Análisis: ¿Nace un nuevo caso de "Spygate" en la F1?

La noticia de esta semana de que Mercedes está llevando adelante acciones legales contra un empleado saliente ha reavivado el recuerdo del famoso escándalo de espionaje de McLaren a Ferrari en 2007.

Pero si bien el ingeniero de Mercedes es posible que finalmente no trabaje para Ferrari después de todo, la demanda judicial en trámite ha puesto el foco nuevamente en el antiguo problema de cómo los equipos de la F1 y los fabricantes de motores protegen su propiedad intelectual.

Todo cambió, por supuesto, con el "Spygate", que resultó en una multa de $100 millones de dólares para McLaren.

La investigación sirvió para demostrar todo lo que los peritos informáticos pueden encontrar al investigar los servidores de un equipo, y enseñó a todos en el deporte que si se comportaban mal con información confidencial, no sería sencillo cubrir sus rastros. Eventualmente, terminarían atrapados.

La situación actual sirve como una llamada de alerta tanto para empleadores como empleados y los documentos presentados en la corte por Mercedes hacen que sea un caso fascinante de estudio.

Además, como un giro agregado, ahora ha emergido que Hoyle posiblemente no se sume a Ferrari de todos modos.

Una fuente en Ferrari le dijo a Motorsport.com que, si bien ha habido conversaciones entre el equipo y Hoyle, no se había llegado a ningún acuerdo para que él llegue a Maranello.

"Hubo algo de contacto, pero fue muy informal", dijo la fuente. "Fue con nosotros y creemos que con otros equipos. Pero no hay ningún contrato entre Ferrari y el Sr. Hoyle".

Altamente considerado

Hoyle es una figura bien respetada en la industria, como indican testimonios de sus antiguos colegas en su perfil de Linkedin. Trabajó para Prodrive desde septiembre de 2001 a septiembre de 2008, luego se desempeñó en el equipo Subaru de rally. Tras un período en Pi Research, pasó a Cosworth en 2010, donde fue uno de los ingenieros principales.

En mayo de 2012 llegó a Mercedes AMG High Performance Powertrains y en diciembre de ese año firmó su actual contrato.

Los documentos presentados a la corte indican, en gran detalle, cuáles eran las obligaciones de Hoyle en términos de confidencialidad, y se detallaba lo que debía hacer si decidía irse a otro lado.

En un documentado de deliberada jerga legal, la frase conocida como "garden leave" –cláusula que se pacta en los contratos para que durante el periodo en el que surta efecto la terminación/rescisión el trabajador permanezca en su hogar y no trabaje, aunque mientras percibe su salario y está sujeto de todas las obligaciones derivadas del contrato- se utiliza oficialmente para describir ese proceso.

Mercedes también detalla su "Política de Uso de Aparatos de Almacenamiento de Información USB", que dice que "los aparatos provistos por HPP -el equipo Mercedes- son los únicos que pueden utilizarse en cumplimiento de los requisitos de seguridad y codificación. El uso de otros aparatos de USB que no sean los provistos por HPP está estrictamente prohibido".

En otras palabras, se les dice a todos que no pueden guardar información de ninguna manera para bloquear la forma más sencilla de llevarse datos de la fábrica.

El 21 de mayo de 2014, Hoyle les dijo a sus jefes que renunciaría el 31 de diciembre de 2015. Los documentos presentados dicen que "poco después del 24 de mayo de 2014, HPP conoció que el Sr. Hoyle planeaba unirse a Ferrari luego de dejar HPP".

A pesar de tener el conocimiento de que se iría para ir a trabajar a un rival clave, el trabajo continuó normalmente durante casi 11 meses, y Hoyle siguió con sus tareas habituales relacionadas a la F1. Pero el 16 de abril de este año el panorama cambió.

Alejado de la F1

Ese día, Hoyle se reunió con Owen Jones, su director de primera línea y Director de Rendimiento de Ingeniería de HPP, y con Michael Nash, Director de Recursos Humanos.

En ese encuentro, se le informó a Hoyle que había sido asignado a trabajos fuera de la F1, esencialmente porque su llegada a Ferrari se estaba acercando. Debería trabajar las siguientes 37 semanas de su contrato sin estar involucrado en el proyecto de la F1 y, crucialmente, sin poder acceder a información del pasado.

Mercedes dice que Hoyle fue informado de que "no debía observar o intentar acceder a información relacionada a los proyectos de la F1" y que "el propósito de colocarlo en tareas alternativas era para proteger la propiedad intelectual de HPP, y evitar que él sea puesto bajo presión para develar información técnica a Ferrari".

Ese mismo día, Hoyle recibió una carta confirmando que HPP "desea cuidar la propiedad intelectual a la que está expuesto", y que al trabajar en otros proyectos se aseguraba "no tener conocimiento de nuestros últimos desarrollos técnicos".

De esa manera, a partir del 17 de abril Hoyle fue asignado a proyectos de autos de calle y el DTM.

Esta es una práctica habitual que sucede generalmente en el deporte motor. Cualquiera que cambia de equipos sabe que en algún momento dejará de tener acceso a la información, y cualquier futuro empleador sabe que su nuevo hombre pasará por ese tipo de proceso.

Algunos son dejados a la deriva. Hoyle, al menos, tenía un trabajo por delante y algo que hacer con su tiempo.

Mercedes revela algunos detalles fascinantes sobre los pasos extra que lleva adelante el equipo ante este tipo de situaciones.

Hoyle debió entregar su computadora portátil de HPP y recibió otra que había sido "reconstruida" para que no quede información de su anterior usuario.

Su tarjeta magnética para ingresar a la fábrica ya no le daba acceso al departamento de F1 en Brixworth. Incluso le fue asignado una nueva dirección de correo, para que no reciba ningún tipo de información de la F1 accidentalmente, también recibió nuevos detalles de ingreso, para que no pueda acceder a las "áreas restringidas de la F1 en la red de HPP".

Sin embargo, Mercedes alega que Hoyle no cumplió con esas restricciones, y que rompió las reglas de la compañía incluso antes de que fuera removido del proyecto de la F1, al tomar o bajar información indebidamente.

Mercedes parece haber descubierto que había un problema por primera vez el 23 de septiembre. Ese día, Hoyle fue aparentemente descubierto leyendo un reporte del Gran Premio de Hungría al cual no debería haber tenido acceso.

Los documentos presentados dicen: "El Sr. Hoyle abrió en la pantalla de su computadora un informe de carrera del Gran Premio de Hungría.

"Cuando Owen Jones, antiguo director de primera línea del Sr. Hoyle, se acercó al escritorio del Sr. Hoyle podía verse el reporte de la cerrera en la computadora del Sr. Hoyle. Luego el Sr. Hoyle desconectó el cable que provee de energía a la computadora, apagándola. El Sr. Hoyle hizo esto en un intento por ocultar su delito".

Este incidente motivó una investigación que finalmente involucró un trabajo de 167 horas hombre de personal de HPP, así como el trabajo de dos firmas de peritos informáticos, Stroz Freidberg y CCL.

Sus concusiones aparecen en detalle, y no son solamente sobre computadoras. Indican que Hoyle "se llevó de las instalaciones de HPP los documentos listados en Schedule A (la lista no es de dominio público), los cuales contienen información confidencial de la F1".

Los principales alegatos tienen que ver con documentos que Hoyle habría guardado en su nueva computadora de la compañía el 17 de abril, incluyendo los siguientes, aunque la implicación es que hubieron más involucrados:

- Un informe de carrera del Gran Premio de Hungría de 2015 que tuvo lugar el 26 de julio.

- Información relacionada a la eficacia de consumo y daños de los motores de F1 de HPP en la temporada 2015 de F1 hasta el 14 de septiembre de 2015.

- Archivos que contienen los códigos para descifrar archivos de información.

- Archivos relacionados al rendimiento del compresor de los motores de F1 de HPP.

- Archivos con información encriptada, conteniendo información muy detallada sobre rendimiento de los motores, usada para producir reportes de carreras.

Mercedes nombra otra lista de documentos confidenciales, "Schedule B", la cual no fue detallada.

Además, existe una tercera lista, "Schedule C", la cual Hoyle habría descargado en su teléfono móvil. Como se dijo, los empleados solamente tienen permitido utilizar aparatos de USB aprobados.

Mercedes también alega que Hoyle descargó archivos a otros aparatos que poseía personalmente, incluyendo una computadora portátil Toshiba, una tablet Acer, dos diferentes tarjetas micro SD y un disco externo Kingston.

En marzo de 2015, cuando todavía estaba involucrado con la F1, también habría descargado un archivo de Microsoft Excel a un sitio web externo.

Mercedes agrega que Hoyle estaba bien al tanto de las restricciones bajo las cuales trabajaba y que tomó "pasos anti-forenses para ocultar el hecho que había guardado información confidencial", incluyendo borrar archivos, utilizar un programa de desfragmentación de disco, y "copiar de archivos inofensivos para 'llenar' el disco duro de la computadora, reescribiendo el material borrado".

En términos legales el mayor empuje del caso es el daño potencialmente causado a Mercedes, que dice que "a menos que le sea impedido utilizar información confidencial de F1 de HPP, el Sr. Hoyle podría continuar usando indebidamente, incluyendo reviendo esta información, causando a HPP pérdidas y daños".

Una ventaja ilegal

Si bien por ahora el asunto parece ser académico, los documentos presentados dejan en claro que Mercedes tenía serias preocupaciones de que Ferrari reciba un beneficio directo, diciendo: "Por su conducta indebida... el Sr. Hoyle y potencialmente Ferrari han ganado una ventaja ilegal".

Mercedes deja en claro que Hoyle debía haber permanecido alejado de información de la F1.

Dicen que Hoyle "refrescó su conocimiento y/o memoria de información confidencial que databa de antes del 16 de abril".

En otras palabras, tenía más información de la F1 en su cabeza de la que podría haber obtenido a esa altura al no haber continuado con acceso a ella.

Y esta es la parte crucial. Los documentos indican que: "Si el Sr. Hoyle se une o comienza a trabajar para Ferrari o asiste a Ferrari a partir de enero de 2016, podrá hacer uso de dicha información, ya sea inevitablemente, inadvertidamente o intencionalmente.

"Ese uso será para ventaja del Sr. Hoyle, en el rendimiento de sus deberes por parte de Ferrari y por caso para ventaja de Ferrari".

Reglas nuevas

El punto clave de Mercedes es que si bien estaba todo preparado para permitir a Hoyle sumarse a Ferrari en enero de 2016 una vez que hubiera cumplido su contrato, ya sin estar involucrado en la F1, las reglas ahora habían sido modificadas y el equipo quiere se cuide su información.

Se solicitó que Hoyle permanezca alejado de Ferrari (o de cualquier otro equipo) hasta el final de la temporada 2016 en noviembre del año próximo, o al menos hasta 37 semanas después de iniciado el proceso judicial, lo cual sería en julio.

También existe una cuestión aparte sobre daños, compensación y costos (específicamente el dinero gastado en la investigación), si bien para Mercedes no se trata de dinero, ya que los documentos sugieren un número máximo de 100.000 libras.

Nuevas tensiones

Es una situación difícil para todos los involucrados, y ha salido a la luz poco después de que Mercedes formalmente indagó sobre la relación Ferrari/Haas al presentar preguntas a la FIA, aunque sin nombrar específicamente a los equipos.

Mercedes quería saber qué es lo que la FIA consideraba apropiado y qué no en el trabajo entre equipos. Por supuesto, allí el asunto era sobre equipos dispuestos a compartir información, y aquí el problema es muy diferente.

Lo destacable es que a pesar de que el caso Spygate de 2007 sirvió como un advertencia para todos, y a pesar de las mejoras en la seguridad en los años siguientes a ello, este caso indica que un empleado clave potencialmente puede burlar las reglas de la compañía.

La preocupación para Mercedes es que el asunto salió a la luz por casualidad, cuando alguien observó lo que había en la pantalla de la computadora de uno de sus compañeros.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Mercedes , Scuderia Ferrari
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas ferrari, hoyle, mercedes, spy