El piloto más valiente del GP de San Marino del 94

A lo largo de los años se ha escrito mucho sobre el GP de San Marino de 1994, pero rara vez se ha contado una historia, y se refiere al hombre más valiente de Imola ese fin de semana.

El piloto más valiente del GP de San Marino del 94

Durante la calificación del sábado por la tarde del Gran Premio de San Marino de 1994, David Brabham pasó por encima de los restos del auto de su compañero de equipo Roland Ratzenberger, y quedó devastado al enterarse más tarde que el austríaco había muerto.

"Recuerdo haber dado la vuelta a la primera curva y observé trozos de carrocería en el suelo", explicó. "Tan pronto como los vi, inmediatamente pensé que era Roland. Cuando llegué allí, la ambulancia ya había llegado”.

"Recuerdo haber mirado hacia atrás en el auto y ver la posición de su cabeza y el aspecto de su visor. Inmediatamente pensé que se había ido, no parecía haber vida en el auto".

La confirmación del trágico resultado llegó poco después, dejando a todos en el paddock del equipo Simtek en estado de shock.

A menudo, en circunstancias similares, los equipos se retiran del evento al día siguiente, esto como resultado de una combinación de factores como el bienestar emocional del equipo y del otro piloto, dudas sobre posibles problemas mecánicos, o simplemente como una señal de respeto.

Sin embargo, al día siguiente, el australiano rompió con el precedente y tomó la audaz decisión de participar en la carrera en un intento por levantar al equipo del estado de duelo, sin embargo, su intento por competir se vio arruinado por una falla en el automóvil que podría haber tenido sus propias consecuencias devastadoras.

Es cierto que Damon Hill tomó el reinicio de Imola poco después del accidente de su compañero de equipo Ayrton Senna, lo cual también requirió un poco de coraje. Sin embargo, las consecuencias completas para el brasileño aún no estaban claras, y su equipo Williams tampoco sospechaba que hubiera habido una falla que pudiera replicarse en el auto del piloto británico. Era más o menos un caso de negocios como siempre, por lo que había que continuar con el espectáculo.

Roland Ratzenberger, Simtek S941, David Brabham

Roland Ratzenberger, Simtek S941, David Brabham

Photo by: Sutton Images

El mismo Hill reconoció la extraordinaria fortaleza que Brabham mostró ese día al comprometerse a correr para el equipo Simtek.

"La experiencia de David se ha pasado por alto en gran medida debido a lo que sucedió con Ayrton", dijo Hill. "Salió en el auto el domingo por la mañana, al calentamiento después de que su compañero de equipo muriera, y trató de traer a la gente de vuelta al trabajo".

"Jugó un papel muy importante en el intento de reenfocarlos en algo más positivo. Es demasiado fácil olvidar lo que pasó en Simtek, y lo que fue la experiencia de todos esos chicos, y eso quedó completamente eclipsado”.

Como se ha señalado, los precedentes sugieren que después de una fatalidad en la clasificación el equipo involucrado se retiraría. Ya había sucedido anteriormente con BMW en Nurburgring en 1969 (después de la muerte de Gerhard Mitter), con Lotus en Monza en 1970 (Jochen Rindt), con Tyrrell en Watkins Glen en 1973 (Francois Cevert), y con Ferrari en Zolder en 1982 (Gilles Villeneuve).

Sin embargo, en el caso de Simtek, el sábado por la noche se dejó abierta la cuestión de si Brabham debía correr o no.

"Para ser justos con el equipo, no creo que ninguno de nosotros supiera qué hacer", recuerda Brabham. "Había tantas emociones alrededor que no se podían controlar. Esa noche el equipo dijo que dependía de mí si tenía las ganas de conducir o no. Obviamente, mi mayor preocupación era la seguridad del auto".

Durante el accidente de Ratzenberger, era evidente que el alerón delantero se había desprendido, aunque la causa precisa no estaba clara. Sin embargo, se sospechaba que los tornillos que sujetaban el alerón a la parte inferior del morro podrían haberse aflojado, posiblemente como resultado de un incidente en un bordillo.

Esa noche el equipo trabajó para modificar el alerón del coche de Brabham. Anteriormente, los cuatro tornillos acababan al fondo de la nariz.

También lee:

David Brabham, Simtek S941 Ford

David Brabham, Simtek S941 Ford

Photo by: Ercole Colombo

Las modificaciones incluían los tornillos más grandes y más largos, los cuales pasaban por el carbono de la nariz. Junto a ello se colocaron tuercas y arandelas sustanciales en el otro lado, junto con una placa de aluminio, para que les fuera casi imposible zafarse. 

"Sentí que teníamos que ser más blancos que los blancos", dice el ingeniero de carrera de Brabham, Rod Nelson, al recordar eso. 

"Fui con Charlie Whiting y le dije que teníamos la intención de hacer esto y lo otro, que queríamos correr mañana, y todo lo demás, y le mostré lo que estábamos haciendo. No fue en reacción a ninguna falla de la que nosotros fuéramos conscientes, pero trataba de hacer el auto lo más seguro posible". 

"[El jefe del equipo] Nick Wirth me aseguró que habían reforzado el alerón delantero para asegurarse de que no hubiera ningún problema", dice Brabham.

"Dije que lo único que puedo hacer era ir al calentamiento y ver cómo me siento; si no me sentía bien entonces no correría". 

"Fuimos relativamente rápidos en el calentamiento. No sé si me pusieron en tanques vacíos o lo que sea, pero nuestro ritmo fue mejor de lo que había sido hasta ese momento".

"Entré en boxes y noté que las nubes oscuras se habían vuelto de color gris claro, y sentí que el equipo se había levantado un poco. Sentí que tenía que correr, tenía que correr por ellos para ayudarlos a superar la situación, y sentí que esa era una forma de hacerlo". 

Después de la bandera roja de Senna y el reinicio, Brabham estaba en el puesto 17 cuando las imágenes de televisión lo mostraban estacionado en la última curva en la vuelta 23.

El abandono pasó a los libros de historia como un "accidente", pero la historia real no surgió en ese momento. En realidad, había sufrido una falla catastrófica de dirección, y si hubiera ocurrido en medio de la curva rápida, las consecuencias podrían haber sido terribles.

Max Mosley, Presidente de la FIA President y ex dueño de Simtek Research mira a David Brabham, Simtek S941

Max Mosley, Presidente de la FIA President y ex dueño de Simtek Research mira a David Brabham, Simtek S941

Photo by: Sutton Images

"Fue a la derecha en el sitio donde Rubens [Barrichello] tuvo su accidente el viernes y el auto se fue de inmediato", dice Nelson.

"Pensó que había perdido el alerón delantero, porque giró y no sucedió nada. De hecho, la articulación UJ en la dirección se rompió. No había conexión entre la columna de dirección y la cremallera. Así que estaba bastante preocupado por eso".

“Por alguna razón yo estaba entre la caurva antes de la chicane y la chicane", dice Brabham.

"En realidad se rompió en la recta. Para cuando sucede algo así, tu cerebro está completamente frito, simplemente no sabes lo que está pasando y te pone en un lugar diferente. No es que culpe al equipo, éramos nuevos y las cosas suceden”.

"Pero como dije antes, solo lo hice porque necesitaba levantar al equipo. Hicimos el calentamiento y todos se sintieron un poco mejor, pero al menos íbamos en la dirección correcta y es por eso que corrí. Pero salí del fin de semana sintiéndome afortunado de haber salido vivo de allí”.

En la primavera de 2014, Brabham regresó a Imola, en compañía de Hill, para filmar un reportaje con Sky F1 en el vigésimo aniversario de la tragedia.

"Fue un día pesado. Todas esas emociones comienzan a regresar, y comienzas a revivir esos momentos, y tiene un efecto en ti. Sigues adelante, la vida pasa muy rápido”.

"Pero volver allí cambia la forma en que te sientes, sin duda, particularmente, en el lugar donde se detuvo Roland".

David Brabham, Simtek S941, habla con Roland Ratzenberger y Nick Wirth, Simtek Team Principal

David Brabham, Simtek S941, habla con Roland Ratzenberger y Nick Wirth, Simtek Team Principal

Photo by: Sutton Images

Más sobre el fin de semana en Imola:

compartidos
comentarios
Los primeros rivales de Senna en F1, sus coequiperos

Artículo previo

Los primeros rivales de Senna en F1, sus coequiperos

Artículo siguiente

La asistencia de Charles Leclerc en Cruz Roja

La asistencia de Charles Leclerc en Cruz Roja
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Pilotos David Brabham
Autor Adam Cooper