Suscríbete

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica Latinoamérica

Por qué ver los ojos de un piloto es la mayor diferencia entre F1 y NASCAR

Como ganador de las 500 Millas de Daytona y seguidor de la Fórmula 1 desde hace mucho tiempo, Austin Cindric, piloto de Penske en NASACR, está bien calificado para marcar las diferencias entre las dos series.

El ganador Austin Cindric, Team Penske, Ford Mustang

Pero para él el contraste más notable no está en los reglamentos técnicos ni en el enfoque deportivo completamente diferente. En cambio, es el compromiso de los aficionados lo que destaca como la mayor desviación.

Tras asistir a su primera carrera de F1 en Canadá el pasado fin de semana, Austin Cindric pudo ver de cerca cómo se desarrolla un gran premio en la vida real.

Y, acostumbrado a una serie en la que los aficionados están totalmente cerca de los pilotos, se sorprendió de lo diferente que era la relación entre los competidores y los espectadores.

"La diferencia es quizá la mentalidad más que nada", dijo a Motorsport.com en una entrevista exclusiva.

"A diferencia de la mayoría de los pilotos tradicionales de la NASCAR, supongo que he estado expuesto a muchas formas diferentes de deporte motor y creo que no es la exclusividad, sino que todo está muy estructurado, todo es casi un poco tenso, un poco serio. Y tal vez en un día de lluvia como en Canadá, probablemente se haya amplificado".

"Ciertamente es muy diferente a lo que me he acostumbrado como piloto, especialmente en lo que se refiere a tus obligaciones comerciales a lo largo de un fin de semana, frente a la cantidad de aficionados a las carreras con los que realmente interactúas".

"No puedo decir que haya visto a un solo aficionado a las carreras después de ir en el barco hasta el paddock aquí. En cambio, no puedo caminar por ningún sitio, en un radio de ocho kilómetros de una carrera de NASCAR, sin ver a un aficionado y pasar un rato con él".

Esta distancia entre los aficionados y el piloto es, según él, un factor que explica por qué la serie Netflix: Drive to Survive ha tenido tanto éxito en todo el mundo: porque por fin ha ofrecido una ventana para que el mundo exterior vea las verdaderas personalidades que se mueven en el paddock de la F1.

"Creo que humaniza un deporte aparentemente intocable: incluso para un aficionado de fuera", dijo.

"Quizá es algo que la F1 necesitaba desesperadamente, porque hay mucha gente que ha venido a la carrera este fin de semana y no tiene el acceso que tiene un aficionado a NASCAR".

"Si voy a una carrera de NASCAR y tengo acceso al garaje, hay un 90% de posibilidades de ver o conocer a tu piloto favorito. Mientras que te garantizo que cualquiera que lleve una gorra de Red Bull aquí probablemente nunca va a ver el blanco de los ojos de Max Verstappen hasta que se pare en el podio al final del día".

"Esa es la diferencia. Cuando humanizas esos momentos, que creo que es lo que han hecho con esta serie de Netflix, han dado vida a quienes son estas personas, y ahí es donde consigues la conexión."

Austin Cindric, Team Penske, Ford Mustang Discount Tire, Kyle Larson, Hendrick Motorsports, Chevrolet Camaro HendrickCars.com

Austin Cindric, Team Penske, Ford Mustang Discount Tire, Kyle Larson, Hendrick Motorsports, Chevrolet Camaro HendrickCars.com

Photo by: John Harrelson / NKP / Motorsport Images

Como hijo del presidente de Penske, Tim Cindric, Austin creció rodeado de la escena del automovilismo estadounidense, pero siempre con la F1 de fondo.

"Creo que mis primeros recuerdos para mí son la IndyCar", dice. "Crecí rodeado de carreras de IndyCar: estando en las carreras de IndyCar, estando en el paddock de IndyCar".

"Probablemente mis primeros recuerdos de la F1 son ir a IMS (Indianapolis Motor Speedway), la mañana de la Indy 500, y entrar en la zona de garajes".

"Todo el mundo estaba nervioso antes de la carrera, y el personal de ingeniería y los pilotos estaban pegados a las pantallas de televisión viendo Mónaco. Así que probablemente sean mis primeros recuerdos".

"Pero, en realidad, sólo tengo aprecio por el automovilismo. Obviamente, la F1 es una disciplina completamente diferente a NASCAR".

"Incluso la forma en que los coches de seguridad son: una bandera amarilla tiene un procedimiento significativamente diferente con los reinicios y todo lo que hacemos en NASCAR, lo que creo que hace que nuestro deporte sea significativamente diferente a muchas otras formas de carreras".

"Mientras que en la F1 se trata más de la estrategia pura de la carrera. Y el hecho de que no tienes que repostar en la carrera: la única estrategia que tienes es la de los neumáticos. Así que hay muchas diferencias, y eso hace que sea un poco emocionante de ver".

La atracción que ejerce la F1 sobre Cindric es evidente, por lo que ha decidido pasar uno de los pocos fines de semana libre de NASCAR no relajándose en casa, sino en la pista de Montreal.

"Es la primera vez que asisto a un gran premio de F1, así que es una oportunidad única", dijo. "Tenemos un fin de semana libre en nuestro calendario desde febrero hasta noviembre, y he decidido pasarlo en un circuito".

"Recuerdo que hace poco vi la clasificación de la F1 en la televisión y me pregunté si había algún día del año en el que pudiera ir, y casualmente fue en Canadá".

"Obviamente, está bastante cerca, es un viaje bastante fácil. Así que me puse en contacto con la gente de Shell y Pennzoil. Y me trajeron aquí. Para poder experimentar esto, hay perspectivas muy buenas, sin duda".

Juan Pablo Montoya cambió la F1 por NASCAR en 2006 y disputó 255 carreras en la serie estadounidense.

Juan Pablo Montoya cambió la F1 por NASCAR en 2006 y disputó 255 carreras en la serie estadounidense.

Photo by: Motorsport.com / ASP Inc.

Bajo la propiedad de Liberty Media, la F1 ha hecho un gran esfuerzo por ampliar su presencia en Estados Unidos, lo que culminará con tres grandes premios en el país el año que viene.

Y aunque la cultura de la popularísima NASCAR está muy alejada de la tradición eurocéntrica de la F1, Cindric afirma que no hay nada malo en que las dos categorías estén en extremos diferentes del espectro para el público estadounidense.

"Creo que pueden ser acogidas por la misma gente de diferentes maneras", explica. "Lo que me hace emocionarme, como aficionado, al ver una carrera de F1 es completamente diferente a lo que me hace emocionarme, como aficionado, al ver una carrera de NASCAR. Así que creo que ambas cosas deben ser aceptadas".

"Creo que ves a tipos como Daniel Ricciardo hablando de lo mucho que disfruta de NASCAR y de su aprecio por lo que podemos hacer semanalmente. Y creo que cuanto más se pueda abrazar, y cuanto más no se aleje, mejor será".

"Son dos series de carreras, pero pueden ser tan diferentes. En Estados Unidos tenemos a los incondicionales del fútbol universitario y a los de la NFL. Ambos juegan al fútbol (americano), pero son dos grupos de deportistas completamente diferentes. En las carreras, creo que es aún más diferente".

"Hay disciplinas completamente diferentes que van a circuitos diferentes, con retos diferentes. Y los coches son, obviamente, tan diferentes como se puede hacer".

Aunque la carrera de Cindric se centra ahora mismo en NASCAR, después de haber ganado Daytona a principios de este año, no tiene reparos en admitir que le encantaría tener la oportunidad de hacer una prueba de F1 en algún momento.

"Se puede decir que soy demasiado alto, pero la gente me lo ha dicho durante toda mi carrera", se ríe.

"Desde luego, me encantaría conducir uno. Creo que en cuanto a la esperanza de correr alguna vez (en F1)... Creo que la cultura no lo permite. No hay participaciones aisladas. Eso no ocurre".

"Pero me apasionan los deportes de motor. Me apasionan mis antecedentes y ser versátil, y eso a veces se echa de menos".

"Siento que (Juan Pablo) Montoya fue uno de los últimos tipos en poder hacer eso, aunque tienes a Kimi (Raikkonen) haciendo una carrera de NASCAR".

"Me encantaría tener la oportunidad de conducir uno. Hay un gran respeto por la maquinaria, la conducción y lo que conlleva, sin duda. Y, sin duda, tengo más perspectiva de ello por estar aquí en Canadá".

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo previo El choque de Pérez causó su abandono en Canadá, sospecha Grosjean
Artículo siguiente Aston Martin llevará más actualizaciones a Silverstone

Comentarios destacados

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica Latinoamérica