Opinión: por qué la F1 fue una oportunidad perdida para India

El fracaso del gobierno de la India al abrazar la Fórmula 1 ha dejado al país sin un evento deportivo mundial y los beneficios económicos que vienen con él.

La Fórmula 1 es el deporte anual que más popular ha sido en el mundo, con 425 millones de espectadores que vieron la temporada 2014.

Alojar de una carrera de F1 es una cuestión de prestigio, y el deporte trae inmensos beneficios económicos a la industria del turismo y otros negocios locales.

No resulta ninguna sorpresa que más y más países están saltando para unirse al calendario de la F1, que contará con un récord de 21 carreras de este año.

La mayoría de las carreras son financiadas directamente por el gobierno o se realizan en conjunto con un promotor privado.

Por ejemplo, el Gran Premio de Bahrein, que se ha convertido en un fijo en el calendario desde el año 2004, está totalmente patrocinado por el gobierno, con el país interesado en impulsar su imagen.

Más recientemente, Rusia se ha puesto a sí misma en el mapa de la F1, en otro proyecto financiado por el gobierno, con el presidente Vladimir Putin asistiendo personalmente a los dos primeros grandes premios de su país.

La India, una anomalía

Teniendo en cuenta el reconocimiento mundial de los beneficios de ser anfitrión de una carrera de F1, la India es una anomalía importante.

El país fue anfitrión de tres grandes premios entre 2011 y 2013, en una pista de carreras construida enteramente por el conglomerado Jaypee Group.

El gobierno no proporcionó apoyo financiero a la carrera, en vez de gravar con fuertes impuestos a los equipos y los organizadores. Los obstáculos burocráticos sólo se sumaron a los problemas.

Como resultado, cuando la situación financiera de la organización se deterioró, el país se cayó 'temporalmente' del calendario de F1.

¿Qué echa de menos ahora la India?

Durante el Gran Premio de India, los precios de los hoteles aumentaron, con el Hilton Hhonors de Delhi duplicando sus tasas. Asimismo, el Hotel Radisson en Noida, que albergaba a un importante número de equipos, informó de un incremento de sus ingresos por tres.

Otras empresas locales también florecieron, con el gobierno también tomando un beneficio indirecto en forma de aumento de los ingresos fiscales.

La carrera también proporcionó mayores oportunidades de empleo para la población local, incluyendo a los agricultores que vendieron sus tierras para allanar el camino para la autopista Yamuna Expressway.

La asociación comercial Cámara Asociada del Comercio e Industria de la India estimó que la Fórmula 1 podría aportar ingresos de la magnitud de 900.000 millones de rupias (13.5 billones de dólares americanos) en los próximos 10 años, con la carrera inaugural capaz de generar 100.000 millones de rupias por sí sola (USD 1.5 billones) por sí sola.

Teniendo en cuenta el desembolso de los organizadores, más los impuestos durante la carrera final, la tasa de retorno es descomunal.

Pero no sólo es el beneficio económico lo que India echa de menos ahora que el gran premio está fuera del calendario.

Como se mencionó, la Fórmula 1 es un campeonato internacional que había puesto a la India en el mapa deportivo mundial.

Por otra parte, a pesar de los problemas de 2011, la carrera fue ampliamente aclamada por los pilotos y equipos, con Jaypee acaparando durante dos años consecutivos (2011 y 2012) el premio de la FIA al mejor promotor.

¿Qué podría haber hecho el gobierno?

Idealmente, el estado o el gobierno central podría haber cubierto las pérdidas de los organizadores, que se sitúaron en 1.600 millones de rupias (24 millones de dólares) en 2013, sin tomar en consideración los impuestos.

Este modelo es seguido en Australia, donde el Gobierno del Estado de Victoria llena el déficit entre los ingresos y los gastos, asegurando la organización.

O, al menos, el gobierno podría haber facilitado el proceso de organizar una carrera mediante la eliminación de los obstáculos burocráticos y facilitar el proceso de visa durante el gran premio.

De hecho, el gobierno tomó un par de pasos en esta dirección, pero mucho después del pasado Gran Premio de India.

La Federación Clubes de Deportes de Motor de la India (FMSCI) es ahora reconocida por el gobierno, lo que sugiere que la Fórmula 1 dejará de ser considerada como un entretenimiento y, por lo tanto, dejará de pagar la alta tasa de impuestos para las actividades de entretenimiento.

Por otra parte, los derechos de aduana para los coches de carreras y las motos ahora han sido eliminados, siempre que los vehículos abandonen el país antes de que pase un mes de su llegada.

Improbable retorno a la F1

Como Turquía y Corea pueden demostrar, es difícil recuperar un lugar en el calendario de Fórmula 1.

Los viejos lugares son rápidamente sustituidos por otros nuevos, a medida que más y más países desembolsan millones para unirse al mapa de la Fórmula 1.

Sin embargo, un ejemplo de país que regresa a las escenas es México, donde el envejecido circuito Autódromo Hermanos Rodríguez fue renovado conjuntamente por el gobierno Mexicano y la empresa privada CIE.

El circuito recibió una respuesta abrumadora y llenó las tribunas haciendo de la carrera un evento exitoso.

Alejandro Soberón, presidente ejecutivo y consejero delegado de CIE dijo a Motorsport.com que "las expectativas fueron superadas" después de revelar que el gran premio generó un impacto económico de 510 millones de dólares americanos.

Los juegos de la Commonwealth

No es que el gobierno no esté dispuesto a gastar en los deportes. Un año antes de la inauguración del Gran Premio de India, Delhi acogió los Juegos de la Commonwealth de 2010, en un intento de mostrar sus capacidades deportivas.

Sin embargo, los juegos fueron marcados por la negatividad, con estadios mal construidos, corrupción y el boicot de los jugadores importantes que condujeron a una crítica generalizada de los medios de comunicación internacionales.

Además, la popularidad de los Juegos de la Commonwealth ha ido decreciendo, cuestionándose por qué el gobierno gastó tanto dinero en un evento único.A la luz de las cifras, uno no puede evitar preguntarse por qué el gobierno no le prestó atención a un deporte global como la Fórmula 1, cuando se gastó miles de millones en unos Juegos de la Commonwealth con poco éxito.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Artículo especial