Russell: lo que propone la FIA por el porpoising es solo un parche

El piloto de Mercedes, George Russell, ha calificado la primera acción de la FIA en relación con los coches de Fórmula 1 de 2022 como "más un parche" que una solución definitiva al problema.

Cargar reproductor de audio

La FIA anunció antes del Gran Premio de Canadá de este fin de semana que medirá la gravedad del porpoising en cada coche para recopilar datos sobre lo que se puede hacer para reducir el riesgo de que el rebote cause problemas a la salud de los pilotos de la Fórmula 1.

El problema del porpoising ha afectado a los equipos desde que los nuevos coches con efecto suelo se probaron por primera vez a principios de año, aunque algunos, como Mercedes, lo han pasado peor que otros, como Red Bull, McLaren y Alpine quienes han reducido el efecto.

Pero la posibilidad de que los repetidos rebotes y golpes en la superficie causen lesiones a los pilotos a corto y largo plazo ha sido noticia tras las recientes carreras en circuitos urbanos llenos de baches como es el caso de Mónaco y Azerbaiyán.

Especialmente en la carrera de Bakú, el trazado de alta velocidad hizo que los coches golpearan el suelo con más frecuencia en sus largas rectas, lo que supuso que las suspensiones de los coches pudieran dar menos apoyo que lo visto en otros eventos.

Desde el inicio de los entrenamientos para la carrera de Montreal, la FIA controlará los datos de telemetría y, posteriormente, los resultados físicos bajo el coche de cada equipo, para elaborar una métrica que establezca lo que se considera niveles inaceptables y obligue a las escuderías que estén fuera de esa medida a realizar cambios para reducir el impacto sobre los pilotos.

Aunque George Russell reconoció que la decisión de la FIA es "bueno para verlos en el frente y actuar de inmediato" a raíz de la reacción generalizada de los pilotos en Bakú, el director de la Asociación de Pilotos de Grandes Premios dijo que "lo que se ha presentado este fin de semana" es "más un parche que la solución".

Y añadió: "Tenemos que esperar y ver [los resultados de la recopilación de datos de la FIA]. Creo que incluso para los equipos que menos están sufriendo, sigue siendo un camino increíblemente agresivo y lleno de baches".

"La FIA tiene todo el acceso a todas las cargas de aceleración vertical que estamos sufriendo y es mucho más allá de lo que uno esperaría para considerarlo seguro”.

"Así que, definitivamente se necesitan mayores conversaciones para avanzar y saber hacia dónde vamos".

Hablando junto a Russell en la rueda de prensa previa a los entrenamientos en Canadá, el piloto de Ferrari Charles Leclerc se mostró contrario a la decisión de la FIA de actuar sobre el porpoising a través de una nueva directiva técnica porque no ha encontrado que sea un problema directo en el F1-75.

"No estoy completamente de acuerdo por mi parte", dijo Leclerc. "Siento que es responsabilidad del equipo darme un coche que sea adecuado para conducir”.

"Hasta ahora, no he tenido ningún problema particular con él. Sí, es más rígido que el coche del año pasado”.

"Si es conducible o muy duro para mí, no creo que lo sea, o al menos personalmente. Por nuestra parte, hemos encontrado soluciones para mejorarlo".

Charles Leclerc, Ferrari

Charles Leclerc, Ferrari

Photo by: Francois Trembley / Motorsport Images

Lance Stroll de Aston Martin citó preocupaciones de que el rebote severo y el impacto en los cuerpos de los pilotos "no son sostenibles durante 23 carreras", y que para los próximos años de la nueva era de las reglas de efecto suelo de la F1 consideró que "si va a ser así todos los años, yo creo que es algo duro para el cuerpo". 

Además del rebote, el competidor de Alpine, Esteban Ocon, sugirió que al abordar la seguridad, las partes interesadas de la F1 también deben considerar los nuevos niveles de rigidez en los autos nuevos, donde las bajas alturas de manejo se combinan con los neumáticos de 18 pulgadas que se flexionan correspondientemente menos que sus predecesores. Eso también es una preocupación para la salud del conductor, ya que puede enviar energía a través del cuerpo de los pilotos a otras áreas, incluso cuando el efecto rebote no sea el principal problema. 

"No estamos tan mal como otros autos", dijo Ocon sobre la posición de Alpine sobre el porpoising. 

"Parece que algunos autos son más fáciles de conducir que otros. Pero lo que es muy positivo es que la FIA está tomando medidas para cuidarnos y eso es algo muy positivo".

"[Sin embargo,] hay dos aspectos que creo que no deberíamos mezclar: uno es el tema del rebote y otro la rigidez general de los autos".

"Porque en algunas curvas que ya tuvimos el año pasado, por ejemplo en Mónaco después del túnel, cuando golpeé mal el bordillo, lo sentí fuerte en mi cuerpo, y eso no es algo que encontremos al final de la recta". 

"Entonces, la rigidez del auto en general también es un problema. No es necesariamente [solo] la cantidad de rebote que tienes al final de las rectas".

compartidos
comentarios
Red Bull molesta por los cambios ordenados por la FIA por el rebote
Artículo previo

Red Bull molesta por los cambios ordenados por la FIA por el rebote

Artículo siguiente

Hamilton: sufro más dolores de cabeza por los rebotes en el Fórmula 1

Hamilton: sufro más dolores de cabeza por los rebotes en el Fórmula 1