Emerson Fittipaldi pone en claro el "escándalo" televisivo

En una entrevista exclusiva, la leyenda del automovilismo Emerson Fittipaldi relata a Motorsport.com su situación financiera, y habla sobre el reciente programa de televisión en Brasil que él siente que ha empañado su reputación.

Dos veces campeón de la Fórmula 1 con Lotus y McLaren. Dos veces ganador de las 500 de Indianápolis, y campeón en Indy. Emerson Fittipaldi es un gigante del deporte motor. 

Sin embargo, un reciente programa de televisión en Brasil mostró como los coches de carreras y trofeos eran removidos de su museo debido a las deudas. Fittipaldi ha sido muy claro sobre la situación financiera de su grupo, y no niega que ha habido problemas y que él está trabajando duro para resolverlos.

Pero él no es el único en este sentido, ya que la economía brasileña se ha visto afectada por la recesión y las altas tasas de interés.

Él ha señalado que sus activos son más grandes que sus deudas, por lo que está lejos de afrontar un problema de la quiebra, como se ha sugerido. Su grupo también está trabajando para tener los coches de regreso a su museo, algo que esperan en las próximas semanas. 

Fittipaldi visitó la sede de Motorsport.com en Miami y habló con el editor en jefe, Charles Bradley, para dar a conocer sus propias palabras.

Esto es lo que tenía que decir ...

Ataque a la integridad, pero con apoyo de los aficionados 

"Yo estaba muy decepcionado de lo que vi en un programa de televisión en un domingo en la noche, donde utilizaron mi nombre e imagen para aumentar su raiting, esa es la conclusión que he hecho", dijo. 

"Me pareció que fue orquestado para demoler mi integridad, mi imagen de carreras que he creado por más de 40 años a nivel internacional.

"En primer lugar, quiero dar las gracias por los miles de mensajes de apoyo que he recibido de los aficionados de todo el mundo, también de mis amigos y patrocinadores", agregó. "Me conocen, saben mi integridad, saben mi forma de trabajar. Estoy trabajando duro para recuperarme, para hacerme cargo de la situación.

"Muchas personas no entienden que después de F1, llevé a Indy a Brasil así como el estilo de Le Mans con el evento de seis horas en Interlagos, que creo que es un campeonato fantástico. Puse mucho dinero en eso y perdí mucho dinero en los tres eventos en Brasil. 

"La última, tuvimos un evento increíble y manejé el Ferrari 458. Fue muy divertido, fue un acontecimiento muy positivo - pero yo ya había perdido una gran cantidad de patrocinadores antes de la carrera. Por el lado de la comercialización, Brasil fue marcha atrás debido a la situación económica".

Una reputación ganada 

"Quiero decir a los aficionados a las carreras, a través de Motorsport.com, que cuando empecé a correr en Brasil, mi padre era un periodista de carreras", dijo Fittipaldi. "Empecé vendiendo volantes de carreras, para karts, Fórmula Vee y Prototipos, para financiarme a mí y a mi hermano. 

"Venimos de una familia muy honesta, de muy buena educación a través de mis padres. Hemos trabajado muy duro para lograr lo que hicimos. Cuando fui a correr en Inglaterra, a partir de la Fórmula Ford, fue muy difícil al principio. Dennis Rowland estaba preparando mi motor, y durante la semana iba a pulir cabezas de cilindros como mecánico. No fue nada fácil en mi vida, siempre he trabajado muy duro.

"Fueron mis resultados con Lotus y Colin Chapman lo que significó que tuviéramos nuestro primer Gran Premio de Brasil en 1973. Brasil era un país nuevo en la competencia en ese entonces, pero luego tuvimos a Nelson Piquet, Ayrton Senna, y ahora a Felipe Massa - todo una historia fantástica en un Gran Premio.

"Yo fui el pionero, junto con mi hermano y Carlos Pace, tres pilotos brasileños que trabajaron muy duro para crear esta pasión por las carreras de coches. Y ahora ellos destruyen mi imagen después de tantos años, y también mi reputación". 

Tiempos difíciles en los negocios 

Todo el mundo sabe que Brasil tiene sus problemas, y que yo estoy pasando por un momento económico muy difícil dentro de mi grupo", dijo Fittipaldi. "Pero todavía estamos aquí, estamos resolviendo poco a poco estas cuestiones. Paso a paso estamos recuperando nuestra situación.

"Creo en Brasil como un país. Amo Brasil. Me encanta el pueblo brasileño. He invertido mucho dinero en una refinería de etanol en Brasil. Yo era uno de los mayores inversores en el comienzo de los coches de etanol y de combustible flexible en Brasil.

"Yo, junto con los grandes inversores y compañías multinacionales, teníamos la expectativa de que el precio del etanol iba a ser suficiente por litro y que se podría recuperar la inversión. Sin embargo, el gobierno estableció un precio que era muy difícil para cualquier refinería para sobrevivir. Hoy en día sólo en el estado de Sao Paulo, hay entre cinco y ocho refinerías en el capítulo 11 [la declaración de quiebra].

"Brasil es el país perfecto para el etanol de caña de azúcar. La tecnología para el combustible flexible para los automóviles fue desarrollada por Bosch y Magneti Marelli, por lo que se podía poner cualquier combustible en el coche y conducirlo, o se puede mezclar 50/50. La industria brasileña ha invertido mucho para desarrollar esto, y ¿qué pasó? Utilizaron a los inversores privados como yo, y ahí he perdido 7 millones de reales ($ 2.1m). Eso es un montón de dinero, y fue el comienzo de mis problemas.

"Esto es lo que llamo una falta del gobierno, la falta de compromiso para un proyecto que se habría desarrollado en el campo. En cambio, el dinero brasileño ha ido a comprar petróleo de los árabes y de otros países. Ese dinero podría haberse quedado en Brasil, ese dinero habría circulado, lo que llevaría a una mejor infraestructura. Yo lo llamaría un desastre de gobierno. Como resultado, mi grupo empezó a sufrir.

"Y entonces están los bancos. Sólo para dar una idea, el precio más barato que se puede obtener para un préstamo de negocios es de aproximadamente 20 por ciento por año. ¿Cómo se puede hacer negocios cuando tienes que pagar el 20 por ciento?

"Es un síntoma de los problemas en Brasil. Tiene las tasas bancarias más caras del mundo. El pueblo brasileño no se merecen eso, y mientras que los bancos obtienen ganancias enormes el país sufre. Me afecta, y también a muchas más personas de negocios - es el caos".

¿Un nuevo futuro para Brasil?

"Me gustaría terminar diciendo que gracias a Dios hay un tipo como Sergio Moro, un juez muy joven en Brasil, por el que tengo mucha admiración y respeto [Moro ha procesado en una serie de escándalos de alto perfil de corrupción y soborno en el gobierno y empresas]. Él está haciendo mucho por Brasil, que se enfrenta a la corrupción - y en estos momentos, creo que esto está a un nivel como en ningún otro lugar del planeta, en la historia del planeta. Miles de millones y billones de dólares de la corrupción, que es sistemática en Brasil, se ha convertido en la cultura de Brasil. Todos los días se descubre algo nuevo.

"Este juez está ayudando a las generaciones futuras, dándoles un nuevo nivel de cómo comportarse en los negocios. Espero que se convierta en una nueva mentalidad, lo que permitirá a Brasil la oportunidad de despegar. El país tiene un potencial fantástico.

"Tenemos 200 millones de personas que trabajan duro. Si todo este dinero de la corrupción, que sale de Brasil, puede permanecer en el país, entonces podríamos construir una nueva infraestructura - tener mejores hospitales y escuelas.

"Es una cadena de corrupción, y tiene que romperse. Podríamos tener un Brasil mucho mejor, nos merecemos un país mejor para nuestro pueblo. La nueva generación de la política tiene que trabajar por el país, no para ellos mismos ".

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Emerson Fittipaldi
Tipo de artículo Entrevista