La F1 y la revolución "snapchat"

compartidos
comentarios
La F1 y la revolución
Adrian Puente
Por: Adrian Puente
15 oct. 2016 21:39

Adrián Puente analiza las críticas que recibió Lewis Hamilton después de "jugar" con su snapchat en la conferencia de prensa oficial del GP de Japón y asegura que la Fórmula 1 debe adaptar su espectáculo a los tiempos actuales.

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 en la rueda de prensa de la FIA
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 en la Conferencia de prensa FIA
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 con los medios
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 con fans
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 en la Conferencia de prensa FIA
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 y Fernando Alonso, McLaren en la Conferencia de prensa FIA
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 firma de autógrafos para los fans
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 firma de autógrafos para los fans
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 en la Conferencia de prensa FIA

Lewis Hamilton fue duramente cuestionado por la prensa cuando fue poseído por su snapchat durante la primera conferencia de prensa del fin de semana de Japón. Raikkonen y Sainz fueron las víctimas ocasionales de los retratos del piloto de Mercedes, acompañados por todos los recursos visuales de la red social. Hasta el propio Alonso, se vio involucrado en el juego del inglés, que como era de esperarse, irritó a los periodistas que cumplían metódicamente con la rutina propuesta por la FIA/FOM. 

Si bien es cierto que el tricampeón mundial de F1 alteró de manera unilateral, irresponsable y sin previo aviso el protocolo de prensa, quedó expuesta una metodología vetusta e irrelevante, que se extiende a varias de las formalidades que la F1 propone durante un fin de semana. En su arrogancia, Hamilton desnudó el escaso interés de una propuesta que incluye a seis protagonistas, de los cuales generalmente hablan dos, y en un espacio tan solemne, que ninguno hace gran alarde de recursos...

Las apps de comunicación directa, aplicadas a los teléfonos celulares, y a computadoras de fácil portabilidad, han cultivado un nuevo segmento de aficionados y protagonistas del gran circo. La interacción personal, en vivo, informal e íntima, han bloqueado los viejos paradigmas de una puesta en escena sólo para unos pocos privilegiados de una profesión como el periodismo. Ni los fanáticos, ni los protagonistas consideran justo que ciertas cosas queden en el marco de un espacio donde sólo se negocian las "normas Ecclestone". 

Hamilton bloqueó a medios ingleses en particular, luego de las críticas que el piloto consideró desmedidas. El incidente terminó en escándalo y el eje de la discusión se corrió ocultando lo importante. Como tantas otras veces en el año, la F1 exige salir del estado de postración en términos de comunicación, espectáculo y marketing. Escuderías, terminales automotrices, organizadores y autoridades de la carrera, deben pasar al frente y abrir el juego de manera coherente. Adaptar el show a los tiempos, bajo un standard apropiado para la categoría líder.

En este año de revisionismo, que incluye un nuevo gestor como Liberty Group, los protagonistas, aunque con algunas desprolijidades, muestran el signo de los tiempos y el desafío por venir. Modificaciones consensuadas, reglamento flexible, comunicación a puertas abiertas e interacción directa donde el público juega, juzga y establece sin filtros, las reglas de su propio partido. 

Next Fórmula 1 artículo
Gasly completa 93 vueltas mientras Pirelli sigue enredando

Previous article

Gasly completa 93 vueltas mientras Pirelli sigue enredando

Next article

Opinión: Por qué Renault y Hulkenberg no tienen nada que perder

Opinión: Por qué Renault y Hulkenberg no tienen nada que perder