Análisis: ¿Por qué la F1 no tiene escándalos de dopaje?

Mientras que otros deportes se han sumido en escándalos de dopaje, la Fórmula 1 ha sido territorio libre de drogas durante la mayor parte de su historia; Kate Walker explica por qué.

Mientras que el dopaje en el deporte es un asunto serio, se cuentan historias que caen en lo ridículo.

La mayoría de las prohibiciones relativas a un piloto han surgido cuando los elementos de rastro de la droga se encuentran después de una prueba de orina, y no tener en cuenta el hecho de que los rastros de THC - el ingrediente activo de la cannabis - pueden permanecer en el cuerpo durante semanas, lo que significa que una prueba de drogas de ninguna manera garantiza que el piloto en cuestión estaba bajo el estimulo de una droga al ir al volante.

En las esferas altas del automovilismo profesional, los escándalos de dopaje son más raros que un perro verde. La FIA ha cumplido siempre con la Agencia Mundial Antidopaje, y los pilotos de F1 están sometidos a pruebas regulares de drogas a lo largo del año y al azar.

Ninguno ha fallado, aunque muchos se han quejado de ser despertados temprano para abastecer sus muestras.

"Estos chicos están limpios", dijo el ex delegado médico de la FIA, el doctor Gary Hartstein en 2013.

"No lo digo porque soy optimista o ingenuo, lo digo porque yo estaba profundamente involucrado en antidopaje de la FIA y sé lo que estos chicos tienen que conducir a la medida de sus posibilidades. No hay nada en la lista prohibida que les permita hacer eso, y punto. Y ellos lo saben ".

Peligros para la salud

Jean-Charles Piette,  médico delegado de la FIA,  dijo a este escritor en 2012 que, en su opinión, la falta de dopaje en la F1 se reduce a la conciencia de las posibles consecuencias del uso de drogas de los pilotos mientras manejan. Hemos visto atletas colapsando en medio de los acontecimientos, pero para un piloto de carreras no va ser lo mismo ...

"Es algo diferente, el uso de drogas en una carrera de coches, que en atletismo o el futbol", dijo Piette. "Si un jugador de futbol toma algunos medicamentos, es un riesgo para su salud, pero no para el equipo o para los espectadores.

"En una carrera, si un piloto toma algunos medicamentos, los riesgos potenciales no son sólo para él, sino también para sus colegas en la pista, para los espectadores, los comisarios ... Tienen que considerar a las personas más allá de sí mismos."

En un deporte que sigue siendo peligroso a pesar de las mejoras de seguridad en curso, ya hay bastantes riesgos inherentes a la propia competición sin la adición de dopaje a la mezcla, dice la teoría.

Pero también existe el factor de la complejidad a considerar. La Fórmula 1 es un deporte que mide el éxito por la milésima parte de un segundo, y una distracción puede hacer toda la diferencia a una lucha por el título.

Un buen conductor tiene que tener tiempos de reacción rápidos como el rayo, resistencia física y mental, buena concentración y fuerza muscular (especialmente en el cuello y la parte superior del cuerpo), además de una buena dosis de talento y grandes bolas.

¿Qué sustancia?

Con el fin de dopar su eficacia para un circuito de carreras, el piloto tendría que perfeccionar un cóctel de drogas, tomando algo como Ambien o Adderall para impulsar su concentración, los esteroides de cualquier calaña para aumentar la masa muscular en el entrenamiento, las anfetaminas o estimulantes relacionados para matar el apetito y mantener el cuerpo delgado.

"Digamos que lo que podríamos imaginar, ¿qué tipo de drogas podrían ser potencialmente útiles para mejorar el rendimiento en el automovilismo ?," preguntó Piette. "Creo que tenemos dos aspectos: uno está en la competencia, y el otro es fuera de ella.

"Fuera de la competencia, por ejemplo, podría haber algunos medicamentos que ayudan a aumentar la fuerza muscular. Si miras a los pilotos de Fórmula Uno de la parte posterior, como se puede ver durante las sesiones de formación, es sorprendente que tienen cuellos fuertes para resistir las fuerzas G.

"Hay algunos medicamentos que podrían reforzar la capacidad y la habilidad para conducir en la competencia", agregó.

"Sobre una base teórica, podríamos imaginar el potencial de estos fármacos, a partir de los benignos - como la cafeína, por ejemplo, o la nicotina - a las más graves, como las anfetaminas o la cocaína En otros deportes ha habido algunos positivos y no siempre está claro que es para uso recreativo ".

En el pasado reciente, se informó de algunos pilotos de F1 que usaban un medicamento desarrollado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, para ayudar a recordar configuraciones de circuitos complejos.

Pero la tacrina no es una sustancia que se encuentre en la lista de artículos prohibidos y es discutible si puede contar como sustancia dopante, incluso si existe una relación directa con el comportamiento.

Diferentes normas en el pasado

Por supuesto, no fue siempre así - la historia del automovilismo incluye pilotos que compitieron con morfina, anfetaminas, y mucho más.

"Yo solía tomar drogas", confesó la leyenda de carreras de 1950 Sir Stirling Moss. "No en carreras, ni en rallys. Era la norma. Estas no fueron consideradas drogas en el momento. Todo el asunto de las drogas entró cuando deportistas y mujeres comenzaron a usarlas para mejorar sus cuerpos.

"Pero, en lo que a mi concierne, no hay nada que usted podría usar para mejorar su habilidad como conductor. Así que la toma anfetaminas, Benzedrine o Dexedrine, simplemente eran para mantenerlo despierto.

No estoy seguro de lo que Juan Manuel Fangio me dio para la Mille Miglia de 1955, pero sin duda hoy habría sido una sustancia prohibida.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Análisis