Las mejores historias de 2015; #17: Vettel gana con Ferrari

Desde las prácticas de pretemporada estaba claro que el piloto alemán y Ferrari estaban de regreso y durante la temporada lo dejó constatado.

En lo que resultó ser su última temporada en el Red Bull el año pasado, Vettel se había visto inmerso en una espiral de negatividad, en medio de la frustración causada con los nuevos reglamentos técnicos, abriendo la puerta a Daniel Ricciardo que resultó en una dura batalla al interior del equipo.

Y así, como la relación entre Ferrari y Fernando Alonso se deterioró de manera constante, el escenario estaba listo para Vettel para cruzar el suelo y se embarcarse en un nuevo capítulo de su carrera con la 'Scuderia'.

Era una sociedad que de inmediato dio sus frutos, ya que Vettel puso fin a una mala racha de Ferrari que se remontaba a mediados de 2013.

De pie en el podio en Sepang, después de un golpe maestro estratégico temprano de Ferrari, Vettel tomó una ventaja que no perdería.

Al final  dijo: "Recuerdo cuando la puerta se abrió en Maranello, fue como un sueño hecho realidad. Recuerdo la última vez que estuve allí, era como un chico joven viendo a Michael [Schumacher] sobre la cerca conduciendo en el Ferrari y ahora estoy a bordo de ese coche. Es increíble."

Formar parte de Maranello

Lo que estaba claro desde el principio era lo mucho que Vettel estaba dispuesto a sumergirse en todas las cosas de Ferrari, de inmediato le resultó entrañable a los tifosi  ver las similitudes entre él y su compatriota Michael Schumacher.

En su primer año en Ferrari en 1996, Schumacher tuvo tres victorias, un conteo igualado por Vettel, más los éxitos en Hungría y Singapur. Al igual que Ricciardo durante el año pasado, sus tres victorias fueron los únicos que impidieron el predominio total de Mercedes.

La victoria en Hungría -una aventura cargada de emoción, viene poco después de la muerte de Jules Bianchi - se dio con menos  buena fortuna que la victoria de Malasia, cuando Vettel se aprovechó del lento arranque de los Mercedes al inicio para tomar la iniciativa y dejarlos para el resto de la carrera atrás.

Dando batalla a Mercedes

La victoria más convincente de Vettel  llegó en Singapur, donde reavivó los recuerdos de su antiguo dominio,  sin darle oportunidad alguna a los volantes de Mercedes.

Parecía que Vettel podría retar a Nico Rosberg en pos  del segundo puesto en el campeonato, pero sus próximos resultados dieron al traste con esa oportunidad; sin embargo,  la diferencia de puntos finales entre la pareja fue de 44 unidades.

Lo que era quizás aún más valioso, fue que el rendimiento de Vettel trajo a la mesa tranquilidad dentro del equipo, después de los tumultuosos años con Alonso.

"Seb es un campeón fantástico, pero también es una persona que está ayudando a estabilizar el equipo", dijo Maurizio Arrivabene, director de Ferrari. "Muchas veces me ha ayudado a asegurarse de que estamos juntos, y él está cooperando muy bien con sus compañeros de equipo".

En 1997, Schumacher tomó la pelea por el título con  un Williams dominante hasta la última ronda. En el segundo año de su aventura con Ferrari ¿podría Vettel hacer lo mismo en 2016?

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Sebastian Vettel
Equipos Ferrari
Tipo de artículo Artículo especial