'¿Qué importa más, la calidad o la cantidad?', por Nira Juanco

Nuestra columnista de F1, Nira Juanco, reflexiona sobre si es más importante tener más adelantamientos o rebases de calidad, de los que hacen levantarse del asiento en esta nueva temporada de F1 2017.

El Gran Premio de Australia nos dejó la duda de qué tipo de carreras veríamos esta temporada. Carreras que parecía que iban a ser cuanto menos aburridas ya que en la primera cita del año hubo tan sólo cinco adelantamientos en 58 vueltas. ¡Cinco! 

Las alarmas se desataron en pilotos, equipos y, sobre todo, en el espectador que madrugó para disfrutar de un espectáculo que brilló por su ausencia. Y que nadie peque de inocente. Ya se sabía que adelantar no iba a ser tarea fácil por las características de estos nuevos monoplazas más anchos y con más carga aerodinámica. Pero tampoco que iba a ser tan difícil. 

Cierto es que Albert Park no es el mejor escenario para los rebases y, por lo tanto, para sacar conclusiones. Había que esperar a circuitos más propicios y con rectas más largas como China y Bahréin para emitir juicios de valor sobre esta nueva Fórmula 1.

El GP de China 2017 dejó 32 adelantamientos por los 128 de 2016

Llegó la cita en el gigante asiático. El circuito de Shanghai y su interminable recta de atrás de 1.170 metros. Escenario más que idóneo para el espectáculo. ¿Y qué fue lo que vimos? Que sí, que hubo más adelantamientos, pero sólo en comparación con Australia. Si la comparativa se hace de un año para otro, la caída es brutal: 32 en 2017 por 128 en 2016. Casi 100 rebases menos. Pero sinceramente señores, ¿qué es más importante, la calidad o la cantidad?

Porque más de la mitad de esos 32 adelantamientos fueron de los buenos, de los que te hacen saltar del asiento. De los que te hacen llevar las manos a la cabeza. De los que te hacen contener la respiración. De los que te hacen aplaudir. Y debidos en gran parte a las características de estos nuevos monoplazas. Luchas cuerpo a cuerpo. Pasadas que no se debieron al uso del DRS, sino que fueron a la vieja usanza, sacando garra, agresividad, leyendo la trazada del rival, aprovechando sus huecos, en curvas. Con esto no quiero decir ni mucho menos que esté en contra del alerón trasero móvil (DRS). Creo que aún es necesario para alterar el orden en algunas carreras y no morir de aburrimiento. Pero en circuitos como el de Shanghai, y a pesar de la notable caída en el número de adelantamientos, no se echó de menos.

"Más de la mitad de esos 32 adelantamientos fueron de los buenos, de los que te hacen saltar del asiento. De los que te hacen llevar las manos a la cabeza"

Gracias a Checo Pérez, uno de los pocos que se animó a dar espectáculo en Australia y que en China nos hizo vibrar pasando magistralmente a Massa y a Kvyatt en una de las mejores maniobras de la carrera. Gracias, por supuesto, a Max Verstappen, que ganó 9 posiciones en una increíble primera vuelta a base de esa talentosa agresividad juvenil que le caracteriza. Gracias a Vettel, que nos brindó otro momento para el recuerdo con su adelantamiento a Ricciardo sin levantar el pie en una lucha cuerpo a cuerpo, rueda con rueda, que aceleró muchos corazones. Gracias también al australiano por ser de esos pilotos con los que puedes permitirte ese tipo de batallas porque siempre va a respetar al rival. 

En fin, que decía Charlie Whiting que si no se mejoraba el espectáculo en China y Bahréin, habría que pensar en ampliar la zona DRS de los circuitos que lo permitiesen para mejorar el pobre espectáculo ofrecido en Australia. A falta de ver qué pasa en Bahréin, trazado propicio para los rebases con sus tres largas rectas, creo que China ha pasado la prueba con nota. Porque ¿con qué se quedan ustedes, con las 128 pasadas de 2016 o las 32 de 2017? ¿Qué importa más, la calidad o la cantidad?

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de China
Pista Shanghai International Circuit
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas china f1, f1, f1 2017, gp china, mercedes ferrari, nira juanco, opinion f1