Entrevista: Grosjean, viviendo el sueño americano de la F1

Romain Grosjean dejó lo que estaba a punto de convertirse en un asiento en el equipo Renault de Fórmula 1 para unirse al experimento americano Hass. Un movimiento arriesgado pero que al francés le ha dado buenos frutos.

Muchos observadores se sorprendieron cuando Romain Grosjean optó por dejar la que durante mucho tiempo fue su casa de Enstone cuando Renault renovaba su compromiso con la F1, sobre todo siendo el destino elegido la desconocida y recién formada escudería Haas.

Sin embargo, pocos negarán que el movimiento fue positivo para el francés, al menos en el corto plazo. Sus primeros resultados –un sexto en Australia y un quinto en Bahrein- se destacan como logros notables para el que entonces era su nuevo equipo.

Posteriormente, 2016 fue como una montaña rusa para el piloto y su escudería, que ahora esperan su segunda temporada juntos.

Adam Cooper: ¿Cuáles fueron sus razonamientos cuando decidió unirse a Haas? Mucha gente pensaba que usted era la pieza justa para quedarse en Renault, aunque desde su punto de vista quizá podía intuir que las cosas serían difíciles, y que era un buen momento para probar algo nuevo.

Romain Grosjean: Exactamente, había algunas cosas. Yo estaba en un equipo donde sabía lo que teníamos, sabía lo que estaba pasando. No sabía si Renault iba a entrar o no (en la F1), pero sabía que el rendimiento el primer año iba a ser difícil.

Tuve una conversación telefónica con (el director del equipo) Gunther Steiner, luego conocí a Gene (Haas) en Monza. En la primera reunión con Gene me estrechó la mano y se cerró el trato. Me explicaron lo que iban a hacer, me gustó su política, sin paja, directamente al grano. Fue: ‘queremos correr, no queremos ninguna de esas cosas políticas, queremos venir a la F1 y mejorar’.

Es algo que me sedujo, y me pico la curiosidad lo suficiente como para pensar que iba a ser algo bastante interesante. Empezamos y las cosas fueron de ensueño.

-El hecho de que Gene tuviera éxito en los negocios y en la NASCAR, ¿te animó a creer en que era un hombre con el que hacer las cosas?

Conocía sus antecedentes, y los de Gunther. El sabe competir, y Gene también lo sabe, al menos en la NASCAR.

Necesitó unos años para conseguir el éxito, así que sabía que no iba a ser llegar a la F1 con Haas y tenemos que estar delante. Sino más bien un vamos a aprender y vamos a ver que es lo que podemos conseguir.

-¿Tuvo valor en la decisión el hecho de estar un paso más cerca de Ferrari, con la esperanza de que iban a tener tus datos y, al menos, una conexión?

Realmente no. Ferrari es un equipo de ensueño, eso no es ningún secreto. Pensé que si iba a Australia con Renault y lograba anotar un punto, todo el mundo diría que es lo normal, que es un equipo de fábrica, y así sucesivamente. Si iba a Australia a anotar un punto con un equipo americano, iba a ser una gran historia.

Y en término de imagen, y en los EEUU, y así. Sería algo grande. Así que pensé en términos de marketing, en el desafío deportivo, y en que era bueno para mí. Quería hacerlo.

Desde que me uní a Haas, no ha habido ni una sola mañana que haya pensado: ¡¿qué hiciste?! Sí, hemos tenido buenos momentos, otros difíciles, momentos en los que tirarías todo por la borda. Pero al final vuelvo aquí, y veo a la gente con la que trabajo, el ambiente, el jefe… creo que es el sitio perfecto para mí.

-¿Con qué expectativas llegó a Australia al inicio de esta temporada?

¡Ni idea! Me desperté el domingo por la mañana y vi a Gene en el desayuno. Me preguntó si estaba estresado, y le dije que no. ‘Estás muy callado para ser domingo por la mañana’, me dijo.

Salía el 20 en parrilla, y lo que me dijo es que lo primera era terminar la carrera, que luego ya veríamos.

Comenzó la carrera y sabía que en los test invernales el coche era bueno, y que no podíamos estar muy lejos de los puntos. Inicialmente tuvimos un poco de suerte, y luego la bandera roja fue afortunada, estuvimos ahí y llegamos hasta el final. Era parte de nuestra estrategia permanecer fuera, y confiábamos en nuestros números.

Eso es lo que hacemos siempre, no calculamos las carreras de los otros, solo pensamos en lo mejor para nosotros mismos. Y ese fue el caso ese día.

-Obviamente pensó que no iba a ser fácil repetir el sexto puesto, ¡pero la siguiente carrera aún fue mejor!

La siguiente carrera fue increíble. Ni siquiera sé lo que pasó allí, desde la FP1 cuando pilotaba el coche pensé, esto es genial, todo va según los planes, el coche se comporta bien. ¿El motivo? No lo sé, nadie lo sabe.

Por eso creo que podemos mejorar, porque desde entonces hemos perdido un poco de todo, pero claramente ese fin de semana todo fue fácil y sin problemas.

-A partir de ahí entrar en los puntos fue más difícil. ¿El motivo es que los rivales hicieron un desarrollo más eficiente y para Haas todo era nuevo?

Sí, y nos centramos muy pronto en 2017 porque la idea del equipo era venir a la F1 y hacerlo mejor el segundo año, y si quieres hacerlo mejor en el segundo año, tienes que optar por preparar el coche, especialmente con los cambios de reglas.

Así que sí, nos dimos por vencidos en el desarrollo del coche desde el principio.

-Debió ser difícil pasar de los puntos a estar permanentemente el 13 y 14…

Honda ha mejorado mucho, así que McLaren nos pasó. En Baku íbamos a los puntos, pero cogimos una bolsa de plástico en el radiador y tuvimos que parar la quitarla. Antes de las vacaciones de verano en Gran Bretaña no terminamos la carrera. En Hungría y Alemania nos esforzamos con el equilibrio del coche, y nos centramos en lo que podíamos hacer mejor.

Eso fue bueno, y de nuevo fue parte del proceso de aprendizaje. En Spa pudimos haber sumado unos puntos importantes, pero tuvimos un problema con la unidad de potencia en la carrera, que nos costó mucho ya que podría haber acabado sexto. En Malasia también hubiéramos podido sumar puntos importantes.

Nos dejamos muchos puntos por el camino, faltó un poco de suerte, un poco de experiencia…

-La estrategia de tomar las suspensiones y otros sistemas de Ferrari, se legalizó recientemente, ¿está contento con el resultado?

Eso está funcionando bastante bien, sí. Es un atajo, es un montón de inconvenientes que no tenemos, y un montón de cosas por las que no tenemos que preocuparnos. Lleva algún tiempo entender cómo funcionan, pero una vez lo entiendes hace la vida mucho más fácil.

-¿Existen algunos compromisos en los que estén involucrados proveedores externos?

Sí, durante este primer año teníamos que ver lo que iba bien y lo que estaba tomando más tiempo del necesario.

Es el primer año, así que a los proveedores externos los necesitamos llevar a nuestro estándar, a donde nosotros queremos. Y hemos aprendido mucho sobre so. Espero que el año que viene estemos un paso mejor, y al siguiente, mejor aún.

-Algunos fallos mecánicos sufridos este año deben haber sido preocupantes.

Hay muchas cosas que necesitamos mejorar. Hemos tenido muchos problemas con las alas frontales. Canadá fue otra carrera en la que debimos puntuar y perdimos el ala delantera. Hay al menos cinco carreras en las que debimos puntuar y no lo hicimos debido a problemas.

La temporada hubiera sido muy diferente sin esos problemas. Pero de nuevo hay que insistir en que es el primer año, y es parte de la curva de aprendizaje.

El problema de los frenos en Malasia, realmente es inaceptable, porque no era culpa nuestra, fue de un proveedor que, se supone, tenía conocimientos de F1, pero no pudieron darme ninguna explicación.

-Hubo un gran cúmulo de problemas la primera temporada. ¿Está seguro de que el equipo puede seguir progresando el segundo año?

Tenía fe en Gunther y Gene cuando me uní al proyecto, y todavía tengo mucha fe en ellos. Creo que el objetivo es hacerlo mejor el segundo año, y estamos trabajando en ello. Mi fe sigue siendo la misma, así que creo que podemos hacerlo mejor el próximo año.

¿Qué piensa del concepto de las nuevas reglas para 2017?

Creo que la F1 es algo muy grande. Quiero que los coches sean más rápidos, que los pilotos puedan exigir a los neumáticos, y no tener que estar siempre guardando. Quiero ser capaz de llegar a una curva, hacerla y pensar: ¡waooo, lo hice!

Eso es algo que nos falta un poco. Así que estoy ansioso por que llegue el próximo año.

-¿Los cambios de reglas favorecerán a los pilotos más experimentados?

Tal vez sí, o tal vez no. Todo lo que puedo decir es que hace un tiempo era un verdadero reto hacer algunas curvas, ahora no. El próximo año podemos volver a eso, y entonces quizá la experiencia puede marcar la diferencia.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Romain Grosjean
Equipos Haas F1 Team
Tipo de artículo Entrevista