Las mejores historias del 2015; #16: La saga: Red Bull vs Renault

Cómo Red Bull y Renault llegaron a un divorcio, excepto no lo fue tanto ...

Después de recuperarse de un mal comienzo en la temporada de 2014 para después ganar tres carreras y terminar el año como uno de los rivales más cercanos de Mercedes, era natural esperar que los Red Bull continuaran con la tendencia y dar un paso adelante en el 2015.

Renault hizo cambios fundamentales en su programa para asegurarse de que no repetir la pesadilla de 2014, cuando Red Bull y Toro Rosso sufrieron una pre-temporada llena de problemas de fiabilidad con una unidad de potencia que tuvieron un rendimiento inferior en comparación con sus rivales.

Red Bull empujó con su nuevo diseño, hasta el final, a partir de la construcción del coche 2015, apenas unos días antes de las primeras pruebas de invierno en Jerez.

Todo parecía en su lugar para un año más fuerte, más cerca de Mercedes, y el ambiente era optimista.

Pero entonces, comenzaron las pruebas...

Le tomó menos de dos pruebas a Red Bull, para darse cuenta de que el motor Renault no estaba donde quería, y ya en Marzo, el gigante de las bebidas de la energía comenzó a hacer ruido sobre una posible salida de la Fórmula 1, culpando a la normativa vigente.

Las críticas sobre la falta de progreso realizado por Renault no tardaron en llegar, Red Bull exigió más potencia y mejor fiabilidad después de encontrarse en el quinto lugar en la tabla de posiciones - más de 150 puntos por detrás de Mercedes - cuando la temporada Europea comenzó.

"La paciencia es algo en lo que no somos realmente buenos. Queremos tener un mejor rendimiento tan pronto como sea posible", dijo Christian Horner, en julio, cuando la tensión entre los Red Bull y Renault estaba llegando a un punto alto.

En agosto, se informó de que Red Bull había dicho a Renault que quería terminar su contrato antes de tiempo, convencidos de que podrían asegurar un motor Mercedes o Ferrari para el año 2016.

Pero las semanas pasaron, y Red Bull no tenía una oferta concreta.

Primero Mercedes y Ferrari, cerraron la puerta en la cara de Red Bull, dejando al equipo sin ninguna opción, pero pidieron a Honda llegar a un acuerdo. Que no iba a suceder, ya que el jefe de McLaren, Ron Dennis, lo vetó.

Después de haber decidido pedir el divorcio a principios de año, Red Bull se encuentra en la incómoda situación de tener que volver a Renault - con cola entre sus patas - con el fin de ser capaz de continuar en la Fórmula 1 el próximo año.

No es de extrañar, Renault era resistente a la oferta, y si la asociación iba a continuar, tendría que tener una naturaleza diferente.

Al final, se acordó que Red Bull usará motores Renault, pero con marca diferente en el 2016 y con el nombre TAG Heuer, después de que el equipo logró un acuerdo con la empresa Suiza, que había decidido abandonar McLaren después de 30 años.

Renault anunció su regreso como equipo, por lo que será en su mejor interés para tener una motor competitivo, algo de lo que Red Bull se va a beneficiar si sigue con el fabricante francés el tiempo suficiente.

Las 20 mejores historias del 2015

#17: Vettel gana con Ferrari

#18: Alonso sufre misterioso choque, y pierde el primer GP

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Red Bull Racing
Tipo de artículo Artículo especial