Don Nichols, fundador de Shadow, murió a los 92 años

El día de ayer, el mundo del deporte motor perdió a uno de los hombres más desafiantes de la Fórmula 1, una persona que llevó sus ideas al límite para encantar a los aficionados con sus radicales automóviles.

El AVS Shadow MK1, de minúsculos neumáticos, era un coche hermoso y que despertaba muchas pasiones. Pocos equipos con un lapso tan corto de éxito han conseguido un seguimiento tan culto como lo hizo Shadow, donde los pilotos iban rápido, luchando por obtener resultados, esto bajo la dirección de un dueño tranquilo y misterioso, haciendo de esto una mezcla muy atractiva. Don Nichols seguirá siendo un héroe tranquilo para muchos.

Nichols sirvió al ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea, para después pasar a vender neumáticos Goodyear y Firestone en Japón y luego regresó a Estados Unidos en 1968 para formar el equipo denominado Advanced Vehicle Systems. Su plan era competir en las categorías de Can-Am, donde la libertad de ideas y la brillantes podrían ser recompensados.

Incluso con los estándares de la competencia de Can-Am, el diseñador Trevor Harris estaba tan lejos de lo hecho por Smokey Yunick. En un intento de reducir el arrastre, Harris tuvo la idea de reducir el área frontal y, de alguna manera, persuadió a Firestone para suministrar neumáticos de 17 pulgadas en el frente y 19 en la parte trasera, esto era una diferencia de los 24-26 que utilizaban los Can-Am en aquel tiempo. Así, el piloto se sentó en lo que parecía un go kart, pero que era propulsado por un motor V8, que parecía un enorme bloque en estas circunstancias, y cuyo enfriamiento dependía del aire que se precipitaba en un radiador que estaba construido en el ala trasera.

Sin embargo, las ruedas pequeñas eran el principal problema, ya que obligaba a contar con frenos pequeños que no podían cumplir con el trabajo y no podían disipar el calor lo suficientemente rápido. Era un problema que George Follmer atacó valientemente a través de la fricción lateral, deslizando a la bestia.

Al darse cuenta que esta no era la forma de enfrentarse a los rivales como Porsche y McLaren, Nichols adquirió el Ti22 que diseño Peter Bryant y que había sido creado para el equipo de Autocoast, y así, para 1971, Jackie Oliver estaba conduciendo un Shadow MkII patrocinado por Universal Oil Products que parecía el Ti22 (pero contenía poco titanio) y con ruedas más grandes (pero todavía no de tamaño completo). Era rápido pero frágil. El MkIII aún más convencional de 1972 no fue mucho mejor que su antecesor.

Pero para 1973, el equipo contrató a Tony Southgate (ex-diseñador de BRM) para crear un coche de Fórmula 1 y uno de Can-Am. El DN2 para Can-Am era algo pesado y todavía sufría de problemas de fiabilidad. El DN1 de Fórmula 1 se veía genial y, en las manos de Follmer y Oliver, tuvo buenas actuaciones. La fiabilidad fue un gran problema, pero Follmer logró un podio en apenas su segunda carrera con el equipo, mientras que Oliver logró un tercer sitio en la penúltima carrera de la temporada.

La gente tuvo que mirar de reojo el dominio del DN4 en el campeonato de Can-Am de 1974 y cuestionar su validez, ya que el dominio de Porsche a lado de Penske había expulsado a McLaren y Lola, sin embargo, la obra maestra de Southgate demolió a la oposición y el 1-2 de Shadow en el campeonato fue una recompensa merecida. .

En la F1, sin embargo, el equipo tuvo un comienzo desastroso cuando el nuevo piloto Peter Revson, quien había logrado dos victorias para McLaren, murió en las pruebas para la tercera carrera en Kyalami. Su reemplazo, la estrella en ascenso Tom Pryce, y el otro nuevo piloto, Jean-Pierre Jarier, mostraron un gran ritmo y JP-J ganó un podio en Mónaco, pero no fue hasta la llegada del DN5 en 1975 que el equipo se comenzó a mostrar mejoría.

Jarier tomó la pole en las dos primeras carreras de la temporada, aunque su coche falló en la vuelta de calentamiento en Argentina y luego de nueva cuenta mientras dominaba en Brasil. El equipo terminó sexto en el Campeonato de Constructores, por delante de Lotus y March.
Sin embargo, en 1976 fue un año complicado ya que el equipo cayó a octavo, y el podio de Pryce en Brasil fue el único punto culminante. Jarier partió al final del año, para ser reemplazado inicialmente por Renzo Zorzi, mientras que Pryce se mantuvo.

Pero sólo tres años después del accidente fatal de Revson en Kyalami, Shadow sufrió otra catástrofe en la legendaria pista sudafricana. Un oficial transportaba un extintor a un pequeño incendio que se producía en el auto de Zorzi; cuando cruzó la pista fue golpeado por Pryce, matando al piloto y al oficial.

Fue un golpe abrumador para el pequeño equipo, además de un marcado contraste con la alegría que se sintió más tarde en el 77 cuando el futuro campeón del mundo, Alan Jones, ganó en una carrera con lluvia en el circuito de Osterreichring. Al final, terminaría séptimo en el campeonato de pilotos, igualando el logro del equipo en el campeonato de constructores.

Sin embargo, eso seguiría siendo el punto culminante. Las entrañas del equipo de Shadow fueron arrancadas por una migración de personal de masas a la nueva escuadra Arrows al mismo tiempo que Riccardo Patrese dejó el equipio. Nichols pudo demandar al nuevo equipo y evitar que corriera una copia del diseño de Southgate para Shadow en 1978. El último gran éxito del equipo llegó en 1979 cuando el novato Elio de Angelis logró un cuarto sitio en el Gran Premio de los Estados Unidos.

Poco después, la falta de patrocinador llevó a que a Teddy Yip se hiciera cargo del equipo. Nichols desapareció del mundo del automovilismo antes de regresar a asistir a las reuniones históricas en las que sus coches siguen siendo uno de los favoritos de los aficionados hoy en día.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1 , Can-Am , Historia
Tipo de artículo Obituarios
Etiquetas don nichols, formula 1, shadow