'Ferrari, ante una decisión clave', por Adrián Puente

compartidos
comentarios
'Ferrari, ante una decisión clave', por Adrián Puente
Por:
19 abr. 2019 21:05

Adrián Puente escribe que Mattia Binotto, jefe de Ferrari, tiene por delante una decisión histórica después de décadas de una filosofía de órdenes de equipo.

Las órdenes de equipo en Ferrari se han transformado en un mal endémico. Un diagnóstico de estas características es algo que se reitera, que llegó para quedarse, que suele ocurrir en una región o lugar en particular. Sin dudas el lugar es Maranello, y las víctimas son todos aquellos que con cierta regularidad compartieron equipo con Michael Schumacher, Fernando Alonso y ahora Sebastian Vettel.

La fórmula con la que el siete veces campeón del mundo alcanzó la gloria, nunca los italianos pudieron sepultarla. Conviven desde entonces con la fantasía que no existe otra ecuación, incluso a riesgo de perder, un lastre con el que Ferrari lucha desde el último título de Kimi Raikkonen en 2007, ya más de una década atrás.

Hubo un tiempo, donde correr junto a los equipos ingleses, como McLaren en los '80 y Williams en los '90, era sinónimo de perder. Así sucedió a pesar de Didier Pironi, Gilles Villeneuve, Patrick Tambay, René Arnoux, Gerhard Berger, Jean Alesi, Nigel Mansell y hasta Alain Prost.

Más sobre Ferrari:

De rodillas, Ferrari hizo un cambio estratégico global, que entre otras cosas incluyó una palabra que ayer fue parte de su gloria, y hoy parte de su frustración: la verticalización del equipo. Las víctimas: Eddie Irvine, Rubens Barrichello, Felipe Massa, Raikkonen y el flamante Charles Leclerc. En síntesis, 23 años de un modelo para 5 títulos de Schumacher y 1 del “hombre de hielo”.

No fue Alonso en sus cuatro años en Ferrari el destinatario de la misma efectividad, y no lo está siendo Vettel en su quinta temporada con los colores de Maranello. Lo curioso es que después de tres carreras de 2019, los jerarcas del equipo no se hacen una pregunta clave: ¿Vale la pena el mismo encuadre? Y más aún: ¿Vettel lo merece?

Autos buenos como en 2015, autos malos como en 2016, y autos decididamente competitivos como en los dos últimos calendarios, chocaron con una situación idéntica. Los resultados fueron en la misma dirección, y con la sospecha de que el piloto alemán, a pesar de tener toda la estrategia a su favor, no responde a la demanda. Desde Monza del año pasado hasta China en la actualidad, Vettel fue víctima de sí mismo.

Bakú se acerca en el calendario con un punto a favor, una enorme recta que le sonríe a la actual SF90, pero también con una en contra. La otra mitad del circuito es una traza tan agobiante como Montecarlo, pero con menos glamour. Un escenario donde Mercedes y hasta Red Bull se mostraron más eficientes.

Para un auto que no llegó ni a la mitad de lo insinuado en la pretemporada de Catalunya, las opciones se reducen. Mattia Binotto tiene por delante al menos una decisión histórica. Ante un desarrollo que necesita más tiempo, liberar a Leclerc se hace imperioso. Ferrari abriría el juego, multiplicaría sus chances, saldría de los humores de Vettel, y regalaría al público otros motivos para enamorarse. Todo lo demás, quedará en el podio de Azerbaiyán.

 

Artículo siguiente
No te pierdas el GP de Azerbaiyán

Artículo previo

No te pierdas el GP de Azerbaiyán

Artículo siguiente

Hace 10 años Vettel ganó la primera victoria de Red Bull

Hace 10 años Vettel ganó la primera victoria de Red Bull
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor Adrián Puente
el primero en tener
las noticias de última hora