Suscríbete

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica

Ferrari retoma el azul celeste para el Gran Premio de Miami

Promocionado: Ferrari puede ser sinónimo del color rojo, pero a menudo se olvida que durante muchos años sus pilotos y mecánicos vestían de azul y, en raras ocasiones, sus coches incluso corrían de azul.

Leclerc y Sainz con la vestimenta de Ferrari para Miami

Ahora, el equipo está a punto de devolver el color en su regreso a suelo estadounidense, con una colección de edición especial de PUMA que se espera que lleven los pilotos estrella, Charles Leclerc y Carlos Sainz, así como los otros miembros del equipo durante el fin de semana de la carrera.

Para celebrar esta ocasión, hemos indagado en la historia de Ferrari en azul y esto es lo que hemos encontrado...

Sommer brilla en Mónaco

En 1950, Raymond Sommer se convirtió en el primer piloto en competir en F1 con un Ferrari azul cuando corrió con un 125 en el Gran Premio de Mónaco. Inscripto oficialmente por la propia Scuderia Ferrari, el coche fue prestado al piloto francés, que lo pintó con los colores de su país, el azul claro, y terminó cuarto en su única carrera de F1.

Sin embargo, ese mismo año, el argentino Juan Manuel Fangio ya había pilotado un Ferrari azul, no en F1, sino en carreras durante el verano en su país. El Ferrari 166, chasis 011F, fue pintado originalmente de rojo en su victorioso debut en el Gran Premio de Monza de 1949, pero luego fue comprado con el apoyo del gobierno argentino, repintado con los colores de competición de la nación, azul con una cubierta de motor amarilla, y corrió en Sudamérica hasta 1952. Actualmente se encuentra en el Museo del Automóvil Club Argentino.

De vuelta a la F1, el piloto francés Louis Rosier comenzó a competir con un Ferrari en 1952, pintado con los colores nacionales celestes, y compitió con su propio equipo, Team Ecurie Rosier. Pilotando inicialmente un Type 500 F2 y posteriormente un 500/625, compitió hasta la temporada de 1954, participando en 17 carreras de F1 y logrando un séptimo puesto en Holanda en 1953.

Azul para Estados Unidos

En 1959, el Gran Premio de EE.UU. en Sebring contó con cuatro Ferrari, uno de ellos pintado de azul. El equipo inscribió coches en el tradicional rojo italiano para los ingleses Tony Brooks y Cliff Allison y el alemán Wolfgang von Trips, pero el Dino 246 del estadounidense Phil Hill lució los colores de su país: azul con el morro blanco. Lamentablemente, no pudo terminar la carrera, ya que problemas con el embrague lo dejaron fuera de carrera en la octava vuelta.

Sin embargo, ese no fue el final del azul y blanco estadounidense, y dos años más tarde llegó el Ferrari azul más famoso de todos. Era el final de la temporada de 1964 y, tras una batalla con el organismo rector del deporte sobre las reglas, Enzo Ferrari retiró a su equipo de las dos últimas carreras del año y se comprometió a no volver a competir con los colores nacionales de Italia.

Sin embargo, se trataba de un movimiento político y, aunque el equipo oficial Ferrari no estuvo presente en Estados Unidos ni en el final de temporada en México, estuvo representado en su lugar por el "North American Racing Team", y los pilotos del equipo corrieron con coches Ferrari con una atractiva decoración mitad blanca y mitad azul.

John Surtees condujo el Ferrari azul hasta la segunda posición en la carrera de EE.UU., celebrada en Watkins Glen, y cuando la temporada llegó a su fin, apareció con los mismos colores y terminó segundo de nuevo para asegurarse el título mundial.

Con traje y botas

Aunque sólo apareció en contadas ocasiones en los coches, durante los años 50 y 60, el azul estaba siempre presente en el garaje de Ferrari, ya que durante esa época los pilotos y mecánicos del equipo vestían monos azules. Esto reflejaba los colores tradicionales de Módena, la ciudad italiana de la escudería, pero probablemente también tenía algo que ver con la falta de disponibilidad de monos de carreras rojos en aquella época.

Hay muy pocos datos sobre la indumentaria azul del equipo en aquella época, pero se cree que el último piloto de F1 que vistió un mono azul para Ferrari -y, por favor, corríjannos si nuestra búsqueda en la historia no ha desvelado ningún secreto- fue Niki Lauda, en 1973, cuando el tradicional mono azul pasó a ser rojo a partir de 1974.

Recuperar la historia

Inspirándose en esta rara pero rica herencia de Ferrari en azul, PUMA y Ferrari crearán para el Gran Premio de Miami una colección de edición limitada que rememora aquellos legendarios monos azzurro celestes.

El regreso de los tonos azules clásicos promete reavivar el espíritu de la historia, con piezas que incluyen una chaqueta varsity, la camiseta del equipo y las botas de carreras Speedcat Pro, así como algunos accesorios exclusivos. Es una colección hecha a medida para la próxima generación de superfans de Ferrari, para traer de vuelta los recuerdos de lo que ha pasado antes.

Los pilotos de carreras Leclerc y Sainz, y todo el equipo, lucirán las piezas de esta colección durante el fin de semana de Miami, llevando adelante la herencia azzurra - y tú también puedes, ya que la Colección de Edición Limitada PUMA x Scuderia Ferrari Miami ya está disponible en tiendas PUMA selectas, puntos de venta Scuderia Ferrari, y en puma.com y ferrari.com.

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo previo Pirelli anuncia los neumáticos para Imola, Mónaco y Canadá 2024
Artículo siguiente La cruda respuesta del CEO de la F1 a los pilotos por el calendario

Comentarios destacados

¿No hay comentarios. Por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica