Ningún accidente es tonto

El caso de Pascal Wehrlein nos remite a uno mucho más grave como fue el del polaco Kubica. El punto en común es que ambos pilotos de grand prix se golpearon feo y no sobre un F1, reflexiona Mauricio Gallardo.

Está claro, no hay accidentes "tontos" en el motorsport.

Sucedió en muchas oportunidades que pilotos profesionales sufrieron lesiones fuera del ámbito en el que compiten habitualmente, afectándolos de diversas maneras.

Ejemplos sobran con pilotos que se han golpeado ya sea en actividades de entrenamiento, recreativas o en competencias por afuera del programa previsto.

Es cierto que los pilotos, en este caso de grand prix, saben que pueden lastimarse sobre un Fórmula 1 pero, ¿qué hay si eso sucede fuera de los grandes premios? Se pierde más de lo que se gana, no hay dudas.

Para graficarlo de la manera más dura y con un caso bastante reciente tenemos a Robert Kubica, gravemente accidentado en una prueba de rally al momento que era potencial puro en la Fórmula 1.

Aquella vez el auto del polaco se clavó literalmente contra un guard rail y salvó su vida de milagro. Sin embargo, las heridas que dañaron para siempre su antebrazo y su mano derecha truncaron su ascendente carrera en la F1.

Si se revisa la historia, pueden encontrarse muchas situaciones de este tipo, seguramente no tan graves, pero sí lo suficiente como para preocuparse.

Más acá en el tiempo encontramos a Pascal Wehrlein, accidentado en la última edición de la Race of Champions mientras disputaba un duelo con Felipe Massa. Ambos pilotos llevaban invitados en esa manga sobre un vehículo "triciclo" que era novedad para la prueba disputada en Miami.

Por alguna razón el alemán que fuera campeón del DTM perdió el control de su máquina, la cual voló invertida por sobre las defensas, causándole lesiones en la cervical y ahora se conoce que fueron más duras de lo que se había informado oportunamente.

Con carreras casi de exhibición, en un ambiente distendido mezclando a pilotos profesionales en activo, pilotos retirados y hasta amateurs del motorsport, era el combo ideal para disfrutar de un buen espectáculo sobre ruedas.

Sin embargo lo que fue un show terminó resultando una pesadilla para Wehrlein, primero al no poder completar su pretemporada y luego por perderse Australia y China. Afortunadamente podrá estar en Bahrein.

El italiano Giovinazzi fue un reemplazante que buscó aprovechar al máximo cada oportunidad, esa es la otra cara de la moneda. No hay nada más duro que ver a otro piloto acelerando tu auto.

Independientemente de que Pascal Wehrlein finalmente podrá estar en la pista el próximo fin de semana, el caso del piloto contratado por Sauber y pupilo directo de Toto Wolf y Mercedes seguramente disparó alarmas para el futuro.

¿Habrá más restricciones para los competidores por parte de los equipos? ¿Serán los mismos pilotos los que limiten sus participaciones en eventos extras? De lo que estoy seguro es que en ésta situación se debe eximir a la buena o mala suerte y también a la Race of Champions porque todos sabemos y más aún los pilotos, que siempre que haya una competencia sobre ruedas, los riesgos son reales.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Robert Kubica , Pascal Wehrlein
Tipo de artículo Comentario