Por qué la pausa de verano fue lo que necesitó Ricciardo

La transformación de la temporada de Fórmula 1 de Daniel Ricciardo, desde los problemas antes del receso de verano hasta su victoria en el Gran Premio de Italia, fue algo que nadie podría haber predicho.

Por qué la pausa de verano fue lo que necesitó Ricciardo

Cuando el australiano terminó la primera mitad de la temporada después otra carrera sin puntos en Hungría, en un día en el que su compañero de equipo, Lando Norris, aspiraba al podio, se podía ver que algunas dudas habían empezado a aparecer.

Es cierto que había hecho algunos progresos en el manejo de su coche, pero por cada dos pasos adelante había un paso atrás.

En contraste con los días en que Norris era el mejor del resto detrás de los dos equipos top, Ricciardo parecía completamente perdido en el mar. No hay más que ver Mónaco, donde su compañero de equipo le sacó una vuelta.

Unos días después de la carrera de Hungaroring, hablamos sobre las carreras de sim racing para un artículo sobre el juego F1 2021, y terminó nuestra charla con una pequeña broma.

"Si la temporada sigue siendo una mierda para mí, jugaré un poco más...", dijo riendo.

Pero cuando Ricciardo volvió para el Gran Premio de Bélgica a finales de agosto, el Plan B del videojuego no iba a ser necesario. Hubo un cambio instantáneo en él.

Más a gusto con el coche, pasó a la Q3 y marcó el cuarto mejor tiempo en la sesión de clasificación en mojado en Spa, esto después de enfrentarse a elementos que realmente desafían lo cómodo que está un piloto con su monoplaza.

Zandvoort fue más difícil, ya que McLaren se enfrentó a una pista que no se adaptó en absoluto a su chasis. Pero, desde el momento en que tocó el suelo en Monza el viernes, algo hizo clic en su interior.

El ritmo estaba ahí, y los problemas que había tenido con el MCL35M en el ingreso a las curvas al principio de la temporada habían desaparecido. En las frenadas, uno de los factores clave para ser rápido en Monza, logró domar el coche.

En la Q3 estuvo a la altura de Norris, que se hizo con el cuarto y Ricciardo logró el quinto puesto de la parrilla para la carrera sprint.

Pero la frustración por no haber conseguido el tercer lugar, por tan sólo 0,029 segundos, le hizo entrar en lo que él llamó "rabia".

"Me llamo a mí mismo un tejón de la miel porque tengo la capacidad de voltear y sentir mucha rabia en un corto momento de tiempo", dijo Ricciardo tras la clasificación. "Así que eso es lo que siento internamente, pero voy a ser inteligente, contenerla y usarla por buenas razones en el sprint y luego en la carrera del domingo".

 

Photo by: Andy Hone / Motorsport Images

Y lo hizo. Una gran salida en el sprint del sábado le aseguró un puesto en la primera fila para la carrera del domingo; y sabía que si podía adelantar a Max Verstappen en la largada, la victoria estaba en juego.

Eso es exactamente lo que ocurrió: una actuación perfecta bajo una inmensa presión para dar a McLaren su primera victoria desde 2012, y confirmar que el viejo Ricciardo estaba de vuelta.

Pero lo más peculiar de la vuelta a la forma de Ricciardo fue que no se produjo como resultado de una nueva configuración radical del coche, o un enfoque diferente de la conducción.

En lugar de eso, Ricciardo simplemente se vio ayudado por alejarse de todo durante el verano.

Las continuas frustraciones de la primera mitad de la campaña lo habían sumido en una espiral de angustia: y sólo al trazar una línea en la arena y aislarse del mundo de la F1, rompió ese ciclo.

"En realidad nunca me fui, sólo me aparté por un tiempo, eso es todo", sonrió Ricciardo al hablar en Monza sobre lo que había cambiado.

También lee:

"Y ni siquiera son sólo los resultados. Soy yo, personalmente, internamente, definitivamente me siento un poco más cómodo, y mejor dentro de mí mismo ahora".

"Así que creo que sí, sólo el descanso, sólo agosto, fue bueno realmente desconectar un poco. Fue difícil dar ese tipo de paso atrás y mirar desde lejos y ganar perspectiva. Creo que me ha ayudado a recuperar un poco la forma".

Pero, ¿podría ser realmente cierto que un simple descanso de verano, de ir y pensar en otras cosas más allá de la F1, era todo lo que Ricciardo necesitaba para resucitar su campaña 2021? El jefe del equipo, Andreas Seidl, no tiene dudas.

"Por supuesto, podemos verlo en los datos, y lo vemos en los tiempos de vuelta", explicó Seidl. "También se puede ver en, digamos, la forma en que está se muestra".

"Está en un lugar mucho más feliz, lo que es normal para los pilotos cuando ven que vuelven a tener el rendimiento que esperan de sí mismos".

Y agregó: "Creo que probablemente no es diferente a nadie: a veces es bueno tener un descanso y tener un poco de distancia tal vez también, después de un período muy intenso para él que estaba poniendo una gran cantidad de energía junto con el equipo y vio que los resultados no llegaron".

"Quizás necesitaba ese descanso para alejarse un poco, reflexionar y luego volver y aplicar todo lo que trabajamos durante la primera mitad de la temporada".

"Estoy muy contento con eso, muy contento por él, muy contento por el equipo también. Es bueno ver que todo el trabajo duro que han realizado en la primera mitad de la temporada está dando sus frutos ahora, y para nosotros como equipo es importante tener a los dos pilotos arriba en cada fin de semana de carrera para asegurarnos de que podemos luchar con Ferrari".

En la apretada lucha por el tercer puesto en el campeonato de constructores, la renovación de verano de Ricciardo no podría haber llegado en mejor momento para McLaren.

 
compartidos
comentarios

Video relacionado

Massa: "Pérez debe relajarse y estará más cerca de Verstappen"
Artículo previo

Massa: "Pérez debe relajarse y estará más cerca de Verstappen"

Artículo siguiente

Sainz: "El accidente de Monza no volverá a suceder pronto"

Sainz: "El accidente de Monza no volverá a suceder pronto"
Mostrar comentarios