Motores, entre costos, el desarrollo y el monopolio

Nuestro especialista Adrián Puente analiza las cuatro modificaciones básicas para los motores de cara a la temporada 2017.

Reducción de costos, obligación de suministro, la convergencia de rendimiento y el sonido en las unidades de potencia. Estos son los cuatro postulados básicos de las modificaciones aprobadas para los motores a partir de 2017.

A saber, en dos años las unidades propulsoras deberán valer €4 millones menos. Pasarán de cinco al año, a solamente 4. Se irán las fichas ó tokens. Se limitarán materiales para los motores.  Los constructores estarán obligados a proveer, evitando que cualquiera de las escuderías se quede sin asistencia.

Desde este punto la F1 está movilizada por Mercedes, Ferrari, Honda y Renault. Las cuatro marcas negociaron el abastecimiento para 22 autos. Junto con Ford, a través de su producto Cosworth, son las que más victorias lograron en la historia de la categoría. Con las estadísticas en la mano, la FIA reduce a los cuatro grandes el engranaje más caro, sensible e imprescindible del mundo de las carreras. La pregunta es si los equipos que no pueden asociar carroceria y chasis con motor propio, están condenados a mirar siempre desde atrás. Y en esa lógica, cuanto se limita la competitividad…

Hasta ahora ni Force India, ni Williams, ni Manor, fueron capaces de condicionar la marcha de Mercedes, sus socios motoristas. Menos aún, Toro Rosso, Sauber y Haas respecto de sus proveedores de Maranello. Renault ya promete mejoras agresivas, dado que entre otras cosas, Red Bull hace gala de una mejor performance con un motor que estuvo a punto de implosionar cuando el vinculo entre ambas marcas estaba casi bloqueado. Entre los asteriscos de la nueva normativa se destaca que “Los fabricantes podrán suministrar cualquier motor homologado desde 2014”. Hecha la ley, hechos los asteriscos. Allí donde dentro de un amplio espacio de tiempo, las grandes terminales pueden manipular con ciertas licencias, la potencia de sus oponentes.

Un camino sinuoso, pero al parecer necesario. Una batería de recursos para asegurarse al menos un próximo plan quinquenal. Una apertura hacia menos limitaciones que esperemos, les permita a Honda y Renault, reencontrarse rápidamente con su historia, y al menos, condicionar el monopolio de alemanes e italianos. Un nuevo programa de desarrollo, que incluye hasta el sonido perdido desde hace tres años, pero nos deja con el riesgo de escuchar siempre la misma canción entre los autos de punta. Claro que todo depende, de los acordes favoritos de cada uno.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Análisis