Así eran los test invernales de F1 hace 40 años

Frank Dernie, ex ingeniero de Hesket, Williams, Lotus, Ligier, Benetton y Toyota, cuenta cómo eran aquellos viajes infinitos y las maneras de diseñar los monoplazas al comienzo de la primera era Turbo de la F1.

Solo faltan unas pocas semanas del inicio de la pretemporada de la Fórmula 1 2017. Los coches serán protagonistas a finales de febrero en Barcelona para la primera cita de pruebas del año.

La ocasión es única para charlar con Frank Dernie sobre el modo de trabajar de los equipos en los años 70. Dernie, retirado de la F1 en 2010, ha comenzado su carrera en 1976 con Hesketh, para después dar su colaboración a varios equipos como Williams, Lotus, Ligier, Benetton y Toyota.

"El equipo Hesketh Racing estaba compuesto de apenas 18 personas y habitualmente llegábamos a los aeropuertos en dos coches", cuenta Dernie a Motorsport.com. "Y esto era necesario porque no teníamos muchos recursos económicos y esto influye plenamente en la F1". 

"Recuerdo cuando partíamos los primeros días de enero para ir a Argentina a completar los test para el Gran Premio para después llegar a Brasil y hacer otra semana de pruebas para preparar la carrera y volver a casa en febrero. Ahora es todo más simple para los equipos". 

"En aquellos tiempos los mecánicos estaban mucho más implicados en el desarrollo de los test que hoy en día en un fin de semana de carreras". 

Trabajando horas extra

Dernie habla también del estrés psicológico que el personal de Williams sufrir debido a estas largas jornadas de pruebas. 

"Hemos afrontado muchos viajes nocturnos para llegar al hotel, beber algo rápidamente, dormir en sillas, levantarnos a primera hora de la mañana, ducharnos y ponernos ropa limpia para volver al circuito. Eran tiempos realmente complicados". 

"En los primeros años de la era turbo, había un coche dedicado exclusivamente al desarrollo del motor, mientras que otro era utilizado para efectuar las pruebas de set up". 

"Teníamos que tratar de entender qué configuración básica había que elegir y, además, teníamos que trabajar en la fiabilidad del motor".

"No teníamos recursos, la posibilidad de efectuar test de estrés sobre los componentes y ni siquiera podíamos repartir los recursos y el desarrollo, como sí ocurre ahora. Los coches no podían tener la misma fiabilidad que los de ahora". 

"Habitualmente, todos los días después de que los coches terminaran de rodar, las desmontábamos completamente y se realizaba un test de rotura de cada componente: la caja de cambios, las suspensiones, los mecanismos de la dirección y todo lo demás. Después tocaba volver a montar el coche a tiempo para la mañana siguiente".

"Después de la vuelta de instalación, el piloto bajaba del coche y nosotros revisábamos cada componente. Todas estas comprobaciones ahora pueden ser hechas en la galería de viento y con la telemetría, mientras que entonces podíamos desarrollar este trabajo solo durante los test". 

Sin ordenadores

Es difícil de imaginar ahora, pero en los tiempos de Dernie los coches eran diseñados sin ayuda de ordenadores, basándose en la lógica, la deducción y la experiencia.

"En nuestros tiempos no teníamos un túnel del viento para entender la necesidad de refrigeración de los componentes, por lo que teníamos que diseñar todo basándonos en nuestra experiencia".

"Inevitablemente nos encontrábamos con problemas en el coche nuevo. Si los frenos alcanzaban una temperatura de rodaje excesiva estábamos obligados a rediseñar por completo el sistema de refrigeración durante la noche. Si era necesario refrigerar los radiadores del aceite o del agua hacíamos agujeros en la carrocería". 

"Aquellos tiempos pasaron ya, dado que puedes diseñar todo tranquilamente en la fábrica, pero para nosotros era fundamental ir hasta Brasil para probar el coche. Las temperaturas que encontrábamos allí no eran las mismas que habríamos podido tener en Barcelona. Si hubiésemos hecho los test solo en España, no habríamos entendido nada". 

Dernie también comenta los test desarrollados en 1985 con el Williams con motor Honda. 

"1984 fue un año pésimo para nosotros. Nadie en Williams había diseñado nunca un coche con motor turbo, y nuestros pilotos, Keke Rosberg y Jacques Laffite, nunca habían pilotado un coche turbocomprimido". 

"Llegamos así a Río para los test invernales de 1985 con un viejo FW09 modificado son para efectuar pruebas con el propulsor. Después de algunas vueltas pudimos comprobar que todos los problemas de pilotaje del año anterior habían desaparecido porque estaban relacionados con el turbo". 

"Estuvimos todo 1984 tratando de resolver los problemas de manejabilidad del coche y, en cambio, ¡bastaba solo con cambiar el motor!".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Williams , Toyota Racing , Ligier , Benetton , Lotus F1
Tipo de artículo Entrevista
Etiquetas f1 2017, f1 historica, frank dernie, test f1 1977, test f1 2017