Análisis: Lo que nos dice la historia sobre la investigación a Vettel

La confirmación de que la FIA ha abierto una investigación sobre el incidente entre Sebastian Vettel y Lewis Hamilton detrás del auto de seguridad en Azerbaiyán ha elevado el debate sobre el tema. Adam Cooper repasa los antecedentes.

Rara vez un incidente y el castigo que lo siguió generó tantas opiniones polarizadas.

No es ninguna sorpresa que mucha gente apoyara al equipo y al piloto en estos casos –rara vez apoyarás la decisión de un árbitro si echa a un jugador de su equipo en una final de fútbol, después de todo. Pero los puntos de vista de neutrales, incluyendo veteranos del pitlane de la F1, también varían extremadamente.

Algunos piensan que Vettel ha recibido un castigo acorde a lo realizado con los diez segundos de stop & go, mientras que otros cree que la FIA no fue lo suficientemente firme ese día y que debe marcarse un ejemplo.

Uno de los problemas es que no existe un precedente por un incidente de "riña de tránsito", porque no hemos visto nada similar antes y mucho menos en la F1.

El ejemplo que muchos han estado recordando esta semana viene de una categoría menor. En una carrera de MSA Fórmula (ahora llamada F4 Británica) en Silverstone en 2015, Dan Ticktum superó a diez coches bajo régimen de auto de seguridad para alcanzar y chocar a Ricky Collard, con quien había tenido un incidente previamente en la competencia.

Luego el joven de 16 años recibió una prohibición para competir por dos años, con el segundo fue bajo probatoria. La MSA lo llamó "un episodio perturbador y peligroso" y "totalmente irresponsable y reprobable al extremo".

Uno podría alegar que el grado de premeditación fue mayor, ya que le llevó a Ticktum superar a todos esos coches, mientras que la reacción de Vettel fue casi un instinto, y que el joven puso en riesgo a oficiales de pista y a otros pilotos al avanzar de esa manera en el pelotón.

Igualmente, está claro que Vettel se encuentra en una etapa diferente de su carrera y se puede decir que debería haber reaccionado mejor.

¿Entonces qué podemos aprender de la historia de la F1 que pueda ayudaros a predecir el resultado de la investigación de la FIA?

Daniel Ticktum
Daniel Ticktum

Daniel James Smith

Incidentes detrás del auto de seguridad

A pesar de que hemos tenido auto de seguridad por más de dos décadas, y que siempre ha habido lugar para confusiones con pilotos haciendo zigzag y frenando y acelerando, ha habido relativamente pocos momentos dramáticos a la cola del auto de seguridad.

En 2000, Jenson Button, por entonces un novato en Williams, perdió el control de su coche en la recta previa a la curva Parabolica de Monza cuando Michael Schumacher, líder de la carrera con su Ferrari, apretó a todo el pelotón previo al reinicio. No hubo castigo, pero Schumacher luego se disculpó con el joven.

Los mismos equipos se vieron envueltos en un incidente más controversial en Mónaco en 2004, cuando Juan Pablo Montoya golpeó a Schumacher en el túnel ante una frenada del alemán.

Schumacher quedó fuera de la carrera y notablemente furioso, más aún porque Montoya pudo seguir en la competencia y finalizó cuarto. Los comisarios calificaron lo sucedido como un incidente de carrera.

En 2007, Vettel y Hamilton fueron ambos parte de la historia de una colisión infame en Fuji. Hamilton estaba liderando detrás del auto de seguridad bajo la lluvia, con el Red Bull de Mark Webber siendo segundo y con Vettel ocupando la tercera posición con Toro Rosso.

Cuando Webber levantó la velocidad, Vettel chocó contra el Red Bull, dejando ambos coches fuera de carrera y haciendo perder costosos puntos a ambos equipos.

Webber luego expresó su frustración con el líder, Hamilton, diciendo que el hombre de McLaren estaba variando su ritmo mientras las luces del auto de seguridad estaban encendidas y el reinicio estaba lejos.

En ese momento Vettel recibió una penalización de diez puestos en la parrilla de salida para la siguiente carrera en China. Luego un video de un espectador demostró que Hamilton, quien ganó esa competencia, había levantado su ritmo de manera inusual. Vettel apeló su sanción.

La FIA ciertamente creyó que había causas para una respuesta y hubo una investigación en Shanghai. Estaba la sensación de que Hamilton sería penalizado de alguna manera –lo cual habría sido desastroso para sus aspiraciones al título- y sus colegas le hicieron sentir el rigor en la reunión de pilotos ese fin de semana.

Al final los comisarios no tomaron acciones en su contra, pero sí cancelaron la penalización de diez puestos que le habían dado a Vettel.

Mark Webber, Red Bull Racing, Sebastian Vettel, Scuderia Toro Rosso
Mark Webber, Red Bull Racing, Sebastian Vettel, Scuderia Toro Rosso

XPB Images

Suspensiones para correr

Dado que Vettel no fue excluido de la carrera en Bakú y logró un valioso cuarto puesto, quizás es inevitable que muchos sugieran que ahora debería ser suspendido de un futuro evento.

Sin embargo, solamente cinco pilotos se han visto forzados a perderse una carrera por una sanción de la FIA, y sorprendentemente, tres de esos castigos ocurrieron durante la turbulenta temporada de 1994. Más extraño aún, un piloto de hecho finalizó una carrera en la cual tenía prohibido correr.

Algunos quizás recuerdan que Ricardo Patrese se vio forzado a no competir en el Gran Premio de Estados Unidos de 1978 luego del trágico accidente que costó la vida de Ronnie Peterson. De hecho, no fue suspendido por las autoridades, sino que sus colegas pilotos lo excluyeron.

El joven en ascenso había molestado a varios rivales aquella temporada, incluyendo al propio Peterson, quien acusó al hombre de Arrows de bloquearlo en el Gran Premio de Suecia. Después de Monza los pilotos se reunieron y dieron un ultimátum: si Patrese corría en Watkins Glen, ellos no lo harían.

Los organizadores del evento en Estados Unidos cedieron y simplemente se negaron a aceptar su participación, recibiendo únicamente al segundo Arrows, el de Rolf Stommelen.

El primer piloto en sufrir una suspensión oficial de la FIA fue Nigel Mansell, quien estuvo involucrado en un incidente de bandera negra en el Gran Premio de Portugal de 1989. Fue reportado por ir marcha atrás en el pitlane tras pasarse de su box y los comisarios le pusieron una bandera negra.

El piloto de Ferrari no respondió a las señales y subsecuentemente sacó de la carrera a Ayrton Senna al chocarlo en la primera curva del circuito de Estoril.

Rápidamente se tomaron cartas en el asunto y el hecho de que Mansell haya estado involucrado en un accidente con un contendiente por el título cuando no debía haber estado en la pista fue tomado con seriedad. Por eso no tuvo permitido competir en la siguiente carrera en España.

El propio Senna nunca estuvo suspendido, pero al comienzo de 1994 estuvo cerca.

En el Gran Premio de Japón del año pasado atacó verbalmente y físicamente a Eddie Irvine luego de la carrera, molesto porque el novato de Jordan había tenido la audacia de superarlo después de que Senna le había sacado una vuelta. Nada sucedió ese día, pero después de que la evidencia salió a la luz gracias a una filmación, el presidente de la FIA, Max Mosley, decidió entrar en acción.

No había tiempo para llevar adelante una investigación antes de la última carrera en Adelaida, por lo que se realizó en París con la temporada ya finalizada. El resultado fue una suspensión de dos carreras, pero debido al "alto grado de provocación" de Irvine quedó en seis meses en suspenso. Eso cubría las cinco primeras carreras de la siguiente temporada, pero Senna trágicamente perdió la vida en Imola, tercera ronda de aquel año.

El siguiente ejemplo de una suspensión llegó cuando Senna estaba bajo amenaza, con Irvine nuevamente involucrado.

El irlandés llevó a Jos Verstappen al paso en el Gran Premio de Brasil de 1994, lo cual provocó un impresionante accidente del que también formaron parte otros dos coches.

A pesar de que la evidencia no era contundente, Irvine fue encontrado completamente responsable, principalmente por una repetición en cámara lenta en la TV que no lo ayudó para nada pero que no mostraba una verdadera perspectiva. Fue suspendido para la siguiente carrera y cuando Jordan apeló la sanción, la misma fue elevada a tres carreras, buscando evitar que los equipos realicen apelaciones "frívolas" en el futuro.

Unas semanas más tarde, en el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone, Michael Schumacher superó a Damon Hill en la vuelta de calentamiento, cuando las reglas decían claramente que los pilotos debían mantener su posición y que el autor de la pole marcaba el ritmo. Luego recibió una bandera negra por esto.

Discutiendo el tema con el muro de pits, Schumacher no obedeció inicialmente y luego realizó un stop & go y terminó segundo en la carrera. Los comisarios discutieron el asunto luego y el equipo fue multado con $25.000, pero el resultado no se cambió. Sin embargo, cuando el tema fue analizado en profundidad por la FIA, el alemán perdió el resultado de la carrera y fue suspendido de las carreras de Italia y Portugal.

En la misma carrera Mika Hakkinen recibió una fecha en suspenso luego de un choque con Rubens Barrichello sobre el final de la carrera. Dos eventos más tarde en Hockenheim, el piloto de McLaren estuvo involucrado en un accidente en la primera curva, lo que llevó a que el castigo de Silverstone entrara en juego y se vio forzado a ausentarse del Gran Premio de Hungría.

Mika Hakkinen, McLaren Peugeot
Mika Hakkinen, McLaren Peugeot

Photo by: Sutton Images

Tres años más tarde, en el Gran Premio de Italia, el contendiente al título Jacques Villeneuve recibió nueve fechas en suspenso por no levantar suficientemente la velocidad bajo banderas amarillas en el warm-up de la mañana del domingo. Tres carreras más tarde, en Suzuka, fue reportado por ir demasiado rápido bajo banderas amarillas nuevamente. En ambas carreras varios pilotos también fueron reportados, pero Jacques fue el único en repetir.

Después de una extensa reunión los comisarios confirmaron que no podría disputar la carrera de ese fin de semana, lo cual significaba una gran penalización dado que era la penúltima ronda y estaba luchando el campeonato ajustadamente con Schumacher.

Ese domingo corrió bajo una apelación presentada por Williams y finalizó quinto. Luego efectivamente cumplió la suspensión porque el equipo retiró la apelación tras la carrera, descartando los puntos que había conseguido.

Sorprendentemente, 15 años debieron pasar para encontrar la siguiente suspensión de un piloto, la cual fue para Romain Grosjean en 2012. El francés había tenido una temporada desastrosa con Lotus y todo empeoró cuando desencadenó un accidente múltiple al inicio del Gran Premio de Bélgica, el cual sacó de la carrera a Fernando Alonso y a Lewis Hamilton.

Tomando en cuenta incidentes previos y el hecho de que había tenido influencia en la lucha por el título, los comisarios le impusieron una carrera de suspensión, lo que lo obligó a ausentarse de la cita de Monza.

Vale la pena destacar que cuando Felipe Massa se perdió el Gran Premio de los Estados Unidos de 2002 fue por decisión de su equipo, Sauber. El brasileño había recibido una penalización de diez puestos en la parrilla de salida y en esos días las reglas indicaban que se cumplía la misma "en la siguiente carrera" y no "su siguiente carrera".

Sauber evitó la penalización al bajar del auto al joven Massa y llamando al experimentado Heinz-Harald Frentzen para ese fin de semana.

En dos ocasiones hubo equipos que han sido suspendidos por cuestiones técnicas. En 1984, Tyrrell fue acusado de utilizar aditamentos a su combustible, y después de una extensa disputa el equipo fue echado del campeonato tras la 11° carrera en Holanda.

Esas 11 carreras disputadas previamente fueron borradas del historial del equipo, y Martin Brundle perdió las siete carreras que hizo antes de lesionarse. Las estadísticas del británico muestran que disputó 158 Grandes Premios, pero en realidad estuvo en 165.

En 2005, BAR-Honda fue suspendido por dos carreras luego de que se descubrieran irregularidades con su tanque de combustible, lo cual salió a la luz en el Gran Premio de San Marino, por lo que la escudería debió ausentarse en España y en Mónaco.

Jenson Button
Jenson Button

XPB Images

Acción en retrospectiva

La controversia de 1997 en Jerez entre Schumacher y Villeneuve fue solamente un ejemplo de muchos donde la FIA repasó un incidente de carrera luego de que el resultado había sido declarado al terminar el fin de semana.

En ese sentido, hay muchos precedentes que sugieren que Vettel podría recibir más sanciones, a pesar de que el alemán se fue de Bakú el domingo por la noche confiado en que había dejado la polémica detrás.

El ejemplo más famoso llegó durante la dramática temporada de 1976, un año envuelto en controversia. Miles de aficionados habían visto a James Hunt ganar el Gran Premio de Gran Bretaña en Brands Hatch, una carrera detenida y reiniciada tras un accidente en la primera curva.

Semanas más tarde se determinó que Hunt no debería haber tenido permitido estar en el reinicio y fue desclasificado.

Como se dijo previamente, le sucedió a Irvine luego de que Jordan apelara la suspensión impuesta en el GP de Brasil de 1994, y nuevamente con Schumacher tras la carrera de Silverstone ese mismo año, cuando su castigo aumentó.

Luego de su choque con Villeneuve en la carrera final de Jerez en 1997, Schumacher recibió una penalización sin precedentes al perder su posición en el campeonato del mundo, pero lo curioso de ese castigo fue Michael no perdió ninguno de sus resultados.

Se mantuvo como el ganador de cinco Grandes Premios en 1997 y sumó los 78 puntos de esa temporada para su puntaje oficial. Más aún, pocos reconocerían que el compañero de Villeneve en Williams, Heinz-Harald Frentzen, oficialmente finalizó segundo en las posiciones de aquel año.

Suele suceder que los casos son reabiertos cuando aparece "nueva evidencia", como ocurrió tras el Gran Premio de Australia de 2009. En esa carrera, Jarno Trulli fue penalizado por superar a Hamilton con auto de seguridad, y luego de la carrera la FIA supo que Lewis le había dicho a la prensa que él le indicó al italiano que lo superara, antes de contarle una historia diferente a los comisarios.

El tema fue examinado en el siguiente fin de semana, el Gran Premio de Malasia, y el resultado fue que Trulli recuperó su tercero puesto y Hamilton fue excluido del cuarto lugar que había obtenido.

También ha habido ocasiones donde cuestiones técnicas han sido castigadas por la FIA, y la decisión tomada el domingo luego cambió.

Un ejemplo recordado fue Malasia 1999 y el affair de Ferrari y su bargeboard, cuando Irvine y Schumacher fueron excluidos por una irregularidad y luego de les devolvió sus resultados, manteniendo así las esperanzas de Irvine de ser campeón en la carrera final de Suzuka.

Eddie Irvine, Ferrari F399 takes the win
Eddie Irvine, Ferrari F399, gana en Malasia

Photo by: Sutton Images

El anteriormente mencionado asunto del tanque de combustible de BAR-Honda en Imola 2005 fue al revés: primero no pasó nada, pero luego el equipo recibió un duro castigo al ser excluido de sus resultados y suspendido por dos carreras.

Conclusión

¿Entonces qué es lo que aprendimos de todo esto? Primero, ha quedado demostrado muchas veces que las decisiones que toman los comisarios en el día de la carrera pueden ser modificadas, y la mayoría de las veces es aumentada.

No hay "evidencia nueva" esta vez, más allá del hecho de que Vettel podrá defenderse en persona, ya que no tuvo contacto con los comisarios en Bakú.

Una suspensión, o más probablemente una fecha en suspenso, claramente aparece en el menú de posibles castigos. Vettel ya está cerca de perderse una carrera debido a los puntos de su licencia, ya que actualmente acumula nueve unidades por cuatro incidentes, incluyendo tres puntos que recibió en Bakú.

Si llegase a sumar tres más de esos puntos en Austria, deberá cumplir una carrera de suspensión. Luego de eso caerán los dos puntos que recibió en Silverstone el año pasado y estará nuevamente en una cifra tranquilizadora.

Hay que recordar también que las suspensiones de Mansell y Schumacher involucraron no hacer caso a la bandera negra, la cual debe ser vista como algo santo para los pilotos, y la FIA quizá crea que esas acciones y lo realizado por Vettel valgan lo mismo en cuanto al castigo.

La FIA también puede no tener en cuenta el furor que siguió al incidente en Bakú, y quizás la clave de la discusión sea la cuestión de marcar un ejemplo para los más jóvenes, algo que Hamilton quiso dejar en claro el domingo.

También la FIA se toma muy en serio su campaña de conducción segura en las calles y la riña de tránsito es una parte clave de ese mensaje.

La ofensa fue diferente, pero vale la pena recordar lo que Max Mosley dijo sobre la agresión de Senna a Irvine en 1993: "Tenía que haber un castigo. Cuando alguien es golpeado, eso lleva la cuestión a otro lugar. Tenemos que evitar que eso suceda en todos los niveles del deporte".

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08, Sebastian Vettel, Ferrari SF70H
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08, Sebastian Vettel, Ferrari SF70H

Photo by: Charles Coates / LAT Images

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Lewis Hamilton , Sebastian Vettel
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas f1 2017, formula 1, historia f1, lewis hamilton, ssebastian vettel, vettel fia, vettel investigación