El retraso del contrato FIA-Pirelli entorpece el desarrollo de 2017

Los equipos de Fórmula 1 se enfrentan a retrasos en los diseños de sus coches para 2017, ya que el retraso del contrato entre la FIA y Pirelli ha provocado que los neumáticos para el túnel de viento no hayan sido entregados aún.

Con el cambio a neumáticos más anchos para el próximo año como parte de un movimiento para hacer los coches hasta cinco segundos más rápidos por vuelta, los equipos son conscientes de que la influencia aerodinámica de las nuevas gomas tendrá un efecto importante en el diseño de sus coches.

Pero a pesar de que Pirelli ya ha fabricado el primer lote de neumáticos para el túnel de viento que los equipos que van a utilizar para el desarrollo, se entiende que es poco probable que se entreguen hasta que la empresa italiana firme el contrato final con la FIA para seguir siendo suministrador durante el periodo entre 2017 y 2019.

El director de Pirelli motorsport, Paul Hembery, confirmó en Australia que los neumáticos del túnel de viento estaban listos, pero sugirió que hasta que no hubiera claridad sobre el contrato para 2017, no podría distribuirlos.

"Físicamente los tenemos disponibles", dijo. "Estamos ultimando los detalles de los contratos con la FIA y a continuación con los equipos. También necesitamos que el reglamento final se confirme".

Sin los neumáticos del túnel de viento, que son esenciales para la simulación de cómo se degradarán las gomas, los equipos están limitados solo a simulaciones de CFD para sus conceptos de coches de 2017.

Los datos del ordenador -que estarán basados en un anticipado 405/670/13 trasero y 305/670/13 delantero - serán de uso limitado, y sin embargo los equipos no querrán invertir demasiado esfuerzo en caso de que los neumáticos del túnel de viento funcionen de manera diferente.

Contrato retrasado

Aunque el éxito de Pirelli para conseguir el contrato de suministro de la Fórmula 1 entre 2017 y 2019 se anunció por parte de Bernie Ecclestone durante el Gran Premio de Rusia del año pasado, su contrato con la FIA aún no ha sido ratificado.

Las razones exactas de la demora no están claras, pero se sabe que existen demandas clave de Pirelli acerca de la obtención de un adecuado programa de pruebas a partir de 2017.

La idea de utilizar un coche con motor V8 para empezar su trabajo de desarrollo en los próximos meses se ha acordado, pero aún no es oficial qué chasis utilizará ni qué equipos lo harán.

Además, aunque se ha acordado el reglamento técnico de la Fórmula 1 para 2017, queda margen para los cambios que se han hecho hasta finales de abril, algo de lo que Pirelli es consciente.

Prueba de empuje

El retraso en la liberación de los neumáticos del túnel de viento va a poner a la FIA en una situación contractual, y puede forzar a los equipos a hacer más para ayudar a resolver las incertidumbres que se mantienen para continuar con su trabajo.

Hembery mantiene la esperanza de que se encontrará una solución para las pruebas, tanto para la adquisición de un coche como para tener suficientes días para ejecutar un programa adecuado.

"Estamos cerca de conseguir un coche", dijo. "También hemos tenido muy claras garantías de que vamos a conseguir 12 días de pruebas, veremos si con dos coches o tres".

"Idealmente, nos gustaría trabajar en una generación anterior de V8, por lo que podemos hacer una parte del trabajo conceptual".

"Estamos cambiando los conceptos en términos de composición y de estructuras, lo que se puede hacer con la investigación de un V8 antes de pasar a una versión híbrida del coche de 2017."

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Noticias de última hora