.69%) conseguidos en 161 carreras, por el paulista de la magia.

 

De pasada, Vettel, ha empatado con su actual coequipero de Finlandia. Los dos ya están en la quinta gaveta de todos los tiempos; Kimi con una productividad del 34.62%. Sin embargo, como es obvio, el uno, es el uno: M. Schumacher con 155 podios (50.49%); el dos, Alain Prost 106 (53.27%); el tres, Alonso, con 97 (38.04%). Y en el cuarto sitio, Hamilton quien lleva 89 (para el 52.35% de productividad).

 

El campeón alemán –por cuatro veces– ya puede presumir de un póker de podios en China. A la sazón: en 12 diversos trazados, ha conseguido trepar a las escalerillas de los grandes, también en cuatro ocasiones. Con once temporadas en su currículum.

 

Los pilotos alemanes se perfilan –por nacionalidades– como de los más distinguidos. Complementado y condimentado con la victoria del ganador de hoy, se inscribe otro “uno-dos” de pilotos de esa patria, también propia de Ludwig van Beethoven, un sordo a los elogios.

 

El más reciente, “uno-dos”, había sido tan solo el año previo, con el GP de Mónaco: el domingo 24 de mayo; defendiendo los mismos equipos y llegando en el mismo orden que ahora en Shangai: Nico y Sebastian, acompañados en el podio aquella vez, por Lewis. Ahora, por Daniil.

 

De tal manera que los alemanes, se colocan ya como los cuartos en consumar los “uno-dos” o dobletes. Diversos pares de británicos han perpetrado 43; los italianos 16; los norteamericanos 14 y los germánicos, enseguida, gracias al doble –el primero y el segundo a la meta– que se redondeó hoy.

 

Si se ha de tomar en cuenta la ligazón de podios individuales, y sin interrupciones, entre Nico y Sebastian llevan 22 al hilo. En tres temporadas: desde el GP de Hungría en el año 2000 hasta el de Japón de 2002, llegaron a ser 40 las cosechas consecutivas: gracias a los hermanos Schumacher (Michael y Ralf), a Heinz Harald Frentzen y a Nick Heidfeld. Cuando no era uno, lo hacia el otro y muchas veces, hasta dos de ellos, subían a los podios. Si bien, no siempre en el primer y segundo lugares.

 

TERCIA DE OROS

Nico Rosberg (1º) y con él, viene lo bueno.

 

Porque está crecido, y no cree en nadie, que no sea en él mismo. Ello, ante el escepticismo de muchos que presumimos saber todo –lo que es de una arrogancia con lujo de total falta de sensatez– pues bien: ahora ha sido, que se llevó la PolePosition, con extrema facilidad y, ya tiene en sus haberes 23 PP.

 

Está en la gaveta número 12 de las estadísticas –casi infalibles de la F1– con un 12.23% de asertividad. Una más que Alonso, quien está atorado, por el momento, con 22 (8.63%); ya por debajo de Nelson Piquet y Niki Lauda quienes dejaron el listón con 24 (11.76% del almirante y, 14.04% del monarca austriaco) aunque muy lejos de Michael S., que obtuvo 69 PP (con sólo el 22.15%), mientras que Juan Manuel Fangio, siendo el octavo, dejó marcado un 56.86%. Del cual puede decirse, sin pecar de exageración, que no ha nacido el que lo vaya a superar en rendimiento y tal vez, se vuelva un cociente de eficacia, para la eternidad.

 Un poco al modo de Hamilton en las dos carreras anteriores, Nico fue incapaz de mantener la punta después de la primera curva del trazado de Shangai, lo bailó Ricciardo hecho un bizarro. El registro, al hacerse con la Cuerda de Largada de Rosberg, fue de 1 minuto y 35.402 segundos: más lento con 3.164 segundos, en comparación con el récord que dejó impuesto M. Schumacher en 2004, quien lo realizó en el giro + rápido de la carrera.

 

De una manera u otra, pero siempre por méritos propios y desplegando un esfuerzo, así como una tenacidad más que plausibles. Nico Rosberg se ha metido de lleno en las efemérides que marcan la historia de este deporte tan selecto: no nada más lleva un inicio de temporada 100% eficiente, sino que, ya se incorporó al club de los legendarios.

 

Es el cuarto corredor en la historia que se adueña de seis victorias consecutivas. Ahora queda emparentado para siempre con: Sebastian Vettel, Michael Schumacher y Alberto Ascari. No importa, si dos de ellos ganaron siete, y uno de ellos, hasta con nueve triunfos seguidos. Con seis al hilo, sólo están en su contabilidad personal, los dichosos cuatro.

 

Las paradojas existen –por supuesto– de manera que nada más Rosberg y Stirling Moss han triunfado en tal cantidad de GP, sin llegar a ser campeones mundiales. Nico ya cuenta hasta las 17 victorias (9.04%). Moss obtuvo 16 (24.24%). Es decir, que el alemán ya está por encima del “eterno segundo lugar”. NR aparece en el catálogo de totales (1950-2016) como el ganador de carreras 16º de siempre.

 

El arranque de la temporada del hijo de Keke Rosberg no puede ser más auspicioso: de tres, tres. Un triplete (o más) como ha sucedido antes con: Ayrton Senna sobre un McLaren (en 1991), Nigel Mansell con su Williams de ensueño (en 1992), Damon Hill, lo mismo, a bordo de un Williams (en 1996) y M. Schumacher (tanto en 1994 sobre un Benetton, como en los años 2000 y 2004 a bordo de aquellos Ferrari invencibles).

 

En esto, la cábala denuncia que quienes han iniciado trabajando en un año con tres carreras en fila ganadas, han terminando ciñéndose la corona en tales cursos. 

 

En el Gran Premio del año pasado en China, Nico quedó detrás de Hamilton, con un margen de 0.714 de segundo. Ahora, escribió el mayor lapso de ventaja en una victoria –con unidades de potencia híbridas– y ha sido abismal: 37.776 segundos, sobre el Ferrari de Vettel.

 

Va Nico por arriba de Lewis, con 36 puntos en la tabla de posiciones del torneo de 2016 una vez resueltas las primeras tres manchas de calendario. El enigma pendiente de aclarar es, porque aún faltan 450 unidades en busca de propietario. Se debe suponer que el británico, no se va a amarrar un brazo a la espalda, ni se va a vendar los ojos. Es indómito.

 

Si se consideran las Laps yendo como líder, ya dejó a Raikkonen (#17) que registra 1,169 vueltas a la cabeza y va ahora, por Stirling Moss (el 15º con 1,181 giros en punta) y bien se apuntala como el 16º piloto, liderando en carreras.

 Cuenta ahora el alemán 44 podios.

En China, sube por séptima vez seguida a diversos de ellos (en una racha comenzada desde el GP de los EUA, en Austin de 2015). Ya el año pasado, había ligado 9 (desde Australia, hasta Inglaterra); un año antes (en 2014), fueron 8 subidas a las tres gradas (empezando en el GP de Australia y llegando hasta el de Austria).

 Se coloca, en suma, dentro de la caja #6 gracias a su mejor racha (la del año previo). En ello, queda ubicación igual a: Jim Clark, Lauda, Piquet, M. Schumacher y Hamilton. Por debajo de Michael S., con 19 podios seguidos; Hamilton con 16; Alonso con 15 y, Vettel –dos veces– con once.

 

TODOS A LA META

Los 22 que largaron han podido tocar la línea de llegada, aunque nueve de ellos fueron “lapeados”. Como ocurrió antes en Austin, con el GP de los Estados Unidos de 2012, en el cual también arribaron 22, pero sobre 24 que arrancaron entonces. Ocurrió en la carrera número 877 de la historia. Van ahora en la #938.

 Un año antes en Valencia, con el llamado Grand Prix de Europa 2011, el 26 de junio: sí finalizaron el 100% de los participantes. Fueron 24 coches. 17 “lapeados” o doblados. Once, por una vez; cuatro de ellos con dos giros, y todavía 2 autos más, hasta con tres Laps. Fue el GP #847.

 Al término de la carrera china de este año, el lapso que separó al primer lugar del segundo, ha sido de más de medio minuto –37.776 segundos– el margen más dilatado, desde 2014, en que empezaron a ser usados los autos híbridos. Como fue ya dicho, poco antes.

 

MÁS DE LOS EQUIPOS

Red Bull llega a su 120º podio en la Fórmula 1 y se coloca en la sexta casilla de la historia. De sus doce temporadas que ajusta en la liga grande de la competición: en once temporadas seguidas, se ha hecho al menos con un podio (fue en 2006, 2007 y 2008) enseguida, siempre más de una por campaña. Pero por, años ha igualado a Cooper, con esos once cursos seguidos.  

 Con las manos de Hulkenberg, Force India marca su cuarta vuelta más rápida; ya lo habían hecho antes Adrian Sutil, otra vez Nico H., y Sergio Pérez. Con lo que se pone, a la par de Brawn GP. 

 Mercedes AMG tocó su fin con ocho primeras filas sucesivas, largando. Y Ferrari, por su lado, copó la segunda fila de la parrilla, por tercer carrera al hilo.

 De las tres pruebas jugadas en 2016: Toro Rosso y Red Bull han anotado, con su dueto, dos veces. Ferrari, nada más, lo ha conseguido en una ocasión, la más reciente. En cambio, los de La Casa de Stuttgart, se han llevado puntos en las tres carreras iniciales con sus dos mono-lugares, igual que lo ha hecho Williams.

 En Shangai, Mercedes AMG ha ganado tres veces seguidas. Sin embargo, al margen de qué pista se trate: lleva nueve victorias hiladas (desde Japón 2015 a China 2016). Red Bull también reunió nueve (de Bélgica a Brasil de 2013). Ferrari, 10 (de Canadá a Japón de 2002) y, McLaren 11 (de Brasil a Bélgica en 1988).

 

Las Flechas llevan 61 GP anotando vez tras vez, al menos con un auto. Han reunido su primer centenar de podios, como Renault; para ponerse en la misma tesitura que los franceses, en la octava gaveta de las estadísticas.

 

COMO MOTORISTAS

Los de la estrella de tres picos, se han convertido en el tercer equipo, entre todos, por la cantidad de PolePositions alcanzadas; son 139 igual que Ford-Cosworth, detrás de Ferrari que reúne 209 y las 213 de Renault. La maquinaria alemana, no obstante, es la quinta marca en engarzar nueve victorias, seguidas. Le ganan Ford-Cosworth con 22; Renault con 16; Honda con 11 y, Ferrari con 10. 

 

A RUSIA CON AMOR

Marchan a Sochi. Para ver cómo se resuelven las riñas entre Mercedes y Ferrari; Rosberg y Hamilton; Ricciardo contra Kvyat, o Max Verstappen y Carlos  Sainz.

 Se entiende que faltan hechos. El aficionado loco no se satisface nunca. El bisoño, piensa que es mucha la información. Lo cierto es, que se hace lo que se puede.

 Para añadir, quitar o enmendar la plana, se lo espera en: angelo.della.corsa@topformula1.com 

 Muy amigable mente,

Ángelo della Corsa

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Análisis