Carlos Sainz: "Es injusto que unos prueben los Pirelli de 2017 y otros no"

El piloto español cree que será complicado repetir un resultado como el de Austin en lo que queda de temporada y apunta que los test de los nuevos neumáticos tenían que haberlos hecho todos los pilotos.

Carlos Sainz llega a México tras igualar su mejor actuación de siempre en Austin. Los halagos llegaron de todos los frentes, incluso del estricto Dr. Marko. "No sabría cómo calificarla. Este año ha habido tres o cuatro carreras muy buenas y me cuesta poner una delante de la otra, porque cada una tiene su puntito", reconoce el español. "La de Austin fue diferente porque no lo esperábamos para nada. Llevábamos tres carreras en circuitos parecidos a este sin pasar del 15º, 13º puesto". 

El piloto de Toro Rosso afirma que se sorprendió de que el equipo le dejara a 26 vueltas del final con el neumático blando. "No lo pude probar por los pinchazos, pero ha sido el favorito durante todo el año y les pedí que en carrera me lo pusieran siempre que se pudiera", ha dicho Sainz a Movistar + F1. "Pero  cuando quedaban aún tantas vueltas para el final pensé 'Se lo han tomado muy a pecho". 

Al respecto de la polémica entre Felipe Massa y Fernando Alonso tras el arriesgado adelantamiento del español en Estados Unidos, Sainz considera que la acción estuvo "al límite". "Se tiró como un loco, pero es cómo hay que tirarse de vez en cuando para poder adelantar a un Williams. A Massa le dio más rabia de lo normal porque si le hubiera dejado pasarse de frenada, él habría traicionado mejor y habría conservado la posición", señala. 

No obstante, el de Toro Rosso manda un recado a la FIA al respecto de la consistencia en las sanciones por incidentes similares. "Cada adelantamiento y cada maniobra son un mundo interpretado de una manera diferente por los comisarios", asegura Sainz. "Tienen que ser mucho más estrictos y poner la regla clara. Los aficionados tampoco van a entender que vean a Fernando ir por encima de los pianos en Austin y que luego lo prohiban en la siguiente carrera". 

Este fin de semana, Sainz espera quitarse el "mal sabor de boca del año pasado". "El Safety Car nos vino fatal. Nos equivocamos, nos doblaron...". "Este circuito, de los que quedan, quizás sea el mejor porque es donde no pasas tanto tiempo a fondo, tiene curvas reviradas que hagan sufrir a los Williams...", analiza. "Voy con paracaídas, pero en las curvas ayuda", dice al respecto de la broma que le hizo Alonso el fin de semana pasado. 

El español se muestra descontento por los test de cara a 2017 que Pirelli ha hecho con varios pilotos y equipos. "Me parece injusto que haya pilotos que ya sepan qué hacen esos neumáticos y otros que no sepamos ni qué compuestos son, ni cómo son", reconoce. "No es lo mismo sentirlo con un coche que conoces que es el del año pasado. Son cosas que hay que hacer, porque hay que probarlo, pero habría que darle una oportunidad a todos de probarlo. Es una ventaja para ellos".

Sainz reconoce haberse ofrecido a Red Bull para los últimos días de pruebas que le quedan a la marca británica en Abu Dhabi. "Cualquier ventaja que pueda tener, me gusta tenerla".

"Lo de Austin ha sido, como diría mi padre, un mensajito que había que mandar ya, sobre todo después de un segunda parte de la temporada que ha sido muy difícil".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de México
Pista Autodromo Hermanos Rodriguez
Pilotos Carlos Sainz Jr.
Equipos Scuderia Toro Rosso
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas austin, carlos sainz, f1 2017, gp de estados unidos, gp de mexico, mexico, toro rosso