Por qué la FIA parece haber sido rebasada en sus propias reglas

El GP de Arabia Saudí ofreció una prueba de estrés del mundo de la Fórmula 1: la dirección de carrera no supo gestionar un desafío que dejó al descubierto las muchas incoherencias de un mundo en el que la FIA ha perdido el control. Michael Masi parecía inadecuado para manejar el desafío entre Max Verstappen y Lewis Hamilton y de hecho, empeoró la situación al intentar buscar mediaciones al margen de las normas. Una mala señal antes de Abu Dhabi...

La temporada 2021 ha alcanzado niveles de tensión que encuentran muy pocos precedentes en la historia de la Fórmula 1. El tenso enfrentamiento entre Lewis Hamilton y Max Verstappen ha evolucionado hasta convertirse en un choque global entre Red Bull y Mercedes, y en este clima todo parece haberse llevado al extremo, cada pequeño detalle se analiza, cada suceso se convierte en motivo de discusión, escenarios menores que en otras temporadas habrían pasado desapercibidos ahora se convierten en un caso.

En este contexto, el trabajo de quienes se sientan en la sala de control no es fácil, pero también es cierto que es precisamente en estos momentos cuando surge la labor de quienes están llamados a gestionar las normativas para mantener todo en control.

La impresión que surgió al final del Gran Premio de Arabia Saudí es que la prueba de resistencia a la que se ha sometido la estructura de la FIA en las últimas semanas está revelando deficiencias, y esto no sólo lo dicen los aficionados, sino también varias personas del sector.

Los reglamentos, las decisiones y la gestión de las situaciones de emergencia reflejan a menudo un contexto desordenado, producto de normas elaboradas hace años y que probablemente empiezan a mostrar los signos de la edad.

En este contexto encaja la figura de Michael Masi, que se ha encontrado en el papel de director de carrera en circunstancias dramáticas (la repentina muerte de Charlie Whiting en la víspera del Gran Premio de Australia de 2019) y que está llamado a recoger el testigo de una figura histórica e institucional como es ser el delegado de seguridad y director de carrera de la F1 desde hace años.

En la noche de Yeda se produjeron situaciones inéditas para quienes no operan entre el muro de boxes y la dirección de carrera, como la "negociación" entre Masi y los responsables de Mercedes y Red Bull (Ron Meadows y Jonathan Wheatley) para encontrar un acuerdo sobre cómo componer la parrilla de salida tras una suspensión de carrera.

La bandera roja provocada por el accidente de Mick Schumacher en la novena vuelta de la carrera en la curva 23 fue muy discutida. Oficialmente la bandera roja era necesaria para una revisión de las barreras TecPro, pero para muchos entendidos fue una decisión excesiva, dado que a los 20 minutos se reanudó la carrera, y en un espacio de tiempo tan corto no son posibles intervenciones sustanciales.

Michael Masi, director de carrera.

Michael Masi, director de carrera.

Photo by: Jerry Andre / Motorsport Images

La primera interrupción de la carrera cambió drásticamente la clasificación, y desencadenó otros episodios muy polémicos que tuvieron lugar justo después de la segunda largada. Una sucesión de peticiones de aclaración que en un momento dado llevó a Masi a decir por radio (en una de sus muchas comunicaciones) que no podía seguir el ritmo de la cantidad de peticiones de aclaraciones. 

El sistema se volvió loco, o eso parecía desde fuera. Todas las peticiones de los equipos son legítimas, todas se refieren a normas que se han producido a lo largo de los años, pero esa es la cuestión, las normas parecen haberse impuesto.

"En un momento dado nos quejamos de que Lewis no respetara la regla de las separaciones en la vuelta de formación", admitió Christian Horner tras la carrera, "pero parece que en un reinicio esta regla no se aplica. Hoy he tenido la sensación de que nos faltaba Charlie Whiting, siento decirlo, pero su experiencia ha sido importante para todo el deporte".

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, Esteban Ocon, Alpine A521, y Lewis Hamilton, Mercedes W12, en el reinicio en Yeda.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, Esteban Ocon, Alpine A521, y Lewis Hamilton, Mercedes W12, en el reinicio en Yeda.

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

Horner no estaba de buen humor al final de la carrera, y es comprensible, pero hay motivos para quejarse. Cuatro coches de seguridad virtuales, confusión en las comunicaciones que informaban a Mercedes y Red Bull de la devolución de la posición de Verstappen a Hamilton, polémica por la misma maniobra de intercambio de posiciones cerca del control de DRS. Un alboroto que lo superó todo, eclipsando un enfrentamiento acalorado, duro y fascinante, que debería poner a los dos pilotos en el centro de la escena.

No te pierdas el gran cierre de la F1 2021:

En cambio, como en la peor tradición futbolística, en los eventos postcarrera en Yeda se habló y se habla del árbitro. El papel de Masi no es fácil, especialmente en el clima actual, pero no se puede pretender no ver que hay deficiencias y que se necesitan medidas correctivas.

También lee:

La FIA también está pagando el precio de una pérdida gradual de su papel que se ha producido durante años. Con la excepción de la seguridad (un sector en el que la FIA siempre está muy activa y presente), la impresión es que, con el tiempo, el papel de quienes deberían estar por encima de todo se ha delegado en la Comisión de la Fórmula 1 (formada principalmente por representantes de los equipos) y en los titulares de los derechos comerciales. Las reglas se discuten ahí y la FIA pone su sello en los Consejos Mundiales.

Escuchar las opiniones de todos es lo correcto, pero luego las decisiones deben ser tomadas por los de arriba. Lo que ha surgido en la noche del domingo en Yeda es una Fórmula 1 envuelta en sí misma, llena de condicionantes que, tomados individualmente, también tienen sentido, pero que en su conjunto pintan el panorama de un contexto que se ha vuelto demasiado complejo, no sólo para los que lo ven, sino también para los que operan en él. Dentro de siete días estaremos en el epílogo de una hermosa y apasionada temporada, luego vendrá una pausa invernal que ojalá sea también una pausa de reflexión para poner las cosas en orden y replantear roles y reglas.

También lee:
compartidos
comentarios
Masi defiende sus decisiones durante el Gran Premio de Arabia
Artículo previo

Masi defiende sus decisiones durante el Gran Premio de Arabia

Artículo siguiente

Ocon explicó la razón por la que perdió el podio ante Bottas en Arabia

Ocon explicó la razón por la que perdió el podio ante Bottas en Arabia
Mostrar comentarios