El simpático niño rico que se empeñó en ser campeón del mundo

43,246 Vistas

Nuestra columnista Nira Juanco desmonta la imagen de 'niño de papá' de Nico Rosberg y explica por qué el alemán se merece todos los reconocimientos de la F1.

Tener dinero no está reñido con ser humilde y un ejemplo lo tenemos en Nico Rosberg. Siempre se le ha tachado de niño pijo, "hijo de papá". Y todo por tener como padre al campeón del mundo de F1, Keke Rosberg, y haberse criado en Mónaco rodeado de cochazos, yates, ropa de primera marca y todo tipo de lujos. Si a eso le sumamos su imagen, con esa melenita rubia y ese andar cuanto menos característico, pues sí, superficialmente puede parecer un pijo de libro.

Pero no hay más que cruzar dos palabras con él para cambiar de impresión. Es el vivo ejemplo de "las apariencias engañan". Extrovertido, amable, divertido, cercano, familiar, muy amigo de sus amigos, inteligente... Rosberg en seguida te cae bien. Y si a eso le sumamos que habla un correcto y simpático castellano, pues más te mete en el bolsillo. Cualquier otro hubiese optado por hacer las entrevistas con los medios españoles en inglés. Pero él quería perfeccionar ese idioma que comenzó a aprender en uno de sus lugares favoritos, Ibiza, donde ha veraneado toda su vida y donde ahora su mujer tiene un fructífero negocio (Vivi's Creamery, una deliciosa heladería).

Cualquier otro hubiese optado por hacer las entrevistas con los medios españoles en inglés. Pero él quería perfeccionar ese idioma que comenzó a aprender en Ibiza

Todavía recuerdo mi primer cara a cara con él, que me preparé en inglés porque mi jefe, Antonio Lobato, me dijo que no hablaba español como para mantener una charla. Y era cierto, pero Nico se empeñó en que le hablara en castellano "porque tengo que aprender y es la única manera. Tú vas a ser mi profesora este año. Tienes que hacerme todas las entrevistas en español", me dijo a principios de 2009. Y así hice. Y así hicieron el resto de medios hispanos y ahora Rosberg habla de manera fluida nuestro idioma y cuando no le sale una palabra, se la pregunta a los periodistas que le están entrevistando y así va aumentando su ya amplio vocabulario. 

Con esto quiero decir que Rosberg es un tipo tenaz, cabezota y muy trabajador, que no se queda en lo superficial y en lo fácil, sino que siempre quiere ir más allá. Y aquí también es donde se viene abajo la teoría que muchos defendieron, empezando por Hamilton, de que Nico siempre lo ha tenido muy fácil por ser hijo de quien es y haber crecido en Mónaco rodeado de todo tipo de lujos. "El hambre que tenemos por ganar es diferente”, llegó a decir Lewis tras comparar su "pobre infancia" con la de su compañero. 

Es un tipo tenaz, cabezota y muy trabajador, que no se queda en lo superficial y en lo fácil, sino que siempre quiere ir más allá

Cierto es que quizás le costó menos llegar, pero luego ha tenido que defender su nombre batiendo a vecinos de box de la talla de Schumacher o, sin ir más lejos, Hamilton. Yo, y no es por echarme flores, siempre creí en él y así lo defendí. Aquí lo he contado más de una vez, pero en la temporada 2014, cuando mucha prensa le tachaba de segundón y de no ser un digno rival para enfrentarse a Hamilton, sacaba la Nira que llevo dentro para rebatir esos argumentos.

Y por fin, esta temporada, Rosberg se ha encargado de cerrar muchas bocas. Porque si incluso después de ganar en las cuatro primeras carreras, las apuestas seguían favoreciendo a Hamilton para convertirse en tetracampeón, poco a poco, como una hormiguita, se trabajó su camino al triunfo. Ahora se ha quitado toda la presión y puede dormir tranquilo, con el merecido título de campeón del mundo debajo del brazo si quiere. Ya no es el hijo de Keke Rosberg que llegó a la F1 ayudado por su apellido. Ahora tiene un nombre. Ahora es NICO. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Abu Dhabi
Pista Yas Marina Circuit
Pilotos Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas abu dhabi 2016, campeón del mundo f1 2016, f1 2016, gp de abu dhabi 2016, nico rosberg, opinion, rosberg campeón del mundo