Opinión: Por qué Renault y Hulkenberg no tienen nada que perder

La unión entre Renault y Nico Hulkenberg tiene raíces en el pasado, ¿pero podrán convertirse en una pareja ganadora dentro de la Fórmula 1? Charles Bradley lo investiga.

Oh, Renault. Uno de los fabricantes de autos más grandes del mundo, y uno que está impregnado en el ADN de la F1. Bueno, con sus vaivenes. Estos son los muchachos que tuvieron la audacia suficiente para ser los primeros en poner un motor turbo en un auto de F1 a finales de los ’70 (y un difusor soplado, no hay que olvidarlo).

El equipo que estuvo tan cerca de ganar un campeonato de F1 a principios de los '80, solo para despedir luego a Alain Prost, quien los había llevado hasta allí... y quien seguiría su propio camino para ganar cuatro títulos, el último de ellos con un motor de ellos.

Sus motores dominaron la F1 durante gran parte de la década de 1990 junto a Williams (y una vez con Benetton), y luego repitieron ese nivel de éxito junto a Red Bull Racing tras los títulos conseguidos con su propio equipo con base en Enstone.

Oh, la fábrica de Enstone. Alguna vez fue la mejor y ciertamente una de las más innovadoras. Pero quizás con el récord de auge y decadencia entre las actuales escuderías de la F1 en cuanto a rendimiento.

Dos campeonatos del mundo, como Benetton, en 1994 y 1995 junto a Michael Schumacher, luego repetidos con Fernando Alonso –y la escudería rebautizada como Renault- en 2005 y 2006. Entonces, siguiendo esa secuencia, los de Enstone –nuevamente con el nombre de Renault- deberían ser campeones en 2016 y 2017, ¿no?

Lejos están de eso, por supuesto. Y, sacando a Manor, se encuentran lo más lejos que se pueda estar. Vaivenes de inversión y una calidad técnica variable son las razones más claras –y el efecto que eso trae es la dificultad para atraer (o incluso pagar) a pilotos de clase A.

Pero ahora que el dinero está regresando, incluso quizás igualando el presupuesto de los gigantes Mercedes, Ferrari y Red Bull, ¿cuál es el siguiente paso?

Ninguno de los pilotos clase A iban a irse a Renault, y sin poder contar con Stoffel Vandoorne y ante la probabilidad de tener a un novato en el segundo asiento, debes tomar la mejor opción de lo que yo llamo el 'talento B' disponible. Entonces elije entre Valtteri Bottas, Romain Grosjean, Nico Hulkenberg o Sergio Pérez...

¿Por qué Hulkenberg?

La elección de Hulkenberg por parte de Renault es sensata. Frederic Vasseur, jefe del equipo, cuenta con la ventaja de haber trabajado con todos los arriba mencionados (excepto Pérez) en su tiempo en las categorías junior.

Corriendo para los equipos ASM y ART de Vasseur, Hulkenberg ha ganado el Masters de F3 además de los títulos de la F3 Europea y la GP2 Series. A partir de allí, la carrera de Hulkenberg en la F1 ha tenido algunos destellos brillantes (se destaca su pole en el GP de Brasil de 2010) pero aún no llegó al podio.

¿Por qué sucede eso? Desde su año de novato en Williams, tuvo cuatro años en Force India y uno en Sauber, por lo que claramente allí no iba a ser un contendiente aspirante al podio, pero Pérez logró terminar entre los tres primeros en reiteradas ocasiones tanto con Sauber como con Force India. ¡La única vez que Hulkenberg ha estado cerca de un podio en este tiempo fue cuando ganó las 24 Horas de Le Mans en su primer intento!

Aún así... Hulkenberg es uno de los tres pilotos en conseguir el título de GP2 en su primera temporada, una estadística que comparte con Nico Rosberg y Lewis Hamilton, con la suma de haber tomado parte además en algunas carreras de la GP2 de Asia.

Fue allí donde aprecié realmente por primera vez la clase de Hulkenberg. Bajo las luces de Qatar, en su tercera participación en GP2, y si bien perdió el liderazgo al inicio en manos de "Checo" Pérez y luego cedió otra posición, su velocidad con neumáticos gastados fue irreal.

Igualando el ritmo de quienes se habían detenido por neumáticos Bridgestone nuevos, los cuales daban una ventaja en el ritmo como los Pirelli de hoy, cuando paró en los boxes para montar caucho nuevo sus rivales no tuvieron respuestas.

Ganó por 13 segundos, un margen gigante en una serie tan competitiva, y si bien tenía un problema con su radio, yo tenía una gran vista del muro de pits de ART y no vi nada de pánico. Siempre sospeché que su actuación fue una brillante ejecución de una carrera planeada previamente.

Pérez, mientras tanto, estaba desconcertado, no solo por haber perdido una carrera que estaba dominando, ¡sino por hacerlo por más de 10 segundos!

Por supuesto, este es solo un ejemplo, pero estoy seguro que quedó grabado en la mente de Vasseur tanto como en la mía.

Conclusión

El Hulkenberg de 2017 será muy diferente al de 2009, por supuesto. Con 115 Grandes Premios disputados, a los 29 años, se trata de ahora o nunca para subir al podio o ganar una carrera de F1.

Pero, para mí, he visto infinidad de buenos pilotos que simplemente son eso: buenos. He visto muchos menos grandes corredores que pueden producir esos genuinos momentos de magia, esos que te dejan con la boca abierta y te hacen pensar que ellos son lo máximo.

Eso es algo de lo que Hulkenberg es capaz. ¿Recuerdan su pasado reciente, yendo por fuera con Bottas en la chicana en el Gran Premio de Japón?

Si vas a ascender exclusiva lista de los pilotos clase A de la F1, necesitas ese tipo de chispa.

La pregunta es: ¿qué más puede dar? ¿Es lo suficientemente bueno? ¿Puede rendir consistentemente cada carrera para elevar el nivel del equipo?

Eso es algo que podremos descubrir si Renault puede fabricar un auto del nivel que ha tenido, si bien esporádicamente, en el pasado.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Nico Hulkenberg
Equipos Renault F1 Team
Tipo de artículo Comentario