Los héroes del coche médico cuentan su historia desde adentro

El Dr Ian Roberts y Alan van der Merwe fueron los ángeles de la guarda de Romain Grosjean en el accidente de Bahrein, pero lo son siempre para la Fórmula 1.

Los héroes del coche médico cuentan su historia desde adentro

De manera humilde ambos serían los primeros en admitir que son solo la punta del iceberg en cualquier fin de semana de gran premio, respaldados por los médicos locales y los comisarios que están situados por toda la pista.

De hecho, un bombero de Bahrein, un tipo cuyo trabajo diario está en las fuerzas de defensa civil del país, estuvo en el centro de la respuesta rápida que ayudó a garantizar que Grosjean pudiera salir solo con heridas leves.

La verdad es que Roberts y Van der Merwe han sido héroes desde hace años, al igual que sus predecesores en sus roles, realizando una tarea vital pero en gran parte desconocida. Siempre están ahí, detenidos en su Mercedes AMG al final del pitlane, con un médico local ocupando uno de los asientos traseros.

Por definición, un buen fin de semana de gran premio es aquel en el que ni se los ve, porque eso significa que no ha habido incidentes graves que requieran su atención.

Van der Merwe, ex campeón británico de F3 y piloto de pruebas de BAR, todavía era piloto en activo cuando consiguió el puesto de piloto médico en 2009.

También lee:

Roberts, conocido en el deporte como director médico en Silverstone, se unió a él a principios de 2013. Sustituyó a Gary Hartstein, que había reemplazado a Sid Watkins, el hombre responsable de hacer del coche médico una parte tan vital de cualquier fin de semana de carreras.

Van der Merwe y Roberts son más visibles en la primera vuelta, cuando siguen al pelotón. Si el accidente de Grosjean hubiera ocurrido en cualquier otro momento del GP Bahrein, les habría llevado mucho más tiempo llegar hasta allí. De hecho, si hubiera sucedido más tarde en la primera vuelta, se habría perdido un tiempo vital.

De hecho, Van der Merwe se detuvo en el lugar del accidente justo después de la curva 3 solo nueve segundos después del impacto inicial. Roberts pudo saltar del asiento del copiloto y dirigirse directamente al fuego, justo cuando un comisario, que había cruzado la pista, llegó con un extintor. Al principio, fue difícil comprender la escena que se encontraron, dada la rareza del fuego en la Fórmula 1 moderna.

"Vimos la bola de fuego desde el principio, por supuesto", dice Roberts. “Pero luego, al llegar a la escena, el coche... bueno, la mitad del coche, la parte trasera, apuntaba en la dirección equivocada. Y era como '¿dónde diablos está el resto?".

“Simplemente miramos a la derecha. Y era bastante obvio dónde estaba, con un gran agujero en el armco. Pudimos ver a través, y Romain estaba tratando de salir él mismo".

Romain Grosjean, Haas F1, emerges from flames after a horrific accident on the opening lap of the Bahrain Grand Prix. Marshals extinguish the fire

Descubrir a Grosjean en medio de las llamas fue crucial, y Roberts ayudó al comisario a dirigir el extintor directamente hacia el cockpit. Ese fogonazo permitió al propio Roberts acercarse, y al hacer retroceder las llamas también pudo haberle dado al piloto desorientado la oportunidad crucial de ver lo que estaba haciendo mientras luchaba por escapar.

"No quiero decirlo con demasiada precisión, pero parecía un horno", recuerda Roberts. “Estaba envuelto en llamas rojas. Y se le veía tratando de salir, y poco a poco se estaba alejando más y más".

“¿Pero cómo llegamos a él? Un jefe de bomberos apareció rápidamente en escena. Y ese uso del extintor, la pólvora hizo retroceder las llamas lo suficiente".

“Una vez que Romain estuviera lo suficientemente alto, podríamos agarrarlo y subirlo por la barrera y alejarlo. Pero es un margen de tiempo muy pequeño, porque tan pronto como el polvo extintor avanzó, las llamas volvieron poco después".

Análisis:

“Esa parte fue dolorosa. ¡Sin dudas ayudó a mi bronceado! Algo se derretía sobre mí, pero afortunadamente estaba bastante bien protegido. La llama era bastante intensa".

Vale la pena señalar que, si bien usa un mono de carreras, Roberts tiene un casco semiabierto, por lo que se exponía a un riesgo considerable. No podía simplemente sumergirse en las llamas.

"Si hay alguien en problemas, ve y ayúdalo", dice. “Tienes que evaluar el riesgo. Quiero decir, habría sido una tontería intentar entrar ahí en las llamas, así que el extintor ayudó, seguro".

“Habría sido una locura hacer eso. Hay que poner en una balanza los riesgos. Entro cuando puedo, si las llamas vienen hacia mí, no hay nada que pueda hacer. Por más perturbador que sea, no puedes hacer mucho".

Medical delegates assist Romain Grosjean, Haas F1, after his huge first lap crash

Él resta importancia a sus actos, pero acercarse tanto a las llamas, especialmente con un casco abierto, fue un acto de considerable valentía.

“Para eso estamos aquí”, dice Van der Merwe. “Y eso es lo que Ian ha estado haciendo prácticamente toda su vida, rescatando a personas cuando están en un pequeño problema".

“Curiosamente, la prioridad número uno no es en realidad el piloto, es Ian, porque cuando Ian cae, ya no se puede hacer nada".

“Así que tienes que gestionar tu riesgo de manera adecuada. Si Ian entra corriendo y queda incapacitado, no va a poder hacer mucho".

“Hay tantas cosas que equilibrar... juzgar en uno o dos segundos si esperar apoyo, si recurrir al extintor o si entrar. Hay mucho, mucho que decidir".

Después de que Grosjean saltara la barrera, Roberts pudo llevarlo al coche médico, mientras Van der Merwe les dio a ambos un rápido chorro de polvo extintor. Grosjean podía moverse por su propio pie, pero la prioridad era buscar lesiones que pudieran no ser tan evientes.

“Dijo que le dolía el pie y las manos porque, como saben, tiene algunas quemaduras en las manos, que son extremadamente dolorosas”, dice Roberts.

Además:

“Pero solo quería que se sentara brevemente para verificar que las cosas que amenazaban su vida estuvieran cubiertas. Y luego alejarlo de las llamas. Luego entró en la ambulancia y se dirigió al centro médico".

“Por supuesto, tengo que decir que no somos solo nosotros dos, tenemos un médico nacional con nosotros en el coche, hay un equipo médico completo, un grupo completo de comisarios, bomberos, rescatistas..."

“Y todos hicieron su trabajo. Si no estuvieran allí, no es solo un espectáculo de dos hombres, trabajamos en equipo, trabajamos juntos como un equipo. Por eso es importante reconocerlo".

Marshals extinguish the flames after a big crash for Romain Grosjean, Haas VF-20, on the opening lap

Dada la magnitud del accidente y el hecho de que los escombros obviamente hubieran pasado por encima de la barrera, Roberts también tuvo que asegurarse de que nadie más estuviera involucrado.

"Siempre hay una revisión rápida de la escena", analiza. “Y siempre existe el peligro de que haya alguien más al otro lado de una barrera que no hayas visto, podría ser un comisario al que han golpeado las piezas y de repente alguien dice: '¿dónde está?' Y lo encuentran detrás de un barrera".

“Así que es importante hacer un escaneo rápido para estar seguro. Ha habido escenarios en el pasado en los que, en accidentes múltiples, hay que dar cuenta de todos".

“Trabajamos muy, muy, muy de cerca de control de carrera, como puedes imaginar, y también con los equipos locales. Quiero insistir en que es un gran esfuerzo en equipo”.

Vale la pena recordar que Roberts tiene una gran experiencia en situaciones límites, ya que trabajó durante muchos años en HEMS (servicio médico de emergencias en helicóptero).

Ha estado en la escena de cientos de incidentes graves tanto en su trabajo diario como en el automovilismo, incluido lamentablemente el accidente de Jules Bianchi en Suzuka 2014.

Sin embargo, él y Van der Merwe no son un servicio de bomberos, ya que generalmente no se espera que tengan que intervenir en un incidente tan dramático, porque en circunstancias normales los comisarios llegarían antes. Y, sin embargo, esas horas de entrenamiento y preparación dieron sus frutos.

“Al comienzo de cada día, revisamos una lista de verificación para el coche, para nuestro equipo”, dice Roberts. “Pero también revisamos una lista de verificación de posibles escenarios".

“Así que siempre hablamos de monoplazas bajo las barreras, coches volcados como pasó con Lance Stroll... Ya hemos hablado de ese escenario y de lo que hacemos para movilizar a los comisarios".

“Es lo mismo para el fuego. Vamos a por el extintor, entramos y hacemos lo que podemos frente al fuego. No, no somos bomberos. No estamos entrenados para el fuego. Pero sabemos cómo usar los extintores".

"Es importante tener en cuenta que no estamos ahí para los accidentes sencillos", dice Van der Merwe. “Estamos ahí para los que son más amplios".

“A nueve de cada 10 accidentes se puede sobrevivir fácilmente. Todo sale como debería, las barreras y todas esas cosas funcionan perfectamente".

“De vez en cuando, digamos una vez cada cinco años, vemos algo que supera los parámetros de diseño de lo que pensamos".

“Por eso tenemos 550 caballos de potencia en el coche médico, de modo que llegamos tres segundos más rápido. Y por eso tomamos todos los atajos que podemos".

"Siempre buscamos pequeñas mejoras, diminutas, porque si Ian llega allí cinco segundos más tarde, o tarda cinco segundos más en decidir, la historia podría ser muy diferente".

Afortunadamente en esta ocasión todo funcionó según lo planeado, con un poco de suerte, hay que admitir.

“El resultado fue increíblemente positivo”, dice Van der Merwe. "En cuanto a los incidentes que hemos visto juntos, este es uno de los más impresionantes".

 
compartidos
comentarios

Video relacionado

El lazo familiar en el número que llevará Mick Schumacher en la F1

Artículo previo

El lazo familiar en el número que llevará Mick Schumacher en la F1

Artículo siguiente

Russell debe usar botas más pequeñas para entrar en el Mercedes

Russell debe usar botas más pequeñas para entrar en el Mercedes
Mostrar comentarios