Por qué la curva 3 de Zandvoort puede robar la atención en Fórmula 1

Aunque la última curva de Zandvoort, peraltada, parecía destinada a llevarse el protagonismo, la curva 3 emerge como punto de interés para la F1.

La atención principal en el renovado circuito de Fórmula 1 de Zandvoort ha girado inevitablemente en torno a la impresionante última curva final.

Dado que los adelantamientos son muy importantes, la decisión de crear una curva a fondo de 18 grados de inclinación ha ofrecido al menos una posibilidad de que los pilotos puedan coger un rebufo en la carrera.

Y aunque los coches de F1 pueden parecer bastante espectaculares pasando por esa zona –con o sin DRS abierto–, parece que no supondrá un gran desafío para los pilotos, porque debería hacerse fácilmente con el acelerador a fondo.

Sin embargo, cuando la F1 pudo ver por primera vez el escenario del Gran Premio de Países Bajos al llegar a la pista este jueves, descubrieron que la primera curva peraltada, la curva 3, llamada Hugenholtz, es la que podría ser el escenario más interesante en cuanto a acción.

Max Verstappen es uno de los pilotos que cree que el peralte de esa curva requerirá una atención especial.

"La última curva para nosotros será fácil y a fondo", declaró. "Pero la curva 3 te da algunas oportunidades más en términos de qué trazadas puedes seguir".

Como parte de la revisión de Zandvoort, los diseñadores de la pista, Dromo, buscaron ofrecer algo más que un circuito que estuviera a la altura de los estándares modernos de seguridad de la F1.

Ante la necesidad de realizar muchas obras, querían dar más carácter al circuito, y eso acabó resultando en usar, como recursos, la elevación y los peraltes.

Como dijo el director de Dromo, Jarno Zaffelli: "Nos gusta diseñar circuitos que reflejen la sensación y la percepción que se tiene al conducir. Nos impulsa el deseo de traducir en rectas, curvas, pianos y peraltes la adrenalina de una vuelta. Nuestra filosofía es diseñar una pista que se perciba como un gran reto y que asuste a los pilotos".

El resultado es que solo dos de las 14 curvas de la pista se hacen ahora a fondo. Y aunque la última curva solo cambia de 15 grados a 18 grados (34%) en todo el circuito, la curva 3 tiene mucha más variación en su anchura en un intento de animar aún más las cosas.

Hugenholtz corner

Hugenholtz corner

Photo by: Ronald Vording

En su parte inferior, la curva 3 tiene un ángulo de apenas 4,5 grados. Dromo la ha ido incrementando –utilizando la famosa Secuencia Fibonacci– hasta llegar a los 19 grados (35% de elevación) en su punto álgido.

Esa elección ha creado una sensación de una especie de tazón en la curva, y hará que haya muchas maneras diferentes de trazarla para conseguir el mejor tiempo por vuelta.

Como declaró Esteban Ocon el jueves: "Nunca he estado en un circuito con tanto peralte. Normalmente pensamos en Hockenheim, la entrada al estadio y la curva Sachs. Son peraltes, pero esto no es nada parecido. Está tres o cuatro veces más inclinado, así que va a abrir oportunidades para diferentes trazadas".

Charles Leclerc apunta que la naturaleza única de la curva 3 significa que incluso existe la posibilidad de que los coches pasen por allí luchando rueda a rueda.

También lee:

"Creo que va a ser súper emocionante", explicó. "También será emocionante para nosotros, los pilotos, ya que probablemente probaremos trazadas que no se ven en ningún otro sitio, porque el peralte es cada vez mayor en el exterior de la curva".

"Así que puede que veamos algunas trazadas exteriores en la curva 3, por ejemplo, que es algo que no se ve muy a menudo. Veremos".

También lee:

compartidos
comentarios
Vettel, listo para volver en la FP2 tras su problema en el motor

Artículo previo

Vettel, listo para volver en la FP2 tras su problema en el motor

Artículo siguiente

Albon estaría cerca de firmar su regreso a la F1 en 2022

Albon estaría cerca de firmar su regreso a la F1 en 2022
Mostrar comentarios