Cinco conclusiones del Gran Premio de Bahréin

compartidos
comentarios
Cinco conclusiones del Gran Premio de Bahréin
Por:
, Editor General
1 abr. 2019 15:21

Diego Mejía analiza una vibrante segunda prueba del mundial de Fórmula 1 2019 que probablemente tendrá implicaciones en la lucha al frente de la parrilla para el resto de la temporada.

Leclerc declara sus intenciones

El viernes al final de la segunda práctica libre tomaba para FOX Sports las impresiones de los pilotos de la Scuderia Ferrari y me decía Charles Leclerc que “no había nadie más rápido” que ellos en pista. Tal confianza es inusual para un piloto, menos darla a conocer en púbico como lo estaba haciendo.

Pero fue la misma con la que afrontó luego un sábado en el que nadie le superó, ni en prácticas libres, ni en la calificación que lo vio convertirse en el más joven poleman que ha tenido el equipo de Maranello en toda su historia. Y fue también esa confianza la que demostró en carrera, después de una mala salida y primera vuelta.

Pero la forma en la que Leclerc recuperó la punta, tan rápidamente, y luego controló la carrera a placer, ha sido toda una declaración de intenciones como actor principal en la lucha al frente de la parrilla este año. Lo hizo parecer muy fácil y a los 21 años, llevar el escudo del cavallino rampante no le pesa.

Sebastian Vettel, Ferrari SF90 sin alerón

Sebastian Vettel, Ferrari SF90 sin alerón

Photo by: Simon Galloway / Sutton Images

Vettel siente la presión

Conforme fue creciendo Leclerc durante el fin de semana, Vettel se fue desinflando. Realmente nunca pareció del todo contento con su Ferrari en los entrenamientos libres, a pesar de haber sido el más rápido el viernes en la noche, con un trompo incluido.

Pero lo que más le incomodaba con seguridad, es que del otro lado del box, Leclerc si encontraba lo que buscaba en la SF90.  Luego cuando Vettel tuvo que montar un segundo juego de neumáticos blandos en Q2 el sábado y se quedó a tres décimas del tiempo de Leclerc, el alemán se vio enfrentado a la realidad.

Con un solo juego de neumáticos blandos para Q3, es decir, un solo intento, contra dos de Leclerc, era claro que salvo un error del monegasco, iba a ser imposible batirle. Y así fue. No es la situación a la que Vettel ha estado acostumbrado en Ferrari. Aparte, luego en carrera cuando se puso al frente, no pudo hacer nada para contener a Leclerc.

Tampoco es un secreto que Vettel siempre prefirió seguir con un escudero en Ferrari y lo que está sucediendo es un escenario como el que enfrentó en Red Bull en su último año con el equipo, cuando Ricciardo lo dejó en la sombra, su peor temporada con los de Milton Keynes.

Su trompo en la lucha con Hamilton trajo de vuelta los episodios que ya vivió en circunstancias similares el año pasado en Monza con el propio Hamilton, en Suzuka con Verstappen y en Austin con Ricciardo.  Él ha admitido el error, pero eso no lo hace menor. Vettel es mejor que eso, es un cuatro veces campeón del mundo, pero en este momento su cabeza no le acompaña. No sentirse sobre el pedestal le está costando.

Charles Leclerc, Ferrari SF90 adelanta a Sebastian Vettel, Ferrari SF90 para el liderato

Charles Leclerc, Ferrari SF90 adelanta a Sebastian Vettel, Ferrari SF90 para el liderato

Photo by: Mark Sutton / Sutton Images

Ferrari los deja correr

Es muy anti-Ferrari dejar correr a sus dos pilotos como lo vimos en las primeras vueltas de la carrera, no tanto en la salida, sino en lo que vino después cuando Leclerc hizo el llamado vía radio avisando que iba más rápido que Vettel, pidiendo pista.

Vettel intentó defender la punta, pero hubo poco que pudiera hacer. Si Ferrari quería ganar la carrera, no podía cortarle las alas a Leclerc, pues como se vio luego en las primeras paradas en boxes, Vettel no tenía suficiente ritmo para dejar atrás a Hamilton y eventualmente perdió la posición con él después de salir de su primer pitstop.

Antes de iniciar la temporada Mattia Binotto dejó claro que su piloto líder era Sebastian Vettel. En Australia fueron consecuentes y lo respaldaron cuando Leclerc le dio alcance. Pero esta vez no podía ser y el propio Binotto lo avisó desde el viernes cuando dijo que Leclerc tenía licencia para ir por la victoria, la pole, para vencer a todos, incluso su compañero de equipo.

Será interesante ver como en la Scuderia gestionan la situación, pero después de dos carreras en las que el piloto nuevo ha ido mejor que el llamado a ser líder, es difícil mantener la política con la que arrancaron este año.

Si Vettel hubiese optimizado su rendimiento este domingo, habría sido él quien recogiera la victoria de manos de Leclerc cuando el motor de su compañero de equipo se fue a cinco cilindros. No fue el caso.

Sebastian Vettel, Ferrari SF90, leads Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W10

Sebastian Vettel, Ferrari SF90, leads Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W10

Photo by: Andy Hone / LAT Images

No fue solo suerte para Hamilton

La maniobra que acabó induciendo el error de Vettel, su trompo y posterior fallo en el ala delantera, fue una genialidad de Hamilton. La forma en la que se lanzó por el exterior en dos ocasiones, conocedor además de cómo las fuertes ráfagas de viento de la noche estaban afectando, fueron las mejores maniobras de la carrera.

Y lo son porque aunque hayan tenido la asistencia de la nueva zona DRS para permitirle aproximarse, la forma como luego estiró el punto de frenada en la curva cuatro y como logró mantener una línea con mayor radio pero mayor velocidad, sobre una zona que tiene menos agarre, es algo que no está al alcance de todos, incluso cuando se manejar un Mercedes.

Lo que en ese momento fue  la lucha por la segunda posición, terminó siendo, sin saberlo, la lucha por la victoria después del problema de motor del líder. Es de reconocer también su juego limpio y el haber dado todo el crédito a Leclerc por lo hecho el domingo.  Aunque a veces pasen por fingidos estos gestos,  ha sido una manifestación de deportividad.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15, Carlos Sainz Jr., McLaren MCL34, y Kevin Magnussen, Haas F1 Team VF-19

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15, Carlos Sainz Jr., McLaren MCL34, y Kevin Magnussen, Haas F1 Team VF-19

Photo by: Simon Galloway / Sutton Images

McLaren toma impulso

Lo hecho por Carlos Sainz durante el fin de semana pasó un poco bajo el radar pues en carrera quedó en la sombra de tantas otras cosas que pasaron, tal vez más trascendentales que su lucha, desde la misma calificación contra el Red Bull Honda de Max Verstappen.

El sábado se el español se quedó a 61 milésimas del quinto lugar en parrilla del holandés, pero el domingo peleaban en carrera por esa misma posición hasta que en la curva cuatro, siempre un punto álgido en Bahréin, pero más este año con la zona DRS que se adicionó en su aproximación, acabaron tocándose.

Luego como consecuencia del daño en el ala delantera de Sainz,  fue Lando Norris quien recogió la cosecha de McLaren, que de repente acabó siendo más grande gracias al doble retiro de Renault, además sus primeros puntos en la Fórmula 1. Ya el sábado habían superado al equipo de fábrica, algo notable.

Aunque fue evidente en el ataque de Sainz a Verstappen que se quedaba corto de potencia el Red Bull Honda frente al McLaren Renault, lo que preocupa si es la fiabilidad de Renault, con tres retiros asociados a problemas con la unidad de potencia en apenas dos carreras, dos de ellos por fallas en el MGU-K, en Australia para Sainz, en Bahréin para Ricciardo.

Nico Hulkenberg, Renault R.S. 19, en batalla con Daniel Ricciardo, Renault R.S.19

Nico Hulkenberg, Renault R.S. 19, en batalla con Daniel Ricciardo, Renault R.S.19

Photo by: Andy Hone / LAT Images

Artículo siguiente
Vettel niega que su trompo en Bahrein fuera porque sienta más presión

Artículo previo

Vettel niega que su trompo en Bahrein fuera porque sienta más presión

Artículo siguiente

Magnussen dice que el ritmo de Bahréin no era "esperanzador"

Magnussen dice que el ritmo de Bahréin no era "esperanzador"
Mostrar comentarios
el primero en tener
las noticias