Por qué Mercedes y Aston tuvieron los mismos problemas en los test

Mercedes llevó las soluciones aerodinámicas al extremo en el W12 para compensar la pérdida aerodinámica, pero parece que eso está afectando a la refrigeración de la unidad de potencia tanto a ellos como a Aston Martin.

Mirar en las pantallas a Lewis Hamilton sufriendo un trompo al intentar poner a su Mercedes en la parte delantera de la clasificación es algo llamativo, en especial porque es el hombre que ha dominado la Fórmula 1 los últimos años.

Pero esa escena se repitió varias veces a lo largo de los tres días de la única sesión de pruebas colectivas, así que podemos pensar que no fue casualidad y podemos sacar una pequeña conclusión: el W12 que deriva de la flecha negra campeona del mundo, parece haber perdido algunas de sus cualidades con el cambio de normativas aerodinámicas impuestas por la FIA.

Los ingenieros de Brackley habían hecho saber, con un toque de orgullo, que durante el invierno habían recuperado casi toda la carga perdida por las modificaciones ordenadas, pero el hecho de haber concebido un coche extremo en algunos conceptos no está resultando una ventaja, sino la causa de algunos problemas que, debido al intercambio de piezas permitidas, también podrían estar afectando a su “primo”, es decir, Aston Martin.

Nuestro experto técnico, Giorgio Piola, analizó que tanto el W12 como el AMR21 tienen salidas de aire caliente reducidas al mínimo, mientras que Ferrari, por poner un ejemplo, tiene aberturas de bastante generosas en la cola del cubre motor.

Mercedes W12, dettaglio del diffusore

Mercedes W12, dettaglio del diffusore

Photo by: Giorgio Piola

Ferrari SF21, dettaglio del diffusore

Ferrari SF21, dettaglio del diffusore

Photo by: Giorgio Piola

Aston Martin AMR21, dettaglio del diffusore

Aston Martin AMR21, dettaglio del diffusore

Photo by: Giorgio Piola

Ferrari no tuvo problemas serios de confiabilidad consiguiendo más kilómetros que los de Mercedes, mientras que el equipo alemán sufrió problemas con la caja de cambios de Valtteri Bottas en el primer día, una situación que los obligó a tomar medidas con la esperanza de continuar con el desarrollo de los test.

La falta de refrigeración sobrecalentó el aceite de la caja de cambios provocando la avería. El mismo problema paralizó el Aston Martin de Vettel. Y no importa que el W12 tuviera una transmisión de 2021, mientras que el "verde" heredó la de 2020 del W11. El resultado fue el mismo: la caja de cambios falló.

Para evitar nuevos fallos, los ingenieros de Brackley decidieron ralentizar considerablemente el tiempo de cambio, intentando reducir al máximo el uso de este componente, pero eso penalizó el rendimiento mientras esperaban la llegada de un capó diferente que permitiera a la parte mecánica tener una mejor respiración.

Esta será una solución temporal de cara al Gran Premio de Bahréin, mientras se busca un cambio más permanente que no solo servirá para Mercedes, sino que también habrá que trasladar a Aston Martin que han sufrido problemas con la unidad de potencia de Brixworth.

Mercedes pareció encontrar un mejor rendimiento con un modo de motor más conservador y utilizando un mapa de configuración con menos empuje.

Lewis trató de compensar las inesperadas carencias con su talento, mientras que Valtteri Bottas prefirió no buscarse problemas, limitándose a cumplir su tarea, sin infamia y sin gloria.

Hamilton no estaba dispuesto a ceder ante el ritmo de Max Verstappen y Red Bull e intentó dar un golpe, pero sólo cosechó una serie de decepciones. ¿Qué es lo siguiente para Mercedes?

También lee:

El auto de Lewis Hamilton es rescatado tras un incidente.

El auto de Lewis Hamilton es rescatado tras un incidente.

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Más allá del problema de fiabilidad en el que también se vio envuelto Aston Martin, hubo una dificultad en la gestión del W12 que parece estar desequilibrado aerodinámicamente con ese eje trasero que lo hace impredescible sin aviso previo. Pero la sensación es que el problema no proviene de la parte trasera: eso sería el efecto y no la causa.

Lewis Hamilton, Mercedes

Lewis Hamilton, Mercedes

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

Se dice que Lewis calificó la dirección de demasiado ligera y que eso no le permite trazar las trayectorias habituales, lo que provocaba un comportamiento imprevisible del coche y una molesta inestabilidad.

Fue un error no haber hecho el tradicional shakedown en Silverstone, de lo contrario habrían salido a la luz enseguida ciertos defectos del W12 que no se descubren en el simulador. Ahora queda por ver si habrá tiempo de enderezar las cosas antes de la primera carrera.

Pero tampoco hay que caer en el dramatismo, porque Mercedes seguirá siendo el favorito para el campeonato, pero nadie podía imaginar un comienzo cuesta arriba para el equipo campeón del mundo.

También lee:

compartidos
comentarios
Pérez: es temprano para saber cómo estamos ante Mercedes

Artículo previo

Pérez: es temprano para saber cómo estamos ante Mercedes

Artículo siguiente

Vettel: Si fuera más joven entraría en pánico ahora

Vettel: Si fuera más joven entraría en pánico ahora
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Evento Test Bahrein
Subevento Domingo
Lugar Bahrain International Circuit
Pilotos Lewis Hamilton , Valtteri Bottas
Equipos Mercedes
Autor Franco Nugnes