Red Bull sacó tajada de su presión a Mercedes

El Gran Premio de Malasia fue una espectacular montaña rusa de emociones para los dos aspirantes al título, y nos dio un digno ganador. Adam Cooper analiza con lupa la carrera.

El GP de Malasia será recordado siempre como una de las carreras más interesantes de la temporada 2016, dado el ritmo en las tandas largas mostrado por Red Bull y Ferrari, resurgidos en los entrenamientos. Sin embargo, ni es sus sueños más salvajes Christian Horner podía imaginar que su equipo acabaría el fin de semana con un espectacular doblete, dejando a Mercedes lamiendo sus heridas.

Un comentario interesante de Toto Wolff la noche del sábado sugirió que la carrera no iba a ser tan sencilla para los campeones del mundo.

“Creo que será una carrera abierta porque el ritmo en las tandas largas no es tan diferente”, dijo el jefe de Mercedes. “Sabemos que con la actual generación de coches, el calor que va a hacer pondrá a prueba el coche y todos sus sistemas, habrá que ver como sobreviven los neumáticos y el motor. No creo que vaya a ser una carrera en la que no pase nada durante una hora y media. Todo es posible y obviamente el inicio jugará un papel importante…”.

No es la primera vez esta temporada que un Gran Premio ve variaciones en la cabeza poro una colisión en la primera vuelta. Eso no afectó a la pole de Lewis Hamilton, pero envió a Nico Rosberg a la parte trasera, y supuso para Sebastian Vettel -que seguramente habría sido un actor importante el domingo- el final de la carrera. La desgracia de Rosberg dio mucho que pensar en el muro de Mercedes en los primeros minutos de carrera.

“La reacción inicial es de ‘¡Oh, no!’”, dijo Paddy Lowe a Motorsport.com. “Y la siguiente es: ‘¿Está el coche dañado?’ nos tomó una o dos vueltas entender si realmente había o no un problema en su coche, que por suerte estaba bien. Milagrosamente parecía estar completamente libre de daños a causa del incidente. De manera que no era más que ‘¿con qué estrategia podemos devolverlo a la parte delantera de la carrera?’. El ritmo del coche era muy fuerte, por lo que fuimos capaces de lograrlo”.

Mientras tanto, el abandono de Vettel dejó a Daniel Ricciardo y Max Verstappen como los hombres mejor situados para desafiar a Hamilton, y le dio a Milton Keynes una ventaja estratégica. Fundamentalmente RBR tenía dos coches que cubrían al Mercedes en solitario en cabeza, y eso significaba que el equipo podía hacer cosas diferentes con cada uno de sus coches para tratar de presionar a su rival.

“Este fue el problema”, dijo Lowe. “En realidad, mi primer pensamiento cuando Nico se fue para atrás era que se había puesto en riesgo nuestra victoria, porque esta es una carrera en la que sirven varias estrategias, y donde es muy difícil adelantar. Y, por lo tanto, lo que no queríamos era un dos contra uno, incluso con un coche más rápido, ya que pueden jugar diferentes cartas a las que no se puede responder. Y de hecho, lo hicieron”.

Efectivamente, cuando el VSC salió tras el fallo en los frenos de Romain Grosjean en la novena vuelta, Verstappen, que iba tercer clasificado, entró en boxes para cambiar a un nuevo juego de neumáticos blandos, una parada que le penalizó mucho menos que si se hubiera hecho con bandera verde.

“En el primer coche de seguridad virtual, decidimos hacer un movimiento con el coche de cola”, dijo Horner. “Que era obviamente Verstappen, así que le hicimos entrar, ya que era nuestro segundo coche y era más arriesgado. Pero más tarde en carrera me parecía que iba a ser mejor para él”.

“El mejor plan de carrera era mantenerse al margen”, dijo Lowe. “Pero Red Bull hizo exactamente lo que yo habría hecho en esa situación, debía tomar el riesgo con el otro coche, el segundo clasificado suyo, y eso nos dio motivos para preocuparnos”.

Mercedes, sin embargo, utilizó el VSC para hacer entrar a Rosberg (que ya rodaba 11º) y darle gomas frescas, mientras que Force India y McLaren hacían entrar sus coches, en otra señal de que cada vez más el VSC está siendo utilizado para tener ventaja estratégica.

La siguiente fase de la carrera fue fascinante, y por un tiempo Verstappen puso realmente a Mercedes bajo presión. Estaba sólo 16 segundos detrás de Lewis, pero con los neumáticos más frescos y una parada ya realizada, la brecha se redujo a 14.

Lewis entró luego a boxes para montar duros en la vuelta 20, dejando a Ricciardo líder después de haber entrado una vuelta antes que él también a por los duros. Ambos podrían llegar, en teoría, hasta el final después de haber usado las gomas obligatorias. Lo que parecía inicialmente poco probable, estaba dando algo que pensar a los dos equipos.

“Era posible, pero no parecía que fuera muy rápido para llegar al final”, dijo Lowe. “Nos preguntamos si Ricciardo estaba tratando de hacer lo que hacía. Si ese era su verdadero ritmo o él pilotaba a un ritmo diferente al que podía, no parecía real, porque si ese era su ritmo podíamos adelantarle con otra parada. De echo, en ese momento era Verstappen la amenaza, no Ricciardo, con independencia de si iba hasta el final o no”.

Después de que Hamilton se detuvo a montar duros, Verstappen, con blandos, se mantuvo en torno a 6 segundos por delante. Esta fue la etapa critica, ya que Lewis demostró que tenía el ritmo para mantener a raya al holandés. Max entró entonces a boxes para montar los duros en la vuelta 27, logrando salir por delante de Kimi Raikkonen. Ahora estaba detráss de Ricciardo y a la captura con sus neumáticos más frescos.

De vuelta ala cabeza, Hamilton continúo golpeando en las siguientes vueltas para mantenerse a salvo, y se le alentó desde el muro “estos son unos grandes tiempos por vuelta, sólo mantente concentrado en cabeza. Estas haciendo un gran trabajo”. A estas alturas estaba claro que Mercedes había hecho frente a la amenaza de Verstappen.

“Hasta que no ves el ritmo, evidentemente, te preocupas por lo desconocido”, dijo Lowe. “Pero tan pronto como se pudo ver el ritmo de los diferentes coches, se podía comprobar que nuestra estrategia iba bien, y Lewis estaba poniendo de su parte algunas vueltas impresionantes, muy consistente, muy rápido, pero al mismo tiempo guardando sus neumáticos”.

“Era casi constantemente más rápido que Verstappen, tanto en su tanda con los blandos y en el comienzo de su tanda con los duros, incluso cuado Lewis tenía los duros más usados que Verstappen era considerablemente más rápido. Eso hace que el shock fuera más agravado cuando perdió el motor, ya que Lewis había pilotado estupendamente todo el fin de semana. Estaba en un buen camino para hacer una última parada para montar blandos por delante de Verstappen”.

En la vuelta anterior al repentino fallo del motor, Hamilton cruzó la línea de meta con 22.7 segundos sobre Ricciardo, con 16 vueltas por delante. Como dice Lowe, el plan era cambiar neumáticos para llegar hasta la bandera a cuadros tan pronto como el margen fuera suficiente, y no perder el liderato con el cambio. Pero no llegó tan lejos.

“En mi opinión ha sido su fin de semana más fuerte de todo el año”, dijo Lowe. “No sólo en la carrera, sino en términos de todo el trabajo, toda la preparación a largo plazo. Después, su clasificación fue realmente rápida, y luego tuvo una tremenda actuación en carrera. Fue uno de esos giros crueles del destino, el chico no merecía en absoluto que nada le quitara la victoria”.

La retirada de Hamilton puso aún más de relieve la dureza en la batalla entre Ricciardo y Verstappen, pasando a ser más intensa cuando Max atrapó a su compañero de equipo y casi se tocan. Sus neumáticos duros eras seis vueltas más nuevos, lo que en teoría le daba una ventaja.

“En ese punto estaba claro que Max iba a ir hasta el final de la carrera con el juego de neumáticos duros”, dijo Horner. “Con Daniel habíamos parado en la vuelta 21, y estábamos teniendo una cierta discusión con él de si sentía que podía llegar hasta el final. Su respuesta inicial tras seis o siete vueltas era de que pensaba que sí podía”.

“En ese momento ellos dos estaban luchando entre sí por la posición en pista. Por eso no hubo interferencias, y las instrucciones fueron de que son carreras de uno contra otro, respetando a los demás, que es lo habíamos hablando por la mañana, dar al otro espacio. Hubo una gran pugna rueda a rueda entre ellos, pero en todo momento se respetaron. Y respetaron a los cientos de empleados que representan”.

Con Hamilton fuera, las apuestas se elevaron aún más. Sin embargo, el VSC que Lewis provocó también cambió el equilibrio de poder cuando los dos Red Bull entraron a boxes en la vuelta 41.

“Hubiera sido difícil llegar hasta el final con los neumáticos”, explicó Horner. “Por lo tanto pensamos en hacer la doble parada, había tiempo para ser capaces de hacer eso, y que tuvieran una carrera en igualdad de condiciones los dos. Por eso quisimos asegurarnos de que no teníamos ningún problema con los neumáticos, ya que la carrera se hubiera hecho muy larga si no hubiésemos entrado”.

Con el cambio, no sólo Verstappen tuvo que renunciar a la ventaja que había disfrutado teniendo unos neumáticos ligeramente más jóvenes, Ricciardo pasó a tener un nuevo juego de blandos que le quedaban, mientras que Max tenía que conformarse con un juego de gomas con las que ya había corrido en la clasificación. Así que ahora las cosas de nuevo favorecían al australiano.

“Con la salida del segundo conche de seguridad la ventaja quedaba básicamente neutralizada”, dijo Horner. “Nosotros acabábamos de decir a nuestro pilotos que tenían libertad para competir entre ellos pero con limpieza, así se lo dijimos a los ingenieros de pista tras la parada en boxes, pero los 43 puntos eran esenciales. Ellos corrieron de forma justa y muy limpia entre sí”.

"Las cosas tienden a equilibrarse durante el año. Daniel tuvo mala suerte en Mónaco, las cosas no funcionaron en Barcelona, pero todo salió bien esta vez".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Malasia
Pista Sepang International Circuit
Pilotos Lewis Hamilton , Nico Rosberg , Sebastian Vettel , Daniel Ricciardo , Max Verstappen
Equipos Mercedes , Ferrari , Red Bull Racing
Tipo de artículo Análisis