El espejo de Singapur

Nuestro especialista Fernando Tornello asegura que el Gran Premio de Singapur fue el reflejo de lo que la Fórmula 1 necesita para enamorar a los aficionados.

Cada tanto aparece una carrera como la de Marina Bay y renueva el oxígeno de los fans de la Fórmula 1. No es tanto como parece lo que se necesita para que haya más Grandes Premios como el de Singapur. La F1 debe mirarse en ese espejo.

Más allá de la tecnología, de los motores híbridos, de la aerodinámica, de las soluciones espaciales, sólo es preciso que luchen por el triunfo autos y pilotos de dos escuderías distintas. No vale que los que siempre pelean sean los plateados. Bienvenido el azul de Red Bull y ojalá que el rojo Ferrari se pueda agregar a la batalla, aunque por ahora parece improbable.

La gran noticia para la F1 en Marina Bay fue que un equipo y un piloto desafiaron a los favoritos de siempre, los pusieron en serio peligro, les adelantaron en la estrategia y en los pit stops y les marcaron el camino, algo inédito en esta temporada. Mercedes se vio comprometido, Hamilton navegó en aguas turbias todo el fin de semana y Rosberg, de gran vuelta en Qualy y buen ritmo en carrera, se las tuvo que arreglar para sobrellevar un problema de frenos ya tradicional en los autos del equipo alemán.

Nico tuvo la ventaja de ir adelante, mérito de una excelente largada, y así pudo refrigerar mejor sus frenos, con aire "limpio". Para poder hacerlo, Mercedes colocó ductos de ventilación más grandes, comprometió su aerodinámica y vio reducido su ritmo normal en una o dos décimas. Suficiente para que Red Bull y Ricciardo lo pusieran en aprietos.

El gran mérito de Rosberg fue haber conservado la punta tras la partida. Si Ricciardo le ganaba en el arranque, los frenos de Nico no iban a tener refrigeración limpia y se iba a complicar su carrera.

Es cierto que Mercedes se comportó mucho mejor que un año atrás en este circuito, pero también es real que Red Bull se encontraba en el terreno que mejor le cae a sus autos. El haber vencido a esa situación es otro mérito para sumarle a los ganadores.

Me dejó frustrado que Ferrari no mantuviera el ritmo de sus rivales durante sábado y domingo. Ni siquiera lograron llegar al podio y lo que falta del año será duro para los de Maranello.

La estrategia de Red Bull en Qualy anticipaba sus intenciones de ir por otro camino diferente al de Mercedes. Para ganarles a los alemanes había que intentar jugar de otra manera.

Aunque parezca una paradoja, la reacción final de Ricciardo nació en una orden de Mercedes, cuando lo llamaron a Hamilton para el último pit stop. Aprovechó también Ferrari para pararlo a Raikkonen, en una discutible estrategia que le hizo perder el podio.

Sabiendo que los de atrás se habían detenido, Red Bull lo llamó a Ricciardo, le colocó gomas más blandas que las que llevaba Rosberg y a fuerza de volar en la pista con el auto liviano se acercaron hasta los escapes del Mercedes puntero. Les faltó muy poco para consumar la hazaña. Tal vez Red Bull y Ricciardo perdieron la chance cuando se encontraron con rezagados a falta de cuatro vueltas para terminar.

La lección del equipo de Horner fue clara. Red Bull se anticipó a Mercedes en todo, mientras Ferrari reaccionaba como reflejo de lo que hacían los demás. Por eso cada uno está donde está. Red Bull está alcanzando a Mercedes a fuerza de emparejar hacia arriba, y eso vale doble.

Para terminar, unas palabras para Hamilton. Luego de un arranque de año con distracciones se recuperó, volvió a ser el campeón y se fue al receso con ventaja considerable. En este nuevo regreso, otra vez aparecen esos pequeños detalles que lo relegan, errores que le cuestan vueltas de preparación, es como si hubiera vuelto otra vez distraído. La buena noticia es que le quedan seis carreras y se puede recuperar. Aunque las estadísticas históricas dicen que nunca un piloto que ganó ocho GPs perdió el título, también es cierto que nunca hubo 21 carreras en una temporada. Lewis tiene margen pero Rosberg se fortaleció y demostró que 'manejó' mejor los problemas de su auto. Nos espera un gran final. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Análisis