La pesadilla de los coches de F1 de los 80 puede regresar en 2022

El reglamento revisado de la categoría debería obligar a los equipos a montar una suspensión más dura, lo que ha molestado a los competidores en el pasado

La pesadilla de los coches de F1 de los 80 puede regresar en 2022
Cargar reproductor de audio

Pero a medida que los equipos y los pilotos han comenzado a profundizar en los nuevos coches, la realidad de un estilo de manejo totalmente diferente ha salido a la luz.

Después de años en los que los equipos utilizaron y pusieron a punto complejos sistemas de suspensión para mejorar la conducción, evitar la degradación de los neumáticos y rodar bien sobre los bordillos, los pilotos de F1 podrían enfrentarse a una experiencia más brutal en 2022.

El cambio a un concepto de efecto suelo ha dado prioridad a la gestión del flujo de aire bajo el coche a través de los túneles Venturi, y la mejor manera de maximizarlo es que el suelo esté lo más bajo posible.

Para conseguirlo, los equipos van a tener que endurecer mucho la suspensión, lo que podría hacer temblar los huesos de los pilotos.

El director técnico de Aston Martin, Andrew Green, ha hablado de que los coches tienen una sensación de karting por la falta de movimiento de la suspensión, pero eso no significa necesariamente que vayan a ser tan divertidos como sus homólogos más pequeños.

Daniel Ricciardo, piloto de McLaren, es uno de los que espera que el manejo probablemente complicado y la suspensión dura como una roca no arruinen las cosas para los pilotos.

"Podría ser de dos maneras", dijo, cuando Motorsport.com le preguntó si los nuevos coches serían un poco más difíciles de manejar.

"Los coches de carreras pueden ser muy difíciles de manejar. Si te fijas en la IndyCar, especialmente en los circuitos callejeros, están luchando con ellos todo el tiempo. A mí me parece divertido, pero otros pueden pensar: '¡No puedo con esto!”.

"Así que hay diversión bonita y diversión fea. Espero que esta sea agradable”.

Daniel Ricciardo, McLaren

Daniel Ricciardo, McLaren

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

"Creo que cuando estemos en el circuito el efecto será peor, pero espero que no sea tan malo y que literalmente nos duela la cabeza conduciendo el coche”

"A nadie le gusta intentar concentrarse con un dolor de cabeza, pero yo estoy más en el lado feliz/divertido, con el vaso medio lleno de expectativas de cómo será”.

Pero no es sólo la suspensión más rígida lo que va a ser un problema para los pilotos, porque la forma en que el efecto suelo produce carga aerodinámica a diferentes velocidades, más el cambio de neumáticos, será un paso atrás respecto a cómo eran las cosas en los últimos años.

También lee:

Sebastian Vettel, de Aston Martin, cree que los coches van a ser más ágiles - gracias a que los neumáticos son más implacables - y habrá un gran contraste entre las curvas de baja velocidad y las de alta velocidad.

"Creo que lo que se espera es que los coches sean un poco más rápidos en las rectas", dijo. “Eso significa que en las curvas rápidas creo que tendremos mucha carga aerodinámica, en las curvas lentas menos".

"No sé cómo se combinará con los neumáticos, cómo se sentirá en la pista y cómo se conducirán los coches y por ahora solo podemos adivinar cómo serán”.

"Ya oímos el año pasado en los test que los neumáticos cambian un poco el comportamiento de la conducción y que la zona límite no es tan amplia en ese sentido: que está más en medio de un borde afilado. Así que cuando se rompe el agarre, se desliza más rápido o se pierde el coche más rápido. Se necesita más tiempo para recuperar el coche. Tenemos que estar preparados para que nos sorprendan".

Entonces, ¿podría la F1 estar a punto de embarcarse en una repetición de la era del efecto suelo a principios de los años 80, cuando la suspensión súper rígida y el manejo brutal significaban que los coches no eran muy divertidos de conducir?

Sebastian Vettel, Aston Martin, on the grid

Sebastian Vettel, Aston Martin, on the grid

Photo by: Jerry Andre / Motorsport Images

El jefe técnico de McLaren, James Key, no cree que las cosas vayan a ir tan mal, pero admite que el jurado no está decidido en este momento. Sin embargo, está seguro de una cosa: que a los pilotos no les importará lo mal que se sientan los coches si acaban ganando carreras.

"El efecto suelo te lleva a trabajar en un estrecho rango de altura de conducción", dijo. "No es deseable desde el punto de vista de la dinámica del vehículo o de la degradación de los neumáticos, ya que todas estas cosas influyen en el lugar en el que realmente puedes fijarlo".

"La comodidad del conductor es sin duda uno de esos factores, pero me parece que a los conductores no les importa un poco de incomodidad si el coche va más rápido.

"Estoy seguro de que habrá que acostumbrarse a la configuración de estos coches. Si tienen que ser realmente rígidos, sólo lo sabremos a medida que continúe el proceso de desarrollo.

"Pero espero que no sea tan arduo como en el pasado".

compartidos
comentarios
Brown: en McLaren no nos intersa construir nuestro propio motor
Artículo previo

Brown: en McLaren no nos intersa construir nuestro propio motor

Artículo siguiente

Las valientes decisiones de McLaren en su MCL36

Las valientes decisiones de McLaren en su MCL36