¡A Mil Por Hora! Schumacher: Made in Germany  

Michael Schumacher, el mejor velocista de la historia puede que no sea él. El corredor más completo, tal vez tampoco. El tipo con un carisma que nadie le discuta, sería una falsedad.

Maravilloso recorrer las temporadas, los personajes, los autos. Conversar sobre los grandes constructores de antaño y de hogaño. Destacar las obras formidables hechas en Italia, y las cuestiones sin fin inherentes a Inglaterra; la grandeza de Francia en su tamaño tan regulado. Y de Alemania ¿qué? ¿No tiene historia que compartir?  

Si nos vamos por el orden que dice el abecedario, en los ojos nos va a dar primero, AFM, de Alex von Falkenhausen (1907-1989) con la palabra Motorenbau añadida en las tres siglas; se registró en 1952 y 1953 para cuatro Grandes Premios, aunque sin heredar resultados, se sabe que hizo sus autos para que los impulsaran los motores de BMW, Bristol y Küchen.

Sigue ATS (Auto Technisches Spezialubehör) de Gunter Schmidt (1933-2005) con 44 largadas en siete cursos, tiempo en el que se hizo de siete puntos, dándole trabajo entre otros a: Manfred Winkelhock, Eliseo Salazar, Hans Joachim Stuck, Marc Surer, Keke Rosberg y Stefan Bellof, para completar un listado hasta de 16 pilotos que trabajaron con el equipo entre 1978 y 1984.

Eifelland March, registrada en 1972 cuyo patrón fue Gunther Henerici (1924-2000) y que estuvo en 8 Grandes Premios en tal año. También contar de Kaushen de Willi Kaushen, de 1979, con registro en dos G. P., sin haber clasificado. Después se encontrará usted, con el equipo Klenk cuyo propietario fue Hans Klenk (1919-2009) con registro para el GP en casa de 1954, sin obtener la clasificación.

Luego, Rial de 1988 y 1989 de nuevo incursionando Gunther Schmidt cuyos autos  largaron 20 veces y consiguieron ganar 6 puntos.  

Veritas de 1951, con seis carreras entre 1951 y 1953; su propietario fue Ernst Loof (1907-1956) y trabajó con motores propios. Desde luego Zakspeed, de Erich Zakowski con 53 carreras entre 1985 y 1989, aunque sólo obtuvo dos puntos y donde militaron: Jonathan Palmer, Christian Danner, Martin Brundle, Huub Rothengatter, Bernd Schneider, Piercarlo Ghinzani y Aguri Suzuki. Creadora de su propia maquinaria, aunque tuvo el atrevimiento de usar un motor Yamaha, en su último año.

Dejando para el final a Auto Union; BMW y BMW-Sauber; Porsche y, Mercedes. Así como a los motoristas: Borgward, EMW (Eisenacher Motoren Werk), más los ya mencionados Küchen y TAG-Porsche.

Se dice como al sesgo, sobre Auto Union y su emblema de cuatro aros que representan a las marcas: Audi, DKW, Horch y Wanderer. Que ya se sabe que acabó con los años siendo sólo Audi. Y debe de haceérselo aunque no sea una marca pura de la F1; para recordar que por los años de 1930 fue el gran oponente de Mercedes en las carreras (llamadas algunas también, Grand Prix) y, que fue una de las primeras escuelas del automovilismo profesional europeo de alta competición.

El performance de sus modelos de 1937, apenas fue superado en los años de 1980. Eran los misiles de esos tiempos y fundaron una gran tradición de pilotaje y mecánicos en Alemania. El modelo Type, era de un V-12 de tres litros, montado ya en la parte trasera de las unidades, que entregaba casi los 500 HP y llegó a acelerar hasta 380 Kph.

BMW ha tenido sus idas y vueltas por El Circus y otro tanto como motorista, ya que es imposible soslayar que en 1983 su máquina turbo, subida en un Brabham, puesto en las manos de Nelson Piquet fue la campeona mundial. Desde 1952, han sido maquinistas al servicio de su marca, pero también de once equipos más, entre los que destacan: Williams, Benetton, ATS, Arrows y Lola.

En cambio, como equipo de competición con sus dos nombres (solo y asociado con Peter Sauber) los resultados no son tan impresionantes como la marca bávara lo es, en sí. Tal cual BMW, se registró en 1952 y 1953 sin dejar huellas profundas, casi nada.

En mancuerna con Sauber, llegó a las 88 largadas; para una sola victoria, gracias a Robert Kubica en el año 2008 en Montreal; una pole position, también por el polaco, pero en Baréin por ese mismo año. El doblete de Canadá, con el segundo lugar de Nick Heidfel; y una alcancía de 353 puntos en 5 temporadas, de 2006 a 2010.

Con otros pilotos en su nómina como: Jacques Villeneuve, Kamui Kobayashi, Pedro de la Rosa y Sebastian Vettel.

Porsche, fue fundada por Ferry Porsche (1909-1998), otro tanto cerca de la Fórmula, y muy lejos. Su actividad plena fue de 1958 a 1964. Con un récord pobre, para una marca tan afamada: un triunfo y una PP de Dan Gurney. La victoria la obtuvo en el GP de Francia en 1962, en Rouen-les-Essarts; en tanto que su Pole por el mismo año fue en el NurburgRing, también con Dan al volante. Eso, y 15 podios en 31 Grandes premios. Con señores pilotos de la talla de: Jo Bonnier, Masten Gregory, Nino Vacarella, Wolfgang von Trips, Phil Hill o Hans Herrmann y una mujer: María Teresa de Filippis. Como motoristas, han trabajado al servicio de MBM, FootWork y de sí mismos. Con el sobrenombre de TAG, en cambio: fueron cinco grandes temporadas (de 1983 a 1987) al servicio de McLaren, con quienes obtuvieron 25 victorias y 7 PolePositions.

Y viene por fin, Mercedes en sus dos eras. La grandiosa de 1954-1955, gracias a Juan Manuel Fangio y Stirling Moss. Mucho más tarde, al reaparecer en 2010, después de 20 años en que estuvieran vendiendo maquinaria a: McLaren y Brawn GP; también a Sauber, Force India, Lotus y a Williams. Pero en especial, a Mercedes AMG, desde hace cinco años apenas.

Hasta ahora, Mercedes ha ayudado con dos coronas a Fangio aquellas en la década de los años de 1950. En 2014, así como en 2015 hicieron monarca a: Lewis Hamilton. Lo interesante es que en el año de su retorno, contrataron a Michael Schumacher y esto, es lo más importante que le pudo suceder a la actividad en las competiciones con motores germánicas.

La epopeya

 No va a resultar una exageración si se asegura que lo más grande que ha tenido como logro deportivo en toda su historia Alemania, es lo conseguido por Schumacher.

Partiendo del principio irrenunciable de, que todo ser humano tiene fortalezas y debilidades. Yerros y aciertos. Gente a su favor y otros en contra. Lo que palidece ante los hechos. Porque lo conseguido por El Káiser no tiene parangón y quizás, nunca lo vaya a tener.

El mejor velocista de la historia puede que no sea él. El corredor más completo, tal vez tampoco. El tipo con un carisma que nadie le discuta, sería una falsedad.  

Simplemente, el ser humano que ha establecido unos registros insólitos en la Fórmula 1. Y como si fuera poco: la creación de un imperio económico a su rededor. Una leyenda que como todas, tenía que acabar. Y que, para fines prácticos, está en reposo del que no se sabe si algún día saldrá brincando de gusto.

Se dice muy fácil ser campeón siete veces, en 19 temporadas que duró en activo. Es muy sencillo hacerlo por cinco veces, una detrás de la otra. También lo parece así largar 307 veces. Obtener más victorias que ninguno otro; más PoleP., más vueltas rápidas en carrera; más kilómetros en punta. 155 podios y: millar y medio de puntos obtenidos.

Todo lo cual enmarca la fecha para recordar que ya tiene dos años desde que se accidentó esquiando en la nieve, y que pronto, será el 47º aniversario de su nacimiento.

Se deja esta semblanza sobre la Fórmula 1 de Alemania, sus cuestiones y lo obtenido: para que se resuma en un solo nombre en un título de toda la nobleza del vértigo. Patria del único hepta-campeón del mundo de la Fórmula 1. Quien será, y por mucho tiempo, el que ha puesto el listón en lo más alto, tratándose de ir a toda la velocidad posible.

 Y como no puede ser de otra manera: ¡A Mil Por Hora!

Muy amigable mente,

Ángelo della Corsa

 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Michael Schumacher
Equipos Mercedes , Ferrari
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas ferrari, mercedes, michael schumacher